Inicio > Uncategorized > LA EMPRESA

LA EMPRESA

CAPITULO I.- EL INTROITO. גאוגרפיה. The Preface. La Introducción.-

Música disco de la buena

La calle empinada se dibujaba descendente y la pendiente parecía peligrosa para dos amigos, que volvían a casa, después de una noche de copas en los pubs del barrio bajo de Jetsemaní, dependiente administrativamente de la Jerusalén cananea.

La raya del alba se abría camino en el horizonte pero la claridad no era, todavía, suficiente para distinguir la procelosa vía, con un pavimento plagado de obstáculos.

–        Tío, es que estoy hasta los cojones de los romanos, de los del sanedrín y de todos estos jodidos cabrones que solo maman. Ahora han puesto en el Sanedrín, a un Director para la Congregación de la Fe que quiere que los contratos menores se  adjudiquen a sus amigos, sin más consideraciones, tío. Hace trampas en los PN con o sin y amaña los concursos. Se ha traído a una harpía que le come la polla.

–        A ver, a mi me pasa lo mismo. Recuerdo cuando se podía pescar y lo poco que entraba en las redes era para ti. Oh! Tempora, oh! Mores.

–        Todavía con el rollo de los idiomas foráneos, tío?.

–        A ver, joder, tío, es que el latín es el futuro. Actualmente, quien no sepa latín está jodido, tío. Me entiendes, tío?. El latín y los viajes, tío.

–        A ver, pues yo pienso que es mucho más interesante, más antigua y mucho más rica nuestra lengua. Tron, tenemos que hacer algo para promocionarla y que solo la entendamos nosotros y que se jodan los romanos. Putos romanos de mierda!!!!. Y si vemos que así no funciona, nos pasamos al Navajo.

Los dos amigos y su tambaleante caminar optaron por arrimarse a la fila de casas de la derecha, en aras de la seguridad. El acerado estaba levantado y montones de losas de granito rosa Porriño dificultaban el paso.

–        Y ahora esto, tío. Les ha dado por levantar todas las aceras para volver a hacerlas mal. Han diseñado un estupendo Plan Epsilon, o algo así. Elevan la deuda pública y luego venden la compañía nacional de cuadrigas a algún amigo, pero antes la limpian de conductores absentistas.

–        A ver, dicen que es para dar trabajo a la plebe, como si a la plebe le gustara trabajar. Absentista es uno que bebe absenta?

–        Y qué le gusta a la plebe, tío?.

–        Si yo supiera, a ver, lo que le gusta a la plebe!!!!.

–        Para mi que a la plebe lo qué le gusta es que les des los denarios, por la patilla, sin trabajar, tío.

–        Algo habrá que inventar, también, para eso, haber.

–        Haber, tío?.

–        Perdona, a ver.

El más joven de los dos amigos, se llamaba Chule, contaba ya con treinta y dos años. Estaba soltero, era hijo putativo de un exportador de madera de cedro del Líbano y, después de la muy esmerada formación académica que le había dado su padre, estaba dándole vueltas a la cabeza una idea acerca de cómo sería su futuro, después de un prometedor comienzo, de su carrera comercial, en el negocio del vino.

Había leído su tesis doctoral en el templo, ante un exigente tribunal de ancianos malhumorados que no querían admitir las nuevas teorías comerciales y socio-económicas, expuestas por el joven doctor, según las cuales era voluntad de su padre (el de verdad) que los judíos se expandieran por el mundo  a caballo de sus monopolios comerciales.

Los dirigentes no tenían muy claro quien formaría parte del nomenclator de esa nueva clase de mandatarios que pensaban controlar el mundo. Sospechaban que peligrarían sus niveles consolidados y sus complementos de alto cargo. Algunos, ni siquiera eran judíos, y muchos absentistas.

El más viejo, se llamaba Perico, era patrón de barco, estaba casado, aunque no hacía mucho caso a su mujer, y se dedicaba, cuando no bebía, a la pesca submarina, alquilando su yate a ociosos romanos que iban de vacaciones al mar Muerto que, en esa época, estaba muy de moda y era destino preferente en todas las agencias de la metrópoli.

Al mar le llamaban así porque se podía caminar con mucha facilidad sobre el agua, debido a la concentración salina, y no había un puto pez por ningún sitio por la misma causa.

–        Oye tío, y como es eso de que tu eres hijo putativo?

–        A ver, no me gusta hablar de ese tema.

–        Vale tío, pero es que no se lo qué es eso, tío, mentiendes?. Y no te enfades que sabes que te considero mi mejor amigo.

–        A ver, pues muy fácil: mi madre, siendo veinte años menor y sin un denario,  se casó con mi padre cuando yo ya había sido concebido.

–        Entonces tu padre no es tu padre?

–        Si coño!!!. Es un poco complicado, lo reconozco porque yo sé reconocer las cosas, pero es que mi madre tuvo un rollo raro con un palomo y, después de nacer yo, seguía siendo virgen.

–        Con un palomo?

–        Si, con un palomo anestesista, qué pasa?

–        Ah! Vale, tío, ahora lo entiendo. Y tu padre se lo creyó?

–        Mi padre es muy buen hombre y muy buen padre. Es el hombre de la vida de mi madre, pero es que ella es un poco mística y, ahora, rica. Tiene una bola, pero no está loca.

–        A ver, y tu madre sigue siendo virgen todavía, tío?

–        Te estás poniendo pesado, tron. Si, mi madre recupera su virginidad cuando le da la gana, vale?, lo ha hecho un montón de veces.

–        Siempre con palomos?.

–        Si, siempre tienen alas.

El joven estaba pensando que era más apropiado que fuera un palomo porque, si además le dice que fue una paloma, dadas las copas que llevaban, le hubiera roto la cabeza al pescador.

El viejo Perico pensaba en lo tonto del culo que era el padre putativo y lo lista que era la virgen renovada.

Desde la llegada de los romanos el negocio de la madera ya no era tan rentable. Desde la llegada de los romanos, en realidad, todo había dejado de ser rentable.

Un tal Pompeyo Magnus había llegado, al país con una legión y, al grito de “Alianza de Civilizaciones”, se había civilizado él solo.

Cuando el negocio fue menguando y el niño terminó su esmerada formación, la virgen renovada le dijo al exportador de maderas que necesitaba espacio y tiempo, y lo mandó a una residencia para mayores con alzheimer muy soleada, que acababan de construir a los pies del monte Gólgota, con unas esplendidas vistas al mar. Se quedó con la pasta y siguió a lo suyo (la colombicultura). Y nunca más se supo del padre putativo que ya había cumplido su misión.

A su hijo le dijo que el putativo no la entendía ni la escuchaba y que tenía que pensar en su futuro pero que su virginidad, que perdía todos los jueves, no estaba en entredicho porque la recuperaba los viernes. Además se comprometió a visitar al caballero del recuerdo maravilloso, de vez en cuando, para hablar de los negocios que les quedaban a medias.

A la vuelta de una esquina se toparon, de golpe, con una chica que sola, fané y descangayada; flaca, tres cuartas de cogote y una percha en el escote, bajo la nuez; chueca, vestida de pebeta, teñida y coqueteando su desnudez; parecía un gallo desplumado, mostrando a los colegas la piel picoteada (*), salía de un cabaré famoso.

–        Otia, tío, la madalena!!!, tío -dijo el pescador- tío.

–        A ver, Madalena?, apostilló el joven doctor.

–        Sipi, tío, a ver, esa chupa que te cagas, tío a ver.

La señorita en cuestión llevaba una camiseta con un hombro al aire, cortita de faldas, enseñando el tirachinas del tanga y el ombligo, en el que se podía apreciar una especie de piedrecita, de plástico, parecida a un brillante.

El joven doctor en técnicas de comunicación, acercándose a ella, dijo:

–        Ein, tía, como vas?.

–        Jodida, en el más extenso sentido del término, la noche ha sido buena. -Contestó la chupona-

–        Qué te pasa, mujer?

–        Pues que tengo una gran sensación de vacío y fracaso, y necesito salir a ponerme morada de copas, para evadirme.

El flechazo fue instantáneo y echándole mano a la entrepierna dijo:

–        Mira, tía, te voy a perdonar tu pasado y te voy a dar entrada entre mis seguidores. A partir de ahora, además de copas, vas a tener bastos.

–        Noooooo, Chule, noooooo!!!! –gritó el pescador-, los hongoooooos!!!.

Dirigiéndose a la neófita dijo:

–        Ven, arrodíllate!!!.

–        Hágase tu voluntad, señor, pero serán diez denarios.

Aquello fue el comienzo de una hermosa amistad que no terminó sino con la muerte del Maestro.

Un excelso caso del te amo pero no te quiero (mal traducido del hebreo). Una historia que se prolongó durante siglos, encarnándose en las sagas languedocsienes del “Sang Real”, que algún erudito lingüista, confundió fonéticamente con “Sant Grial”.

En los meses sucesivos, muchas veces, la madalena se arrodilló a rezar delante de Chule pero este siempre puso sus diez denarios, en el cepillo, para la promoción de la causa. Nunca obtuvo un descuento por repetición.

CAPITULO II.- EL CORPUS DELICTI. גאוגרפיה. The crime. La falacia.

Aquella mañana de domingo, después de un sábado de descanso, Chule y Perico habían quedado, como todos los domingos, para tomar el sol en las orillas del lago Genesaret.

A la cita acudieron Perico, el pescador submarino; Andrew, su hermano; Jack el Cebedeo y el hermano de este, Jhonny el gay.

Jack y Jhonny eran amigos de Andrew, tocaban música “indi” en un grupo de aficionados a los ritos filisteos. Tocaban muy bien.

Tan bien tocaban que, una vez, en un festival que se celebró en la llanura de Gomorra el baranda del lugar, un tal Durex, decretó que estuvieran tocando seis días seguidos (hasta que aprendieran).

Aparte de quedar con las yemas de los dedos en carne viva, aprendieron a tocar, casi a la perfección, un tema de unos britanos famosos que se titulaba “She’s got a tiket to ride”, Que traducida al hebreo viene a ser:

tiket to ride

El tema habla de cómo se eleva el alma, llevado por las alas del amor, hasta alcanzar la comunión total con el amado, en los prados de verduras, en los bosques y espesuras plantados por su mano.

Pero aquella mañana dominical el orden del día no contenía nada de poesía. Como primer día de la semana, era preceptivo hablar sobre el monopolio; como crearlo, como desarrollarlo, como venderlo y como rentabilizarlo.

El primero en hablar fue Chule que dijo:

–        La semana pasada, después de comentar la paliza que le metió el Haifa al Jerusalén, acordamos que cada uno pensara en como y por qué teníamos que hacer esto.

Todos asintieron y dieron por buena el acta de la reunión anterior. Jack, rompiendo el hielo, comentó:

–        A ver, deberíamos empezar por invadir a los Filisteos, alegando que tienen armas químicas. Nos cargamos a sus mujeres y a sus niños.

Andrew, el  hermano del Cebedeo, objetó:

–        Bien, pero qué vendemos?.

Perico replicó:

–        Vendemos miedo y amor, tío. Son dos productos de coste/producción cero y que se venden como churros, tío.

Andrew, aunque algo sabía, preguntó:

–        Pero miedo a quien o a qué y amor a quien?.

Jhonny, con la mirada iluminada, expuso su brillante idea:

–        Miedo a las llamas del infierno, al juicio final cuando los cuatro jinetes del Apocalipsis hagan acto de presencia entre los mortales y los muertos resuciten para rendir cuentas. Se van a cagar, estos!!!. Miedo a las plagas, miedo a los huesos pelados, miedo a los escribas, fariseos y a los más malos de todos: los controladores.

Chule, tomando la palabra, impuso su elocuencia:

–        A ver, vale tío, tú escribe sobre eso, es muy lúgubre pero igual vendes algo. El amor que tenemos que vender es a la Madalena, que está muy buena, tíos.

Enseguida hubo un conato de hablar todos al mismo tiempo.

Joder, Chule, no te mosquees pero el amor de la Madalena ya lo vende ella. –dijo Jack-. Yo creo que lo qué tenemos que vender es el amor a ti. El amor de la Madalena lo compras tú.

A ver, tío, amor a mí? –dijo el doctor- tío que yo no soy Jhonny.

Ya empezamos?, que pasa con Jhonny? –dijo Jhonny, en un tono muy susceptible-.

Nada, Jhonny, no pasa nada –intervino Andrew-. Tienes que desarrollar esa idea, a mí ya me está dando miedo, no te digo más!!!.

Perico, imponiendo orden dijo:

–        Haber, tíos. Vendemos el miedo de Jhonny y el amor de Chule, vale?. Cuando tengamos a los prosélitos enganchados con el amor al paraíso y acojonados con el miedo a los controladores, les pedimos un diezmo, de nada, para la causa de la Administración Electrónica.

El Cebedeo, asintiendo con la cabeza, apostilló:

–        Perfecto. Entonces Chule tiene que ir al cielo en cuerpo turgente después de un martirio ejemplar.

Andrew, manifestó:

–        Me parece bien que sea Chule el primero en caer, pero diremos que “ha subido a la presencia del Padre en cuerpo glorioso”.

Todos de acuerdo? –dijo Perico-. Bien, a ver, Chule será el Mesías, Jack será director general para asuntos de fuera del imperio, Andrew se ocupara de las correcciones de estilo y yo seré el consejero delegado y encargado del régimen interior.

Necesitaremos uno de Hacienda, conozco a un colega en Tarso que, igual nos vale. Veremos si es capaz de ver la luz. Hablaré de porcentajes con él.

También necesitaremos un traidor espurio que puede ser un amigo de Jhonny llamado Cesareus Cabus, un Saduceo sin alma; necesitaremos un incrédulo, que luego será crédulo, para poner contrapunto a la cantidad de mentiras que vamos a contar y a dos o tres palmeros que jaleen la función.

Jhonny, con mirada circunfleja y cuadrángula, levantó la mano derecha con los dedos índice y meñique estirados, pero desmayados, diciendo: Jooooo! Y yo que hagoooooo!!!.

Tú, -sentenció Perico- te ocupas del Apocalipsis, tío. A ver, Te parece poco?. Tienes que conseguir que el infierno sea horrible, y no describas lo de la sala con el negro. Andrew, ocúpate de eso. Además, querido Jhonny, siempre te quedará lo de la Administración Electrónica, que ahí hay mucha pasta en comisiones, a ver, también es un producto de coste barato y precio caro.

Perico, -preguntó Jhonny- si hacemos lo de la Administración Electrónica, que hacemos con todos los administrativos?.

A ver, tío, no te preocupes de eso -contestó Perico- el de Tarso ya se ocupará de engordar los procedimientos y de multiplicar los trámites para darles trabajo, y se inventará alguna frase bonita en latín, como “procedimentus iustitia garante est”, o algo así y, en el mejor de los casos, hacemos un ERE.

Pues a mí me gusta más ponérselo en britano: Due process of law –dijo Jhonny- y no pienso discutir este tema con Andrew.

Vale, tío, a ver tío, como tú quieras. No jodamos más el ascua. Mentiendes?.

CAPITULO III. SODOMIA GOMORRORUM.. ይህ አጭር ጽሑፍ መሠረት ወይም መዋቅር ነው። እርስዎ. The resolution.- La resolución.-

“Llamaron a Lot y le dijeron: “¿Dónde están esos hombres que llegaron a tu casa esta noche? Mándanoslos afuera, para que abusemos de ellos.” “

(Génesis. 19-5)

El conciliábulo estaba siendo muy provechoso. Estaban a punto de pasar a ruegos, preguntas y disposiciones derogatorias del corpus lex romanorum cuando, de pronto, una voz femenina anunció: “alerta, alerta”.

Era la madalena que venía corriendo a todo correr perseguida, de cerca, por un contubernio de legionarios inmunis, pertenecientes al manípulo de Genesaret, conocidos como los Praefectum Pretorium (P.P.). Los boliches de los galea montefortinos y las paenulas les delataban.

Al advertir tan sucinta reunión, el potestas del contubernio, sin dudarlo dos veces, dijo: “mecagonto lo que se menea, a ver maricones, que coño estáis haciendo?”.

Los amigos, al ver la que se les venía encima, trataron de hacerse uno con el terreno, pero de todos era sabido que a los inmunis malamente se les engaña. Recibieron una soberana manta de palos, como manda el manual de Donhostium, por cagones y conspiradores.

Aquello fue el final de lo que pudo haber sido una fantástica y rentable empresa. Más vale prevenir!!!.

Chule acabó sus días dando clases de econometría amañada en una academia particular. Hizo un master en sociología y siempre hacía preguntas sesgadas.

Perico fue desterrado a Accaba, en el mar Rojo, donde subsistió, malamente, llevando ociosos romanos y ricos ismaelitas a ver los corales subacuaticos.

Jack el Cebedeo emigró, en un barco de piedra, a un sitio llamado Hispania donde se dedicó, durante siglos, a matar moros, que eran unos bichos muy raros que producen sonidos extraños como “paisa, amigo, paisa”.

Andrew se dedicó a hacer equis de madera para barandillas. Tuvo mucho éxito. Cuando lo de la Revolución Industrial, se pasó al acero.

Y Jhonny se dedicó a la literatura, escribiendo cosas que nadie leyó nunca hasta que, siglos después, un borracho recuperó sus textos para componer el Necronomicón. Se dejó pelo largo y se hizo adicto a los gimnasios.

La madalena, después de pasarse por el cordón dental al contubernio, a la centuria correspondiente y al manipulo de Genesaret, se casó por el rito Zulú, con un informático y se dedicó a cantar canciones tristes en un garito de Samaría.  No lo hacía mal (el informático que de vez en cuando se iba de copas con Jhonny).

La virgen renovada, guiada por un palomo, subió en cuerpo refulgente y flamígero al cielo con su hijo, cuando este falleció en un accidente “in itinere” en uno de sus viajes al barrio bajo de Jetsemaní.

*(alguien lo puede describir mejor?. Gracias Enrique, estés donde estés).

señora azul

Con tu opinión vas a medir nuestro criterio?

La mediocridad está en tu corazón.

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. Pablo
    diciembre 23, 2010 en 10:00 am

    Put*os romanos!!!!
    By the way, es la peor versión de los Beatles que he escuchado in my life. Empalagosa de c*ojones. R´n´r!!!!!

    • diciembre 23, 2010 en 10:59 am

      A ver, tío…joder, tío haber….por qué crees que los tuvieron seis días tocando?…ja,ja,ja….en Gomorra?

  2. eva
    enero 30, 2011 en 11:39 am

    el lenguaje de la Luna lunar como login logos

    • enero 30, 2011 en 12:08 pm

      Por favor, señorita, podría ser un poco más explícita?. Le hago notar, en mi descargo, que solo tengo dos neuronas. Gracias.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: