Inicio > QUASI PROFESIONALES > HIPOTECAS Y NIEVE

HIPOTECAS Y NIEVE

Hace unos meses íbamos, mi amigo Watercil y un servidor de ustedes, camino de Sierra Nevada; eran las seis y media de la mañana y circulábamos en mi coche, conduciendo él, a la altura de Despeñaperros.

Teníamos intención de comprar los Canónigos dulces de Granada y a falta de los Hojaldres de Guarromán, que quedaban para el retorno, el día de aire libre y ejercicio físico se prometía agradable, aún sabiendo que las probabilidades de nevada, en Borreguiles, eran altas.

La tarde anterior, en nuestro paseo diario, nos encontramos al traumatólogo que recuperó mi tibia y mi peroné. Mi señora, prudente por naturaleza, le preguntó: “a que no es conveniente que esquíe?”. A lo que el fenómeno doctor contestó: “por qué no?”. Él, también, estaba interesado en probarme.

El objetivo de este viaje era absolutamente lúdico. Watercil quería quitarse el “mono” del esquí, poniéndose el mono de esquiar, y yo pretendía probarme, pues llevaba dos años sin esquiar. La libre voluntad de las partes estaba garantizada.

En la radio nos dicen que en la Audiencia Provincial de Navarra, un juez muy social él, había dictado una sentencia por la cual el valor de venta en la subasta debe ser suficiente para saldar la deuda hipotecaria.

Como mi amigo y yo estamos hipotecados, esa noticia nos interesó mucho. Los dos sabemos que cuando se produce un procedimiento de embargo se pierde mucho.

Me puse a investigar esta sentencia tan social.

Efectivamente, esta sentencia se refiere a un caso muy particular en el que la vivienda subastada se la adjudica la propia entidad financiera que concedió el préstamo por un valor de subasta del 50%, en tasación.

Es decir, el banco, cuando concedió el préstamo, tasó en 100. Los prestatarios no pagaron y el banco embargó, solicitó la subasta por la deuda pendiente. Como el mercado no tiene el coño para rulos, quedó desierto el procedimiento y, como es preceptivo, se produce a una segunda subasta por el 50 % del valor de tasación inicial.

Entonces el Banco, muy cuco él, se la adjudica por este valor y reclama el resto de la deuda más los intereses, gastos, músicos y danzantes (que siempre existen en estos procesos).

Su señoría, que se da cuenta de la jugada porque es una persona preocupada por la actual situación económica; alertada su sensibilidad y moralidad sociales, le dice al Banco que con lo que ya ha pillado se va a apañar.

Me imagino que cualquiera que tenga dos dedos de frente comprenderá lo que ha pasado.

El Banco, amparado en el procedimiento descrito en la Ley Hipotecaria, quiere la vivienda y una pasta adicional para cubrir sus garantías. O lo que es lo mismo, si se queda con la casa al 50% de su valor y si consigue otro 25% de garantías, oyes!!!, mejor que mejor. De esta forma tiene mucho más margen de maniobra para vender la casa.

De esta forma, igualmente, conseguirá unas plusvalías mayores, cuando el mercado sí tenga el coño para rulos. Y, en tanto pase eso, sanea su balance.

Ese no es el negocio de los bancos, pero a falta de pan…..y dado que los pasivos siguen subiendo.

Así, en este caso particular, hay una persona de Autoridad que le dice al Banco que es un listillo, y que estas cosas no se deben hacer.

Y qué es lo que no se debe hacer?.

Pues varias cosas, a saber:

1º.- No se deben camuflar prestamos al consumo con prestamos hipotecarios (el valor de tasación inicial era superior al valor de escrituras, más gastos).

2º.- No se debe esperar a la segunda subasta para adjudicarte el bien hipotecado. Se acabó el jugar con ventaja.

3º.- Prestador y prestatario se deben atener a la tasación acordada inicialmente y al valor de subasta que se fija en la escritura de préstamo. No se admiten nuevas tasaciones, a la baja, alegando perdida de valor en el mercado.

Yo me pregunto, en este momento:

1º.- Que hubiera pasado si el adjudicatario, en la segunda subasta, no hubiera sido el Banco?. En este caso, se acabó la mala fe del prestador. Se acabaron el abuso y los trucos a la Ley Hipotecaria que, entiendo yo, es lo que se cuestiona en esta sentencia.

2º.- Que hubiera pasado si su Señoría hubiera sido menos social, más justo y hubiera dicho en la primera subasta (en términos jurídicos, claro):

2.1.- “Puesto que no se estima actitud dolosa por parte del prestador.

2.2.- “Puesto que es el prestatario el que origina esta situación al dejar de cumplir con las obligaciones a las que se comprometió”.

2.3.- “Puesto que no ha asistido a la subasta un tercero de buena fe”.

Procede:

2.4.- Que el prestatario proceda, por su cuenta, a la venta del inmueble.

2.5.- Que se entienda esta Sentencia como amortización anticipada del préstamo y se proceda al pago del lucro cesante, determinado en la escritura de préstamo, por parte del prestatario.

2.6.- En el momento que se produzca la venta se proceda a liquidar la diferencia entre venta e importe restante del préstamo.

2.7.- Se imputen los gastos de venta más los intereses financieros y los judiciales al prestatario que, en definitiva, ha originado este follón.

Y todo esto, entiendo yo, viene originado por el gran fárrago legal que hay que considerar cuando se produce un caso de estos.

Y estos casos se producen porque es muy fácil pensar y decir “que hijoputas son los bancos”, a nadie se le ocurre pensar, cuando está en una situación de estas, “que pedazo de mamón soy yo”.

La libre voluntad de las partes, consagrada en el art. 1.254 del Código Civil Español, debe quedar clara en cualquier contrato, donde una parte se obliga, ante otra, a recibir un beneficio y a compensar, retribuyendo esta prestación.

Si cualquiera de las partes incumple los términos del contrato, desde luego, lo que no puede alegar es “variación en los mercados” ni, desde luego, “variación en mis sentimientos”. Eso es tanto como decir “me lo dijo un veterano”, “los que me quieren me aconsejan” o “mi vecina ha comprado, luego ha vendido y ha ganado doscientos mil piedrolares”. Enhorabuena para tu vecina, cielo. En la Ruleta Rusa, tienes un 83 % de posibilidades, en la primera jugada, de no morir, en la tercera, tienes un 48 % de morir.

Podrá alegar vicio en la libre voluntad, pero eso hay que demostrarlo. Una forma muy fácil es declararse “insano”, en el momento de la firma del contrato (aviso, para navegantes despistados).

Lo voy a decir de otra manera: cada cual puede pactar lo que quiera, con quien quiera y cuando quiera, siempre que ambas partes esté de acuerdo.

Los notarios no están para comprobar valoraciones o hacer de interventores de estas operaciones, están para dar fe de que el contrato se celebra y se subscribe en plena libertad de las partes.

Una vez celebrado el contrato, estaremos a lo que digan la leyes y lo que dicen las leyes lo interpretan los jueces. Esto es así, amiguetes.

Si el juez interpreta mala fe en cualquiera de las partes, como es el caso de Navarra, igual tenemos algunos problemillas y resultará que “el tiro nos ha salido por la culata”.

Siempre he pensado que hacerle regates a la Ley es muy peligroso. Bordear la Ley, invocando cualquier principio o sentimiento, sin tener los asuntos documentados conduce, creo yo, al tiro por la culata.

Algunas personas, por loor de su formación académica u otras circunstancias, sabemos que las valoraciones y tasaciones están muy bien cuando se trata de determinar un valor sobre el cual se van a gravar impuestos, tasas u otros conceptos impositivos, pero el valor de las cosas se determina con la venta y la venta está sujeta, así mismo, a la libre voluntad de las partes, sencillamente porque es esa libre voluntad la que regula los mercados, en un Estado de Derecho.

Por tanto, cualquier juez debe saber que jugar con valoraciones para arruinar a alguien no es, ni debe ser nunca, legal, ni moral, ni ético, ni nada de nada. Solo debe ser indicativo del carácter abyecto de la parte que haga esas cosas.

No soy juez y nunca he hecho sentencias, además respeto a los jueces honestos porque debe ser muy jodido interpretar la voluntad de las partes. Me parece que estos hombres (los honestos) tienen tal valor incalculable que ni el propio Rousseau alcanzó a comprender.

En este caso, y en todos, entiendo, que no es que la Ley Hipotecaria sea mala y haya que cambiarla, es que hay que interpretarla bien y frenar a las personas, físicas o jurídicas, que intentan bordearla, hacerle trucos y regates en propio beneficio.

Me estoy refiriendo a todas las personas. Aquellas que pretenden hacer pingües negocios comprando y vendiendo bienes inmobiliarios hipotecados y les sale mal la jugada, y me refiero, también, a las entidades de crédito que, una vez cerrada la puerta de la jaula, tienen a los prestatarios a su merced.

En situaciones de mercado como la actual, echar la culpa a unos u otros es muy arriesgado.

Tienen la culpa las Entidades de Crédito?. Si es así, por qué razón el Poder Ejecutivo las apoya con dinero publico?. Naturalmente, la señita Leyre o sus equivalentes, me van a contestar que porque, si no lo hacemos, el Sistema se derrumba y los Cuatro Jinetes de la Apocalipsis aparecerán sobre el suelo patrio.

Yo, que estoy muy motivado en este tema, empiezo a apreciar síntomas de que estos Jinetes están ya muy cerca.

Un dato muy revelador es que Angela Merkel, delegada comercial de estos malvados, ya ha venido a decirnos que necesita Ingenieros, Arquitectos y gente muy cualificada. Siempre pienso: “cojones!!!, por qué no se lleva a los abogados?”, claro, que de sobras sé por qué no se lleva a los abogados. Alguien que no sabe matemáticas, que coño pinta en Alemania?.

(inciso: cuando hablo de abogados, me refiero a los licenciados en derecho, que se llaman, a si mismos, jurídicos, no a los que ejercen de Abogado y cumplen su función en los Tribunales).

Echar la culpa a un matrimonio de pobres jubilados que se compran un pisito, al final de sus días, para vivir y luego no pueden pagar la hipoteca (me imagino que porque no calcularon bien la revalorización de sus pensiones), tampoco me parece justo. Se puede incluir este caso en lo descrito en el Código Civil como “error” a la hora de estimar la libre voluntad de las partes en la firma del contrato?. Pues no lo sé. Doctores tiene la Iglesia, decía el Padre Astete, a ellos someto mi criterio.

De ahí a estimar, entiendo, con muy mala fe que yo firmo un contrato para hacer un “Business” y si me sale mal el asunto que sea Rita la Cantaora la que pague los platos rotos……. Y fíjense ustedes, amigos, ni aún con buena fe.

El objeto social de los Bancos es ganar dinero. Es su principal objetivo, que cumplen espléndidamente cada año, por tanto no se debe estimar mala fe cuando un Banco hace maniobras orquestales en la oscuridad, o a la luz de un viejo farol, para trincar todo lo que pueda. Solo hay que regular que no trinque más de lo que debe.

Sí se debe estimar mala fe cuando un particular, que no tiene ese objeto social, hace las mismas maniobras.

A mí me da mucho más asco toda esta caterva de personas que están siempre alrededor de estos procesos, como buitres, tratando de pillar cacho a costa del infortunio, cuando no de la desgracia, ajena.

Me dan asco las personas que se aprovechan de dudosos procedimientos que son inmorales, por más que legales, con el mismo objetivo de siempre: pillar cacho para su beneficio personal.

Y me dan mucha pena las personas que piensan que pillar cacho “por la patilla”, es correcto.

Es decir que si pillo un pastel en el alfeizar de una ventana, me lo como aunque no sea mío. Si consigo engañar al pastelero para que lo ponga a enfriar en el alfeizar de la ventana……me lo como y luego digo que “es que mis sentimientos han cambiado”. Qué bonito!!!.

He oído algunas voces respecto de lo que habría que hacer con la Ley Hipotecaria. Voces que, dada mi profesión, me ponen los pelos como escarpias.

Si el valor de subasta o tasación de segunda intención debe ser suficiente para amortizar la hipoteca, los bancos, que no son tontos, tomarán medidas muy concretas, tales como:

1º.- Los límites de concesión de prestamos para viviendas bajarán de tal forma que el prestatario deberá aportar, antes de la hipoteca, una cantidad muy importante del valor del inmueble.

Es decir, antes de la firma de escrituras se debe haber pagado, por lo menos, el 50 % del inmueble, en evitación de “cambios en los mercados o en los sentimientos”.

2º.- Los tipos de interés a los que se firma esa hipoteca subirán, por lo menos, al doble.

3º.- El préstamo promotor encarecerá el valor del bien hipotecado y, en cualquier caso, el mazazo al sector será mucho más demoledor que la puñalada que le metió nuestro insigne líder de civilizaciones orientales en 2.008, por mérito de las viviendas de 25 m2 , regulación de los mercados y estupideces parecidas.

Y todo este escenario a cuenta de gente que no cumple sus compromisos, a los que se obligó libremente.

Piensan ustedes que poner todo este pastel sobre la responsabilidad de los jueces es correcto?. Tal vez queremos convertir a los jueces en curas párrocos que estimen las actitudes dolosas, culposas o melosas de las personas deshonestas?. Impondrán, los jueces, a las personas que no pagan una penitencia consistente en dos Ave María y un Credo?.

Quiero insistir que los Bancos son eso, Bancos y no se les puede atribuir actitud deshonesta cuando quieren su dinero, el suyo. El que prestaron, con sus intereses y gastos. Si les pones impedimentos, pondrán mucho más difícil el acceso al dinero.

Si hacemos esto, hay que tener claro que lo que estamos haciendo es menguar el Estado de Bienestar, para beneficio de los que incumplen.

Si, en la última década, en España se ha tenido tan fácil acceso a la vivienda es, ni más ni menos, porque el dinero estaba muy barato y esto es, ni más ni menos, porque había exceso de dinero.

Los Bancos no solo lo daban muy barato, además daban mucho. Incluso más de lo que hubiera sido prudente.

Si la situación se consolida; si esta sentencia se hace Norma, hemos de ver como el acceso a la propiedad se reduce a los niveles que existían en mitad del siglo pasado, niveles pre-constitucionales.

Cuando esto pase y solo los pudientes tengan vivienda en propiedad, lloraremos y crujiremos los dientes diciendo: “hay que nacionalizar la banca”.

Estamos en cinco millones de parados, de los cuales el 40% pertenecen al sector de la construcción…..algún dato más?.

La actuación de cuatro tramposos-negociantes, vendiendo historias de penita, no debe ocasionar esta situación.

A qué estamos jugando?.

Bueno, pues aquel día fue un día malo de esquí. Nevó, de cojones, en la ladera del Veleta.

La pequeña desviación angular de los ejes de mis huesos, que me ha quedado como secuela del fatídico accidente de circulación, es pequeña cuando voy con los zapatos puestos, pero cuando me pongo una tablas de 1,60 m, se hace muy grande, por aquello de los arcos tangentes.

Esta fatalidad hace que, para mí, el giro a la izquierda se haga insufrible hasta el punto de que no disfruto, y si no disfruto, mucho me temo que va a ser muy difícil que un servidor vuelva a viajar con el Sr. Watercil por Despeñaperros a esas horas.

Ante tal eventualidad, después de un par de bajadas y obedeciendo a pies juntillas a mi señora, opté por la seguridad de un bar, al calor de los callos con garbanzos, las albóndigas de carne, los vinos generosos y cosas así, tan perjudiciales para mi salud. Lo pasé fatal.

En cualquier caso, la temporada que viene, volveré a hacer otra prueba, aún sufriendo. Como dirían los de Tomelloso, en el caso de un supuesto hijo de la nieta de Franco con Tom Jones, al cual llamarían Paco (como el abuelito): Paco Jones, los míos.

Mr. Watercil disfrutó como el niño que es y como todos los goces, en este mundo, tiene sus consecuencias, ya que, una vez resuelto el trámite de los Hojaldres, nos encontrábamos de vuelta a la altura de Valdepeñas, a las 20,30 de la noche, cuando una llamada le alertó de que, en unos minutos, se declararía la absoluta dejación de sus deberes paternos y recaería, sobre él, la correspondiente penalización.

Menos mal que llevábamos un coche potente y pudimos sobrepasar, con mucho, los límites de velocidad que me marca mi mala vista.

Naturalmente, los Canónigos y los Hojaldres actuarían como atenuante en el juicio que le esperaba.

Ves, Watercil, lo que pasa por gozar tanto?.

Dios mío, que infierno de día!!!!.

Anuncios
Categorías:QUASI PROFESIONALES
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: