Inicio > Uncategorized > Amo, a los hombres, como si fueran…..

Amo, a los hombres, como si fueran…..

http://www.youtube.com/watch?v=WlKVjYjxEzE

Resulta, amigos, que en 1.975 Doña Guillermina Mota amaba a los hombres como si fueran ropa interior de quita y pon.

Y esto no tendría nada de extraño si no fuera porque, además de no amarles, la muy sinvergüenza, fumaba. En la carátula del disco, esta señorita, aparecía fumándose un puro.

Como sería lógico en 1.975, debemos esperar que si fumaba puros es porque era mayor de edad y su padre se lo permitía, porque en 1.975 en España, las mujeres no podían hacer eso, ni mucho menos. Alcanzaban la mayoría de edad a los 24 años, y derecho a voto no tenía nadie. Aquello no nos gustaba y lo cambiamos.

Y ahora resulta que las más “progres de las progres”, estas que no pelearon, han decidido que amar a los hombres como si fueran ropa interior de quita y pon si está permitido, pero fumar no.

A tal efecto, legislan para que los últimos adelantos en contraconcepción sean accesibles a cualquier señora, con formación suficiente, a partir de los 16 años (que, me imagino, es la edad que ellas estiman por conveniente para empezar a follar) y legislan para que no puedan fumar sus madres que, naturalmente, no saben nada de eso.

Esto que describo, amigos, ha pasado siempre. Unas señoritas y señoritos que ven Gran Hermano y Sexo en Nuevayork pretenden dar lecciones de moral y saber estar,  a sus madres que son, además de sus madres, grado, postgrado y doctoras. Y pretenden enseñar a sus padres a tener hijos, padres estos que, a cierta edad, ya tienen prepucio, pucio, postpucio y los pelos del escroto chamuscados del humo de cien batallas.

Como yo soy un tío cosmopolita, informado y democrático, antes de decir ni pío, he tirado de mis contactos en el nomenclator y me he enterado de jugosas y documentadas consideraciones que me han dejado circunflejo.

Consideraciones tan estupendas como que un pitillo hace más daño que una píldora del día después y, ni se acerca, al placer que se consigue.

Los más filósofos-ideólogos me cuentan que “la libertad de uno termina donde empieza la de otro” y que si me fumo un marlborito, cerca de él, le puedo perjudicar su salud, pero si me como una de esas bombas de hormonas a él no le pasa nada. “A ti no, pero a mi hija si”, pienso.

Le explico que vendría a ser como que yo puedo fornicar sin sentimiento ninguno, sin protección y sin ningún sentido de la responsabilidad, después de ponerme ciego a gin-tonics con coca, pero no me puedo echar el cigarrito de después, si ella es “no fumadora”. Vamos, que lo que más perjudica de todo ese escenario es el cigarrito.

Naturalmente, me hace la aclaración de que yo soy un machista asqueroso (textualmente) porque no tiene por que ser “ella”, puede ser “él”. Yo contesto que estoy de acuerdo, porque él lo dice, pero que si es “él”, como yo también soy “él”, para que queremos la píldora del día después?. Me asusta que eso también lo pongan obligatorio y, entonces ya si, seré machista “por Ley”. Le pregunto que cuantas parejas ha tenido y me contesta “no muchas, tres o cuatro”. Me quedo como las muñecas de plástico: con cara de sorprendido (no lo sabe bien). Tres o cuatro no son muchas.

Decido poner fin a la conversación cuando insiste en este concepto y empieza a argumentarlo con las costumbres de griegos y romanos, hablándome de estadísticas amañadas y estudios sociológicos sesgados. Mucho me temo que acabaremos comentando el Antiguo Testamento, me tocará el papel de Lot, no me apetece nada y no es el tema que nos ocupa. Además, para que le voy a hablar a este “fistro” del 314 y siguientes del Código Civil?.

No voy a adelantar nada explicándole que, a los 16 años, en España no se tiene capacidad legal para obrar libremente. A ver como le explico yo a este lumbrera, cumbre de la cultura, lo que decía Saramago que “hay un montón de gente que me incita e invita a hacer deporte, cuando yo no le he pedido a ningún deportista que lea”. Como explicar que, a mi, me mueve más Saramago que Cristiano Ronaldo, si hablamos de portugueses?. Que prefiero, cien veces, a los fumadores libres y tolerantes que a los alienados estúpidos e intolerantes que no fuman. Que hace mucho más daño Gran Hermano que un cigarrito.

Otro par de iluminados me hacen consideraciones económicas sobre el costo de los tratamientos médicos y farmacológicos que utilizan los fumadores.

Cuando les contesto que “más cuesta el de los esquizofrénicos  no fumadores”, se enfadan mucho. Ahora que lo pienso, creo que era el mismo pero parecían dos.

En 1.975, señores, con el corpus legal existente, Doña Guillermina y todas las mujeres que yo conozco hacían lo que les salía del criterio y nadie les decía “esta boca es mía”. Ahora, tampoco se les dice nada.

Todos lo pensábamos, pero no se procesaba, ni se delataba, ni se quemaba, ni se echaba de los espacios públicos a ninguna mujer por amar a los hombres como si fueran ropa interior de quita y pon, por fumar, o por ambas cosas a la vez. A ningún hombre, que haga esas cosas, le preocupaba si la señora se está fumando un puro. En el peor de los casos se las echaba de los espacios privados. Algunas veces de una forma muy desaconsejable y ahora ilegal (a hostias). Nunca he estado de acuerdo con esos procedimientos, hay formas más racionales y educadas de solucionar esos problemas.

En 1.975, cuando un hombre hacía esas cosas era un “mujeriego”. Un tipo con el que había que tener cuidado; un tipo informal, inconstante y, en los más de los casos, irresponsable.

Todavía quedan de esos (siempre los habrá), son necesarios y bastante tienen con lo suyo. Yo conozco muchos idiotas de esos, si. Menos mal que esos méritos no han puntuado nunca en los concursos de traslados, de momento. No descarto encontrarme a Jesulín de Director General. El futuro es incierto siempre, por eso es futuro.

Tan incierto es el futuro que en mi vida hubiera yo podido pensar que podría haber “bautizos civiles”. Pero visto lo visto, he manifestado mi deseo de tener una “extremaunción civil”. De todas formas cuando llegue al cielo, y como Dios ve hasta nuestros más ocultos pensamientos, me la voy a ganar me ponga como me ponga. Mi madre estará allí.

Hasta ahora, que yo sepa, no se ha inventado ninguna palabra que defina esa conducta en una mujer. Yo propongo “hombreriega”. Solo me queda saber con cuantas parejas y relaciones, actualmente, se puede considerar a una mujer como tal. Haré un panel de especialistas y una encuesta.

He oído alguna que otra propuesta alternativa, como “monógama sucesiva” ó “especialista en relaciones instrumentales”. Siempre he dicho que me parece bien. La calificación solo depende de la razón y el universo de sucesos, de la sucesión.

Mucho me temo que se trata de un asunto fiscal, es decir, diferenciar a las que cobran en dinero de las que cobran en especies. De los que pagan, a través del tabaco, y los que no.

Mucho me temo que es un asunto económico. Lo primero que hay que eliminar es la competencia directa y, si no, al tiempo. Ya andan tratando de quitar los anuncios por palabras de los periódicos, y los Nicorettes hacen su agosto.

Mucho quiero temerme que, cada vez, hay menos mujeriegos y más hombreriegas. La competencia se está poniendo dura.

Se trata de dividir: los nuestros y los suyos. Vender.

Y ahora nos encontramos con que el gran problema de la Suma Sacerdotisa y toda la corte de vestales renovadas del Capitolio, es que el tabaco perjudica la salud colectiva….pues está muy feo decirlo, en este caso, pero “con dos cojones”.

Y a mí lo que me parece fatal es que personas tan poco instruidas, con tan escasos conceptos éticos-morales y tan sanas lleguen hasta puestos de tanta responsabilidad.

No me queda por menos que proponer que, de Director General para arriba, sea obligatoria una prueba cerebral de Tomografía por emisión de Positrones y un test de psicopatía del tipo PCL-r.

Los ciudadanos normales, es decir, la mayoría, deberíamos centrarnos en los problemas reales.

En los cinco millones de compatriotas que no tienen trabajo, en elegir dirigentes que les paren los pies a los de las eléctricas, que nos chulean lo que les da la gana, y a los de los productos farmacéuticos (ojo!, no a los farmacéuticos de profesión), que se llevan a los ministros a Cancún, con la excusa de wonderfulouses congresos, y nos colocan varios millones de dosis de vacunas, que no sirven para nada, a cuenta del miedo que nos da pillar la gripe, cuando la mitad de los que pillan la gripe es, precisamente, por vacunarse. Auténticos expertos en tratamiento de la información y las comunicaciones.

Centrarnos en que no se trata de alargar la edad de jubilación, dando por perdidos a los parados, sino de hacer que esos cinco millones de personas trabajen y colaboren al sostenimiento del Estado Social.

Se trata, en definitiva, de entender correctamente la So-li-da-ri-dad.

Si, amigos, si. Claro que si. Lo del tabaco es una cortina de humo (nunca mejor dicho), lo de los controladores es otra cortina de humo, (esta solución va a costar cinco veces más que si le das sus euros) lo de la tregua de ETA es otra (Herribatasuna, quiere dinero)….y así sucesivamente hasta mayo. Administrarán los tiempos, no lo duden. Nos conocen, ellos tienen que comer y vigilar sus complementos de altos cargos. Lo demás les importa bien poco.

Mi propuesta?. INSUMISION.

Como se instrumentaliza esta insumisión?: Mentir en todas las encuestas. Ale!!!!…a tomar por el culo el CIS y todos estos. El que tenga escrúpulos morales con la mentira que no conteste, siempre hay una casilla.

Si D. José Luis y sus acólitos, estos y los que vengan, quieren saber, que vayan a Salamanca y bajen a la calle para hablar con la gente.

Voy a procurar no ir a los bares. No consumir, no gastar. Ya se que ellos no tienen la culpa pero, desde luego, no voy a gastar y salirme a la calle a fumar porque a un maricón pusilánime le de miedo el humo.

Eso es mucho más perjudicial para mi salud física y moral, porque acabaré metiéndole una mano en la mandíbula al madiquitar y, como será uno de esos tipos que se ponen morados a endorfinas en los gimnasios, me devolverá para todos mis compañeros y para mí, el primero (Woody Allen lo describe muy bien, en su última película). Cuidado, alerta!!!, todavía estoy en condiciones de, como el Infanta María Teresa en Santiago de Cuba, poner mi proa al viento y soltar todo lo que tengo. Me faltan hormonas, ciertamente, y tengo mucho que defender, pero sigo midiendo 1,80 y pesando 90 kg.

En cualquier caso, esta conducta está ya conocida en Dinamarca, Noruega y otros países. Alquilaremos clubes privados, donde la elíte del vicio y la depravación podamos charlar amigablemente, tomar un “esencial de pera” y fumar un cigarrito de tabaco turco sin que algún ñoño o ñoña histérico o histérica del nomenclator nos saque los colores, cuando se desinhiba, después de ponerse morado a cocaína.

Debo significar, además, los efectos beneficiosos que el tabaco tiene sobre el sistema sensorial y/o límbico. De todos es sabido que, cuando estás muy estresado y en algunos estados de ansiedad, fumar relaja. Ya lo decía la canción: “fumando espero…”. Cuando vemos a algún amigo alterado decimos: “Vale, tío. Venga, échate un cigarrito”.

En este caso yo diría: “Leyre, cielo, venga tranquilízate, échate un cigarrito y piensa lo que haces, mi vida. Te pongo una copa?, te traigo un resumen sobre la defensa de valores como la libertad, la igualdad, la solidaridad o la defensa de la democracia, que han sido los ejes sobre los que se han articulado los pensamientos de Pablo Iglesias y otros ilustres ciudadanos de España?. Quieres que hablemos sobre la Inquisición, el macarthismo o el Tribunal de Orden Público?. Quieres que discutamos sobre los distintos programas, capítulos y partidas del presupuesto de tu Ministerio para ver cuales son deficitarias y cuales no?. Discutimos cuales son, absolutamente, imprescindibles y cuales son un cuento chino?. Quieres que discutamos cuales son sociales y cuales de opinión?. Hablamos sobre la diferencia entre opinión y criterio?.

Claro que si le digo eso, a esa señorita, igual acabo en la cárcel por “machista paternalista”. La forclusión del “nombre del padre” es un asunto muy chungo, decía un tal Lacan, un tontodelculo francés. Desde luego, un blog de este corte no es el espacio adecuado para discutir, con rigor, de presupuestos.

Y siempre, recomendaré a los alcaldes que, aunque lo piensen, sujeten su lengua y no se pongan en el disparadero, que decía mi madre. Los conozco lenguaraces de todos los colores.

En el caso del de Valladolid, que lleve los preservativos a mano; nunca se sabe!!!. Si sigue haciendo esas propuestas, igual alguna le sale bien y arruina su matrimonio.

Ya le digo, Sr. Alcalde, que cada vez hay más hombreriegas y menos mujeriegos pero se gasta enormes cantidades de dinero público en que parezca lo contrario (la igualdad real). Hay que ser más discreto y aseado, hombre. Les está, usted, haciendo el caldo gordo, me imagino, para arañar algún voto.

No le enseñaron, de chico, que del árbol caído no se debe hacer leña?. Doña Leyre, amigo, no tiene más recorrido. Solo le quedan las tertulias de Telecinco, se ha definido.

Profesionalmente, no le parece, eso, triste a los 34 años?. Donde cree, usted, que estará esta señorita el año que viene por estas fechas?.

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. pipiyo
    enero 20, 2011 en 9:48 am

    He disfrutado leyéndolo, y eso que ni fumo ni voy con mujeres (o mejor dicho: no vienen a por mí).

  2. enero 20, 2011 en 10:47 am

    Gracias, Pepe. Las mujeres…..como el vino. Solo las buenas, las mejores no son más buenas, solo más caras.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: