Archivo

Archive for 28 noviembre 2010

AVE MARIA, SALVE REGINA MATER

noviembre 28, 2010 2 comentarios

Estimado José Ramón:

Esto es demasiado largo para ponerlo, como comentario, en tu blog y, entiendo, debo decirlo sin ánimo de molestar a nadie.

Ave Maria, gratia plena,

Dominus tecum,

benedicta tu in mulieribus,

et benedictus fructus ventris tui Iesus.

Sancta Maria mater Dei,

ora pro nobis peccatoribus,

nunc, et in hora mortis nostrae.

Amen

Hubo, hay y habrá plegarias, oraciones, ruegos, suplicas y peticiones. En el catolicismo, anglicanismo, budismo, sintoismo, espiritualismo y en todos los “ismos” que queramos.

Los habrá en inglés, francés, chino mandarín, sanscrito y en todos los idiomas que fueron  y serán consecuencia de la arrogancia de Babel.

Conozco plegarias bellísimas, que conmueven lo más profundo de mi ser. Las conozco antiguas y nuevas. Las conozco y las he recitado en latín, inglés, francés, italiano y castellano muchas veces.

Debo aclarar que yo no soy religioso, pero cuando todo se apaga, porque me lo enseñaron de niño, rezo. Pido, a no sé quien, que me ayude en los momentos obscuros. Pido que alguna luz me guíe en esos momentos. Se lo pido al que fijó, como constante, la cantidad de movimiento en el  Universo, alguien que, como poco, está a dieciséis mil millones de años luz de mí y que, estoy convencido, no tiene ni pajolera idea de que yo existo. Se lo pido a alguien que está fuera de mí, que no soy yo. Es mi alma la que suplica.

Es una petición, un sentimiento, que sale de mí y busca un destinatario abstracto. Lanzo una honda onda (asociada a una partícula semántica) al éter, en la esperanza de que alguien lo oiga. Sollozo una plegaria.

Solo me acuerdo de ese “ente” cuando estoy sumamente jodido, debo confesarlo, y confesaré, también, que siempre ha estado conmigo. Siempre ha mandado a alguien.

Confesaré, así mismo que, solo, en un par de ocasiones he estado “sumamente jodido”, que no conviene dar mucho la coña al “ente”. En la mayor parte de las ocasiones, junto con la plegaria, le mando el mensaje de “no te preocupes, esto lo arreglo yo solo”.

Decía Paul Macartney:

And when the night is cloudy, there is still a light, that shines on me,
shine until tomorrow, let it be.
I wake up to the sound of music, mother Mary comes to me,
speaking words of wisdom, let it be.

“Madre María”, es su luz, y cuando todo está obscuro y frío (para los protestantes el infierno es frío), ella brilla y brilla con sonidos musicales, porque este beatle es músico.

Lennon, para mí, mucho más espiritual cantaba:

“Words are flying out like
endless rain into a paper cup
They slither while they pass
They slip away across the universe
Pools of sorrow waves of joy
are drifting thorough my open mind
Possessing and caressing me”.

Y remataba con un agradecimiento a su maestro espiritual.

Muchas, muchas plegarias se dicen y se han escrito; casi tantas como personas son y han sido. Pero, a mi juicio, ninguna tan completa y en tan pocas palabras como el Ave María.

El Ave María es una síntesis, es un llamado a “La Madre”, para que interceda. Sabemos que estamos mal, nos arrepentimos. Sabemos que el ente está enfadado con nosotros, nos está machacando y le pedimos a su madre que nos eche una mano.

Originalmente fue escrito en griego. San Lucas era médico (tenía formación) y de origen greco-latino (Antioquia). Se basa en dos conceptos:

a) Saludamos a la Madre y le hacemos un poco la pelota.

b) Le pedimos que interceda por nosotros, que hemos pecado.

En la traducción, al latín, de la Vulgata de 382 el texto quedó como lo conocemos actualmente.

“Ave” es el saludo latino por excelencia.

Gratia plena, se traduce por “llena de gracia”. Actualmente sería “petada de gracia”, porque más que llena es que está “a tope”. Y por qué está a tope?, sencillamente porque el Dominus está con ella. El Ente vive en ella.

Eres bendita entre las mujeres. Y ser bendita entre mujeres es prácticamente imposible. Que las demás mujeres hablen bien de ti?…..como diría uno del Foro: “Ya te digo!!!”.

Y que los demás hablen bien del fruto de tu vientre?.

Mujer santa, tu que eres la madre de Dios, habla con Él e intercede por nosotros que somos pecadores.

Intercede, mujer bella entre las bellas, ahora que estamos hechos polvo e intercede cuando tengamos que rendir cuentas, en la hora postrera cuando todo se acabe y ya no sean posibles los méritos ni los títulos.

Someto mi criterio a la superioridad, pero esta plegaria me parece bellísima, posiblemente, la más bella que conozco.

Este texto ha servido de inspiración a muchos y más artistas de todas las disciplinas y en todos los tiempos.

Si don Ernesto la transcribió en “el viejo y el mar”, creo yo, es porque el propio D. Ernesto la rezó en alguna que otra ocasión (mala vida llevó este hombre) y le gustaba. Teniendo en cuenta que era protestante y a estos el mito de la Virgen no les gusta mucho…..

Si Pléyades de pintores, en todas sus acepciones, han tratado de expresar este sentimiento.

Si D. Juan Sebastián le puso hermosísima música, para que hermosísimas voces lo cantaran.

Bach-Gounod – Ave Maria

(pido disculpas: en el fárrago de mi memoria no encuentro lo que hizo Pavarotti con esto).

Si D. Francisco Pedro la popularizó de tal modo que, incluso, se atreve con ella Bono (el de U2), lo hace mal, a pesar de la ayuda de D. Luciano, pero con buena voluntad.Aunque mete sus grititos maricones que no me gustan nada.

Ave María – u2

Se atreve con ella D. Miguel Bolton que lo hace mejor con la ayuda de D. Placido, seguramente porque D. Placido es más versátil que D. Luciano (Placido puede hacer Rigoletto y el Duque; Luciano solo el Duque).

michael bolton & placido domingo – ave maria

Yo no la he escuchado nunca, después, como la hacía Gonzálo Miranda, el tiple solista de la escolanía de mi colegio.

Si todas estas personas hicieron eso, por qué razón D. Carlos Eduardo no va estar inquieto ante su obra de Ronchamp?. Una obra que estaría dedicada a Nuestra Señora.

Los Cramberries, que es una palabra que suena (en castellano) fatal, lo mejoraron un poco. Tal vez porque D. Juan Sebastián era mejor músico que D. Francisco Pedro ó, tal vez, era mas humano.

The cramberries’s Ave María

Como alguien tenía que poner un punto y seguido, naturalmente, fue otra María, y a callar todo el mundo.

María Callas-ave maría

Insisto en el concepto: no es nuestra, nosotros somos suyos. Entregamos nuestra alma.

Me pregunto si D. Carlos Eduardo no estaba en momentos obscuros ante la duda de una nueva concepción estética. Si no estaría asustado ante la dimensión universal que tomaba su arte. Cientos, miles de seguidores (todos con 450 ECTS) observarían su obra.

Me pregunto si este insigne artista no sentía que su egocentrismo, cual Luzbel soberbio, desafiaba a la propia concepción del ser humano y rogaba, a la Madre, que intercediera por él, como tuvo que ser necesario interceder por el que diseñó la Torre de Babel, cuyo nombre no se conoce.

Si el ente hizo eso con los humanos, qué no haría con el arquitecto?. Hay veces que pienso que, no solo confundió a los humanos, confundió al arquitecto y a todos sus descendientes, siguiendo la doctrina del Código de Amburabi, pero procuro a apartar esos pensamientos de mi mente y rezo el Ave María.

Hablo de trascendencia.

Quiero entender que esa transcripción sería más un “memento mori” y un “ora pro nobis, pecatoribus….nunc, et in hora mortis nostrae”.

Me inclino a pensar que esa transcripción fuera un acto de humildad, quiero pensar en el hombre. En el ser humano que se eleva sobre el artista.

D. Carlos Eduardo se une, así, a ese grupo de seres humanos, no susceptibles de ser idiotas, que se acuerdan de su madre cuando creen que han pecado. Pretende, emocionado con su arte hecho materia, pedir perdón, ser humilde y no enfadar al Ente.

Creo, pues, que Le Corbusier en 1.955 (con 68 años) ya no trabajaba para los hombres. Su genio creador le trascendía y era consciente de ello.

Yo me acuerdo de mi madre, ahora, que decía “cuando el río suena, agua lleva” y pido perdón por mi soberbia.

Nosotros, los pecadores,  deberíamos pedir, a María, eso que está tan de moda ahora: “Zapatero, a tus zapatos”. Leyre a tus cubatas sociológicos y evasivos ó Bibiana a tus vertiginosas escaladas en la gestión de la dirección……y rezar por ellas, que también son criaturitas de Dios, advirtiéndoles que el “indubio pro reo” es un asunto muy serio, no apto para que lo cuestionen personas tan poco formadas y lo justifiquen “lógicamente” personas tan mendaces.

Ave Maria

Ave regina, Mater mea!!!!.

Anuncios
Categorías:Uncategorized

ESPLENDIDA MAÑANA DE PESCA

noviembre 21, 2010 2 comentarios

Serían como las nueve de la mañana de un soleado y esplendido sábado de junio del año 1990.

Giacomo despertó y, en pijama, bajó al salón de su casa. Sus hijas, en número de dos, estaban sentadas, en pijama, en el sofá mirando la televisión. Eran dos jóvenes infantas de cuatro y cinco años.

Ante tal atrocidad, Giacomo, sin pensarlo dos veces dijo:

– Nenas!!!, a vestirse, echando chispas, que nos vamos a pescar.

– Bieeennnn. Jo! Papa, que risa.

(Soy siete veces más fuerte que tú, muy veloz)

y siempre estoy de buen humor

Él, volvió a subir los cuatro peldaños que separaban los dos niveles de la casa y en llegándose a su dormitorio comunicó la decisión a su esposa.

– Y yo que hago?. –dijo ella-

– Coño, pues vente con nosotros

– A mi no me gusta pescar, me aburro mucho y, además, hay muchas cosas que hacer aquí.

– Pues si tantas cosas tienes que hacer, hazlas.

– Volvéis a comer?.

– Si claro, pescar, pescaremos poco, pero las quito de la televisión. No me gusta que aprendan los mitos clásicos dibujados por Disney.

Vestidas, que fueron, las neófitas pescadoras, Giacomo mandó, antes de salir, hacer las camas y dejar ordenadas la habitaciones. Las criaturitas  no tenían edad para hacer las camas ni ordenar nada, pero así iban teniendo una idea de lo que eran obligaciones y responsabilidades.

Estella, la madre de las niñas y esposa de Giacomo, preparó el desayuno, lo más rápidamente que pudo. Era criterio general que, una vez tomada la decisión, la familia se ponía en marcha con diligencia y agrado. Cada uno lo suyo y un poco del común.

Mientras tanto, él preparó los cebos y los adminículos necesarios para la mañana pescadora que se avecinaba.

Puso a hervir la patata. Está lista cuando la caña de la boya entra en el tubérculo con alguna dificultad (los peces son muy sibaritas con el grado de cocción: es un problema de tacto) y confeccionó la masilla con miga de pan, aceite y un toque de colorante, que los peces, le contó un veterano, tienen muy buena vista.

Puso en el maletero del coche, un Cherokee Limited blanco, las corcheras con anzuelos montados, carretes de hilo, sus cañas telescópicas buenas (una para fondo y otra para boya) y dos cañitas guarrindongas, con sus respectivas carreras de hilo, que había comprado para las niñas.

– Niñas, espabilad que el sol no para!!!. Antes de ponernos a pescar tenemos que ir a por lombrices.

– Lombrices, jo papa, que asco!!!

– No son para vosotras, son para los peces y a ellos les gustan.

Mientras ellas bajaban al garaje y se montaban en el coche, Giacomo pasó por las habitaciones, hizo las camas y repasó el orden. Como era de esperar, ni las camas estaban bien hechas ni el orden estaba ordenado.

– Estella, nos vamos.

Se despidió de su mujer mientras bajaban al garaje donde se encontraron a las dos monas, sentaditas en el asiento trasero, con cara de nerviosismo ante la mañana de aventuras que se avecinaba.

La madre les dijo.

– Niñas, obedeced a vuestro padre (lo cual era un reconocimiento).

Y acercándose al oído de Giacomo le dijo, en tono casi inaudible

– Como se te caiga una niña al agua, te mato.

Tales son las responsabilidades y tales los envites que se juegan los padres ordinarios ó vulgares. Giacomo no tenía ninguna duda de lo qué pasaría si una niña se daba un champuzón, y no sería la primera vez.

A las diez y media salían de la casa con destino inmediato a Safont.

Aparcó cerca de la orilla (son las ventajas de un Cherokee) y dijo:

– Hijas, no os mováis del coche que ahora vuelvo.

En esa zona del río siempre había buenas lombrices, en los cortados de la rivera y, con la azadilla reglamentaria, Giacomo metió en el bote de Nescafé no menos de cincuenta hermosas lombrices de tierra, en cinco minutos.

Hasta aquí todo correcto. Habían cometido, por lo menos, media docena de infracciones pero nadie les había visto.

Una.- Las niñas no llevaban puesto el cinturón de seguridad.

Dos.- Giacomo no llevaba, ni lleva nunca, puesto el cinturón.

Tres.- Habían bajado, por la autovía, a más de 150 Km/h.

Cuatro.- Se habían saltado un bordillo para llegar más cerca de la orilla.

Cinco.- Giacomo tenía “Mens rea”. Sabía lo que hacía.

Seis.- No se arrepentía de ello.

Con el botín lombricero y todos los mejores augurios, salieron de naja hacía el lugar donde poner las cañas y tratar de engañar a los peces.

Ustedes podrán pensar que los peces son animales muy tontos, pero les aseguro que como digan que no pican…. Y algunos, son más listos que el hambre: te dan toquecitos en la boya (chupan el cebo) pero no se lo comen. Hay que tener mucho tiento, arte y paciencia para trincarlos.

Llegaron, al pantano, después de obtener los permisos necesarios en el bar del pueblo, a las once y media.

el país multicolor

Buscaron un lugar sombreado donde plantar el campamento, descargar toda la impedimenta y poder sentarse a pasar la mañana.

Como corresponde a esa edad, las niñas no paraban de moverse, nerviosas ante las llamadas de atención que Giacomo les hacía mientras montabas sus cañas.

Cuando hubo montado todas las cañas (las cuatro), con sus respectivos codales, los anzuelos adecuados y los cebos que estimaba mejores que, básicamente, eran de masilla, para las niñas, una lombriz para fondo y una patata, para el, a la superficie con boya, Giacomo, volviendo la mirada hacia las pescadoras no salía de su asombro: estaban comiéndose, a dos carrillos, la patata de los cebos.

Dios mío hijas!!!, eso era para los peces.

Con lo qué quedaba de cebos y mucha paciencia se acomodaron y Giacomo trataba de explicar que había que fijar la atención en la boya. También trataba de exponer, lo mejor que podía, las artes pescadoras en lo referente a nudos corredizos y su ventaja sobre mosquetones y otras artes. La diferencia entre líneas ordinarias de 8 Kg y codales de 4 kg. Y, de paso, colocarles alguna que otra noción sobre el Principio de Arquimedes.

Ustedes, ya digo, no se lo creerán, pero los peces distinguen la sección de los hilos de pescar.

Naturalmente, no había nada que pescar. Las niñas no paraban de dar palos al agua, mover los arbustos de la orilla, hablar y reñir entre ellas y, claro, con tanta fiesta los peces se habrían ido al otro lado del pantano.

Pero como el asunto no era pescar sino, más bien, docente y, sobre todo, de distracción, no había problema alguno y todos eran felices.

En esas andaban cuando apareció un guarda de ICONA con su traje de pana entre verde y marrón (panzaburro), con su insignia de “guarda forestal”. Como diría D. Francisco, “ni perro ni gato de aquella color”.

Aquel agente de la autoridad, con una varita de bambú en la mano,  se acercó a la familia y dijo:

– Buenos días, tienen ustedes permiso para pescar?.

Giacomo, sacando los permisos del bolsillo, los mostró y dijo:

– Si, señor guarda, aquí los tiene.

– Y con que cebo están pescando?

– Dos cañas a la masilla, una de patata y la de fondo con doble anzuelo de lombriz.

– Y de donde son las lombrices?.

– Pues mire usted, no se lo he preguntado.

– Sabrá usted que no se puede pescar con otras lombrices que no sean de este pantano.

– Cuando las estaba clavando en el anzuelo se retorcían de gusto y no me ha parecido oportuno preguntarles de donde eran.

– Pues entonces me tiene, usted, que dar las cañas.

– Las cañas?. Se refiere usted a que me confisca las cañas?

– Si, es la ley.

– Y cuantos vienen, con usted, para quitarme las cañas?.

– Se resiste, usted, a darme las cañas?.

– No, las cañas no se las voy a dar, a lo qué me tengo que resistir a darle a usted dos hostias, bien dadas, en la cara.

– Usted no sabe lo qué está diciendo.

– Claro que lo sé. Me resisto a que sus nietos tengan cañas nuevas. Y me resisto a creer que un agente de la autoridad, la poca que le otorga esa placa, sea tan deshonesto.

sus puños vuelan

Aquel fue el final de una prometedora mañana de entretenimiento.

Giacomo recogió toda la industria y al coche. Cuando estuvieron en casa, Estella le dijo:

– Mira que resistirte a la autoridad!!!!.

– Cielo, si los que vienen son una pareja de la Guardia Civil, con el capote, el tricornio y no les veo las manos, les doy todo lo qué me pidan, pero un guarda incompetente que quiere las cañas de tus hijas?.

– Hubieras sido capaz de pegar al guarda?

– Claro que no, mi vida, como no pegué a aquel que, cuando estábamos en el Parque del Oeste, se empeñaba en que le diéramos cinco duros en concepto de multa por pillarnos en un banco a las once de la noche. A aquel no le di los cinco duros ni a este la cañas, y yo no pego a nadie, no hace falta.

venga, vale…te lo digo

P.D.- Antes de regresar a casa, Giacomo se volvió a saltar el bordillo y dejo cuarenta y ocho lombrices donde las había cogido. Volvió a no ponerse el cinturón, porque él elige su seguridad y volvió a sobrepasar los límites de velocidad, que no están puestos para un coche de ocho cilindros y doscientos cincuenta caballos. Siguió teniendo mente culpable por tener capacidad de análisis y siguió sin arrepentirse por tener capacidad de análisis.

Y todo esto, porque Ernesto Guevara le había enseñado que las normas injustas están exentas de cumplimiento.

Categorías:MIS COSITAS

LA MUJER, PRECIOSA PALABRA.

noviembre 7, 2010 2 comentarios

LA MUJER LIDERA LA LUCHA CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO.-

coplas del payador perseguido

Leía, esta mañana, la prensa y me ha golpeado este titular: “La mujer lidera la lucha contra el cambio climático” y, lo que es mucho más alarmante, lo lidera desde mi ciudad. La fotografía, que lo ilustra, muestra a una mujer, sentada en primera fila, cruzada de piernas, enseñando las cachas (liderando).

Lo primero que me ha cortocircuitado es la posibilidad de que la acentuación estuviera mal puesta. Es decir, si “lídera” sería el femenino de “líder”.

He leído y no. Especulaba, el periodista, sobre el liderazgo que debe ejercer y ejerce, la mujer en ese tema, también.

Lo siguiente que me ha maravillado es el término “mujer” o “la mujer”.

No sabía yo que ser mujer fuera una profesión como Medioambiente, Biología, Ciencias de la Naturaleza o Física Meteorológica.

Es un vocablo que se utiliza para definir, para englobar: “la mujer” se refiere a todas las mujeres. Pero, claro, es una palabra singular. Con una palabra, en singular, se pretende definir a tres mil millones de personas, sin distinguir profesión o actividad.

Y, puestos a especular, cual es el masculino de “la mujer”?. “el mujero”, tal vez?.

Me he preguntado quien puede ser esa mujer. Esa mujer que lidera, esa mujer que alienta nuestras vidas y hace que todos seamos mejores.

He pensado en mis cuatro mujeres y ninguna de ellas es plural. Todas son singulares y complejas. Nada, no pueden ser ellas, además, me lo hubieran dicho y yo, a estas alturas, sería un prosélito de ese movimiento: sería el conserje del liderato contra el cambio climático. Y no lo soy.

Entiéndase bien que cuando digo “mis” mujeres, no lo hago con sentido de propiedad. Más bien, como cuando digo “mi” capitán o “mi” padre. No es que sean míos, es que yo soy suyo. Cualquier día, me hago vasco y pido la independencia.

El cambio climático y sus acólitos, créanme, me importan un bledo. “Frankly, my dear, I don’t give a damn”.

Lleva habiendo cambio climático cuatro mil quinientos millones de años, y lo que te rondaré, morena. Cuando el Sol entre en la segunda combustión, nos vamos a enterar de lo que es un cambio climático.

No se asusten para eso queda, todavía, un poco.

Y, en cualquier caso, todos estos gurus del Cambio Climático lo que predican es, ni más ni menos, que seamos más cívicos y educados. Antiguamente se llamaba Higiene y Urbanidad.

Debo seguir buscando, -me he animado-, debo encontrar a esa mujer detrás de la que se esconden muchas mujeres, que viven de eso: de ser mujer.

He mirado en Google (por si acaso), y no salgo, todavía, de mi asombro.

Hay millones de entradas para la palabra “mujer”: Mujeres y hombres, mujeres desesperadas, mujer hoy, mujer del mañana, mujer: moda y belleza, mujeractual.com, mujeres asesinas, mujer de élite, mujer y tendencias, mujer cordera, mujer sin cuerpo, mujer barbuda. Dios mío, que infierno!!!!.

Me ha llamado, poderosamente, la atención lo de “mujer de élite”.

Se referirá, tal vez, a mujeres que pertenecen a cuerpos especiales del ejercito, capaces de matarte con un folio del galgo?. Mujeres científicas mega-inteligentes?.

He entrado en la página y me he llevado un chasco importante. Lo primero que se lee, en un letrero intermitente, es: “Tus orgasmos mas intensos con los ejercicios vaginales. Tener la vagina en plena forma se traduce en una vida sexual mucho más activa. Descubre como!!!”.

Está claro que por aquí no voy bien, como siga leyendo me voy a enterar  de qué hay gimnasios vaginales, con monitores bien musculados.

En la Wikipedia me dan una pista: “de latín mulier,-eris es el ser humano de sexo femenino, en contraste con el masculino que es el varón”.

Es decir, la mujer es un ser humano en contraste. Los seres humanos vienen definidos porque tienen alma, luego he de buscar alguien con el alma en contraste. El silogismo se las trae, espero me disculpen.

A fin de cuentas, las mujeres tienen alma desde el Concilio de Nicea de 325. O lo que es lo mismo, son seres humanos desde entonces.

No se enfaden ustedes, hombres. A nosotros, ningún Concilio nos ha declarado con alma, todavía. Somos unos desalmados. Nuestra alma no está reconocida por ninguna autoridad conciliar.

He pensado en Belén Esteban que, seguro, tiene alma. Pero no tiene pinta de mujer, al menos de mujer de élite. Más bien parece un octavo pasajero. La última vez que la juné, me asustó mucho, pensé que si se te mete dentro del cuerpo, la has cagado: te come las entrañas, cual buitre voraz de ceño torvo, y acabas diciendo lo de “me entiendes?”. No la veo yo muchos contrastes, no. A sus novios, tampoco.

Empieza a ser evidente que “mujer” es un término abstracto que no define a nadie. No define un alma. Es un parapeto en el que se esconden las incompetentes del cupo.

Voy a ver si les quito el parapeto. No me gusta que detrás de las mujeres de verdad, a las que aprecio (a alguna, incluso, amo), se escondan estas guarruzas, que toda la vida han tenido un calificativo.

He pensado que, como introito, debería dar un par de pinceladas históricas.

she

I.- LAS PRE-NICEICAS (ENTRARON EN EL CIELO POR CONVALIDACION).-

Como de costumbre y por formación, lógicamente, he pensado en Agripina la Mayor, hija de Agrippa y Julia. Aquella Julia (Julia Vipsania Agripina), esposa de Germánico Cesar, que se desnudo el torso en el puente sobre el Rhin, cuando los legionarios estaban cagados de miedo, y dijo: “vais a consentir que estos bárbaros profanen el seno de una matrona romana?”.

Esto es otra cosita, ya estamos hablando de alma y de contrastes. Y esta era de las que se desnudaban, cuando lo exigía el guión.

Aquel día los bárbaros, que eran y son unos maleducados, llevaron suficiente para ellos y para los cuñados.

Pues lo qué nos quedaba por ver: unos bárbaros del norte metiendo mano a una de las nuestras y nada menos que a la mujer de Germánico, el hijo de Claudio Druso. Nada menos que a la jefa del jefe.

Aquel día los inmunes formaron, en primera linea, y la legión tras ellos. No había mando, solo sentimiento y los maleducados fueron masacrados.

Esta si, esta era una mujer. Nueve hijos y, después de asesinado su marido y socio, le dijo a su tío: eres un hijo de puta. Esto no le gustó mucho a su tío ni a la madre del tío.

Cualquiera le puede decir eso a su tío, salvo que su tío sea el emperador y un resentido. Ya ven ustedes, contrastes. Ella era nieta de Octavio (por vía materna) y su tío hijo adoptivo, total nada, una cosa de familia.

Que Claudio Tiberio Cesar era un resentido, no lo digo yo. Lo dice Gregorio Marañón, un endocrinólogo que sabía de psicología. Sus motivos tendría. Claro que Marañón no había leído a Hare.

Lo que si es seguro qué Tiberio sabía, es qué Agripina la Mayor era una isla de virtud, en medio de un mar de señoras, digamos, de moral relajada.

Tiberio sabía que Julia Agripina era más Vipsania que Julia y él sabía bien lo que significaba ser Vipsania, en contraste con ser Julia. Nunca dejó de amarla.

Tiberio conocía la leyenda de las frutas dulces y las amargas. Aquella, según la cual, el árbol de las ciruelas Claudias da dos tipos de fruto: uno dulce y otro amargo.

Esta excelsa señora era hija de Julia la Mayor, hermana de Julia la Menor y madre de Drusila, Livila y Agripina la Menor, aquella que siendo esposa de su tío Tiberio Claudio Druso, hermano de Germánico, se cepilló al Senado, continuando la labor iniciada por la anterior esposa del disléxico, Mesalina.

Entiéndase bien: a todos los miembros, individualmente.

Esta Agripina Minor, además, fue madre y victima de Nerón Claudio que, no siendo Claudio sino Domicio Ahenobardo, fue un estupendo artista y el primero en utilizar las técnicas de la deconstrucción. Un gran innovador.

Dice, uno que le conoció, que fue el autor de la frase: “Que gran artista muere conmigo”, cuando lo apuñalaron con 31 años.

Se han hecho un poco de lío?. Pues esto era de Reválida de cuarto!!!.

En fin, creen ustedes que podríamos hablar de “la mujer lidera la dinastía Julio-Claudia”?.

Lo que no podrán deducir, porque no lo he dicho (ni lo voy a decir), es quien movía los hilos en esta historia. Los movía “la mujer”, como en todas las historias.

Tal vez, deberíamos ser más correctos y decir “la mujer lidera las dinastías”.

Hacía política Agripina la Mayor cuando paseaba las cenizas de Germánico por el Imperium?. Con qué objeto?.

Pues yo si sé que ella perdió un ojo, fue a la Isla Pandataria e inventó la huelga de hambre; como aquello era una innovación, también, nadie lo supo interpretar y murió, de inanición, en el año 33. Año malo, donde los haya, para líderes y lideresas.

(El Word me subraya esta palabra. Para Bill Gates no deben existir estas señoras lideresas. Bill Gates no ha debido oír hablar de Eva Duarte, Golda Meir, Benazir Bhutto, Edith Cresson y algunas otras que no mencionaré en este artículo).

Para que no quedara duda, Tiberio insularizó, con la madre, a sus hijos, con la excepción del pequeño “botita”, que ya despuntaba como un gran estadista en la alianza de las civilizaciones: En el incidente del puente sobre el Rhin, huyó a lomos de Casio Querea que, años más tarde, lo asesinó.

Total que después de Tiberio, reinaron Caligula, Claudio y Nerón, imponentes personalidades ejemplo de virtud.

Quien mandaba en esa familia?.

Pero todo esto sucedía antes de Nicea, luego todas estas mujeres no tenían alma, oficialmente, aunque a mi me parezca que si.

Yo no tengo, ni quiero tener, capacidad de resolución. Ave, Vipsania Agripina Maior, onus est honos.

Debo buscar, entonces, a una mujer que, nacida después de 325, tenga algo que decirme.

II.- LAS POST-NICEICAS (ENTRARON EN EL CIELO POR DERECHO PROPIO).-

Empiezo a repasar en mi memoria y, claro, aparece una paisana mía: Juana I de Castilla. Juana Trastámara.

Digo claro, porque esta imponente figura, de talla universal, me viene subyugando desde niño. Me atrae como un potentísimo imán. Me atrae más que su madre.

Resulta que la reina Juana, nacida en 1.479, si tenía alma y, a poco que la estudies, también tenía contrastes.

Nació en el seno de una familia regida, como en el caso de los Julios, por un psicópata importante que cosificaba a las personas y las utilizaba como instrumento de sus deseos. Un egocéntrico, con una infancia difícil, cuya vida fue ejemplo para un libro de política que escribió un tal Nicolás.

La casó, su padre, con un “ninaneno” (que diría mi madre), que era mucho conde, mucho duque y mucha leche, pero tonto del culo, el hombre, aunque muy hermoso él y un gran macho reproductor.

En 1.502, a la muerte de sus hermanos mayores, Juana es declarada, por las Cortes de Castilla, Princesa de Asturias. Y con ella es Príncipe de Asturias el amigo borgoñón, aunque la titular del derecho es ella. Qué en Castilla nunca nos ha importado que manden las mujeres, sobre todo si está casada con un borgoñón o un informático que, para el caso, es lo mismo.

Aquello no debió gustarle mucho a Fernando el Catalán, pero no dijo ni pío porque Isabel, la madre, aún estaba viva y esta tenía mucha mala leche.

Esto es una grosería, pero define muy bien a Isabel.

Era partidaria de qué la 38 no la oprimiera el chocho y si a la reina Isabel le oprimes el chocho, te echa de España sin anestesia ni nada.

No es que yo esté muy de acuerdo con echar de España a los españoles, pero ella sí lo estaba y era muy amiga de Gonzalo Fernández. Así que a hacer puñetas fueron los moros y los judíos.

Total que, en 1.504, muere Isabel y declara a Juana, nada menos que, “reina propietaria” (porque le sale de la 38).

El Hermoso le dice a su suegro que “verdes las han segado”, abuelo: mi señora es la jefa de esto. Y al Catalán se le ponen los pelos como escarpias.

El psicópata inicia, entonces (1.506), uno de sus planes maquiavélicos, atacando en tres frentes.

En primer lugar, mata de una pulmonía al Hermoso.

En segundo término, se casa con Germana de Foix, una agromontesa sobrina del rey de Francia. Cambiando la política de una vida y dejando fuera de objeto el propio matrimonio de su hija.

Y, para rematar el asunto, se pone morado, para evadirse, a zumo de testículo de toro con pepino, que era un refresco, muy al uso, en aquella época.

Y como creen ustedes que se debió sentir Doña Juana, al ver las locuras que hacía su padre?.

Resultado?. En 1.509, Juana I de Castilla ingresa en un convento, en Tordesillas, porque estaba muy triste y no quería reinar. La metió su padre. Y resultó que la loca era ella.

Hacía política la reina loca, en 1.506, cuando paseaba, con nocturnidad, el cuerpo sin corazón de su hermoso marido por las  frías estepas castellanas?.

Por muy mal que estuvieran las carreteras, ocho meses para ir de Burgos a Granada?.

Llevó a su marido con su madre y San Juan de los Reyes se quedó sin nadie.

Creen ustedes que, esta mujer, tendría alma?. Tenía contrastes?.

Esta mujer que murió en 1.555, a los 76 años, después de pasar 46 en un convento, siendo reina propietaria de Castilla, Aragón, de Galicia, de Valencia, de Granada, de la mar Oceana, de las islas “descovertas e por descuvrir”, y del sursum corda y aledaños.

Qué hablaron ella y su hijo, el Cesar Carolus, para que, hasta su muerte, su hijo, solo fuera Regente de sus propiedades?.

El vencedor de Biccoca, Pavía y Mülberg solo era Regente.

El azote de turcos, otomanos y protestantes, solo era Regente.

El nieto, por vía materna, de aquella Isabel, que no le gustaba mucho la 38, y que, tampoco, le gustaban mucho moros ni herejes, solo era Regente.

El biznieto Habsburgo-Borgoñón de Carlos el Temerario solo era Regente.

El emperador que se casa en Sevilla y se construye un palacio en la Alhambra, solo era Regente.

Pues, se lo crean o no, esto era de Reválida de sexto.

Se han fijado, ustedes, en los retratos de Juana y Carlos?. Los han comparado con los de Felipe, el hijo de Carlos?.

Cosa extraña eso, que decía el agustino Mendel, de los guisantes lisos y los guisantes rugosos.

Hacía política Juana?. Ave, paisana, onus est honos.

III.- LAS MODERNAS (NO QUISIERON ENTRAR EN EL CIELO).-

Aquí, en este apartado, no me queda otro remedio que mirar hacia la más potente personalidad científica, del género que nos ocupa.

Me refiero, claro está, a Marja Sklodowska.

La verdad es que dicho así, suena fatal, pero se trata de Marie Curie, aquella chica que a sus tiernos 24 añitos, más que la 38, los qué le oprimían eran los rusos.

Era hija de un profesor de física y una maestra de música. Dos disciplinas muy adecuadas para formar una mente prodigiosa.

Como les contaba, en 1.891, se cansó de su Varsovia natal y se piró a Paris, donde se matriculó en La Sorbona.

Esta señorita, aunque ya sabía mucho de eso, se licenció en Físicas dos años después y en Matemáticas en un año más. Es decir, a los 27 años ya tenía una doble titulación, pero de las buenas.

Nada de esto, que se lleva ahora, de un doble grado de derecho y empresas (que es lo mismo), con un postgrado en gestión de la dirección por la escuela taurina de Alcorcón.

Y estas licenciaturas las hizo con una beca cuyo importe luego devolvió.

En 1.894, se casó y pasó a llamarse Marie Curie, ya que se casó con el profesor Curie (ocho años mayor que ella) y, ambos discutieron sobre el Doctorado que debería hacer la insigne mujer.

Decidieron que el tema sería el análisis de los estudios de Becquerel, un chiflado que, luego fue premio Nobel con ella y su marido, andaba metido en asuntos de radiaciones.

En ese momento histórico, casi todo el mundo andaba metido en asuntos de radiaciones.

Becquerel, en Francia; Thomson y Rutherford, en Inglaterra; Planck, en Alemania.

En España, por aquellas fechas, andábamos más metidos en humanidades y decíamos aquello de “qué inventen otros”.

Total que nuestra heroína publicó y defendió su tesis, en 1.903, ante un asombrado claustro de hombres que solo una vez, con anterioridad, había visto aquello. No se pudieron resistir y le otorgaron el “cum laude”.

En ese mismo año, ya digo, recibió el Nobel de Física junto a su marido, Pierre Curie y  Antoine Henri Becquerel.

Todos los hombres, antes dichos, estudiaban las estructuras del átomo desde distintos puntos de vista teóricos, pero ninguno disponía de los elementos de medición que Monsieur Curie había desarrollado con sus estudios sobre la piezoelectricidad de los cristales de cuarzo.

El señor Curie resultó atropellado y muerto, por un coche de caballos, en 1.906 y a partir de aquí, la señora Curie se ocupó de todo, ella sola.

Obtuvo la cátedra de Física de la Sorbona, que había dejado vacante su señor marido y dirigió, con mano firme, el recién fundado Instituto Curie.

Madame Curie, naturalmente, tuvo algún que otro desliz. En 1.911 se lió con un casado (siendo ella viuda) pero, al contrario que otras veces, fue el casado el que obtuvo réditos; para esas fechas Paul Langevin ya era sabio, pero claro, no tan sabio como ella, aunque si más listo.

Ese mismo año de 1.911, Madame obtuvo su segundo premio Nobel, esta vez en Química.

Tal fue el trabajo de esta mujer que, en 1.935, su hija Irene y su yerno Frederic, obtuvieron otro premio Nobel para la familia.

Marie Curie se declaró muchas veces, a lo largo de su vida, agnóstica y, también, en muchas ocasiones hizo política.

En 1.914, fundó el Instituto del Radio de Paris y lo dirigió.

Durante la primera guerra mundial propuso el uso de la radiactividad para fines sanitarios en heridos y creó el Petit Curie, un pequeño laboratorio ambulante que iba por el frente curando gente.

En 1.921, hizo gira y política en USA, que es donde estaba el dinero, para recaudar fondos para la investigación, cuando no quiso patentar el proceso de síntesis del Radio, dejándolo abierto a toda la comunidad científica.

Ni que hablar tiene la lucha que mantuvo, durante toda su vida, por la independencia de Polonia, su país natal. Le puso su nombre a un elemento químico: El Polonio.

Esta murió en 1.934, después de quedarse ciega, de anemia aplásica, debido a su continua exposición a las radiaciones.

Se escondió, alguna vez, Marja Sklodowska detrás del genero?.

Ave, Marja, onus est honos.

recordandote

IV.- LAS POST-MODERNAS (ESTAS NO VAN A ENTRAR, AUNQUE QUIERAN)

En este capítulo quiero poner a todas esas mujeres que se esconden detrás de su género para progresar, para medrar. A todas las incompetentes del cupo.

No pondré a las que, al morir su socio, se hicieron cargo, en solitario, de la labor empezada por los dos. Porque, las que incluyo en este grupo, no tienen socio.

Quiero poner y pongo, porque soy el que escribo, a todas las mujeres que, sin mérito alguno, trepan y progresan, de forma maniobrera y sibilina, en la escala de su actividad sin tener ni idea de cual es su actividad. Progresan por el mero hecho de ser mujeres.

Y para que no se enfaden, o se enfaden menos, también quiero poner a los hombres que hacen lo mismo. La única diferencia es que los hombres no se esconden detrás de su género.

Esas personas que acumulan títulos pero no tiene profesión; esa gente, generalista, que vale para todo y no hace nada.

Pongo a todas esas personas que no trabajan de lo que son. Que se formaron para una cosa y ahora trabajan de otra no por necesidad, lo cual es triste, sino porque no saben lo que quieren, solo quieren trepar.

Voy a señalar a las juezas que trabajan de políticas. A las ingenieras que no trabajan de ingenieras. Aquellas que, con tres meses de prácticas, se consideran expertas en algo. Se consideran expertas en igualdad. Acabarán en Consejos Asesores.

Esas personas que quieren llegar y llegan a puestos directivos desde una formación absolutamente generalista, sin ninguna especialidad, cuando no sin formación.

Esas personas que estiman que primero es llegar al puesto y luego adquirir los títulos.

Todos esos políticos y políticas que piensan que se puede dirigir la sociedad sin una mínima formación ética y moral.

Aquellos y aquellas que piensan que se pueden tomar decisiones sin conocer los elementos de juicio, solo “gestionando” la dirección. Les da lo mismo lo que haya que dirigir.

Aquellos y aquellas que piensan que solo hay que obedecer al nomenclator; que haciendo lo que te manda el jefe, o la jefa, sin pensar, tienen suficiente para justificar su buen sueldo.

Esa gente que entiende que para que todos seamos iguales a los más altos hay que cortarles los pies. Esas personas que abren los codos para que no pase nadie y todo el mundo trabaje a su ritmo (el de ellas).

Me dan mucha pena estas individuas. No les y las voy a saludar.

Me entristece que alguien no haya sentido la pasión de su profesión a los veinticinco años; la satisfacción del trabajo bien hecho a los treinta y cinco; la plenitud de sentirse profesional a los cuarenta y cinco y la alegría de que los propios colegas le reconozcan como buque insignia de la profesión, en su comunidad, a los cincuenta y cinco.

Si, lean bien.

Yo desprecio a los Aparejadores que no son Aparejadores, son Secretarios de Estado y discuten de colores y formas. No saben medir una garita de guardia y diseñan escaparates o pistas de pádel.

Ignoro a los Arquitectos que no son, siquiera, proyectistas y pretenden dirigir equipos desde la gestión.

Me caen mal los ingenieros que no ingenian nada, los abogados que no defienden, o los médicos que no curan.

Alguien, en el pasado, les llamó “titulados” y yo no lo entendí porque no quiero incluirme entre ellos.

Me produce malestar toda esta caterva de generalistas, sin vocación, que llegaron ahí porque algo había que hacer, discuten sobre el por qué unas religiones se superponen a otras y toman decisiones desde las sensaciones.

Desprecio, en fin, a las mujeres que no son personas. Es decir, desprecio a las mujeres y a los hombres que no tienen alma.

Como se puede apreciar a alguien que muestra un alma confeccionada con los datos explotados por un gabinete de sociólogos y económetras asesores?.

Como se puede apreciar a alguien que estima que lo importante es como te perciben y no como eres?. Nadie les habrá contado que lo importante es que te perciban como eres?.

Alguien se puede creer que estas sufrirán y morirán por un síndrome profesional?.

Es esto lo qué yo trato de enseñar a mis hijas: sois mujeres luego sois personas. Pelead, a muerte, por vuestra profesión y por vuestro proyecto. Conoced y sabed de algo y que os paguen por ello.

No fue aquello lo qué nos enseñó Ernesto Guevara.

“muchos me dirán aventurero y lo soy, solo que de un tipo diferente y de los que ponen el pellejo para demostrar sus verdades”.

Aquí se queda tu clara, tu entrañable transparencia.

Ave deshonestas, morituri te salutam.

Categorías:Uncategorized