Archivo

Archive for 17 agosto 2011

IN HOC SIGNO VINCES

Esta soleada mañana de verano se celebra la Asunción de la Virgen. Estrellita y este su humilde servidor hemos ido, como todos los años, a ver a nuestra Virgen del Sagrario.

Nosotros no somos muy católicos que digamos, aunque nos educaron para serlo, pero sí sabemos de donde somos y cuales son las costumbres de nuestra ciudad. Pertenecemos a ella.

Al llegar a la Catedral, Estrellita iba tan guapa que la gente ha pasado del cura, que estaba dando misa, y han vuelto la cara para verla o quizás me lo he imaginado yo.

Después de visitar a la Virgen y a San Ildefonso, hemos paseado por las calles de nuestra ciudad hasta llegar a Zocodover donde, como es tradición, nos hemos sentado a tomar café en las marquesinas. Hay que ser de aquí para entender esto; son nuestras tradiciones. Solo queremos que nos dejen tenerlas sin hacer daño a nadie.

En la tradición cristiana, la Virgen madre de Jesús el Nazareno, subió al cielo “en cuerpo y alma”, espero que no fuera con Ryanair. Si quieren leer como fue aquello, Fray Luis de León fue mucho más romántico que yo.

En la tradición toledana, el día 15 de agosto con la fresca, vamos a beber agua de los botijos de la Virgen.

En las marquesinas de Zocodover ves pasar a unos y otros:

–        Hombre Alfonso!!!, como va la vida?

–        Bien, muy bien (eso es que está jodido).

–        Como van tus hijos?

Los padres tendemos, con frecuencia, a exagerar los logros de nuestros hijos.

–        Muy bien, el mayor ha terminado la carrera y tiene un empleo esplendido. Viaja mucho; hace más de 500.00 km. Al año.

Actualmente tener un empleo que te haga viajar por todo el mundo, viviendo en los aeropuertos y consumiendo cocaína, es un gran empleo.

–        Ah!, pues me alegro mucho, oyes!!!.

–        Y las tuyas?

–        Mal, muy mal, las dos son de mi gremio y desde que nuestro insigne líder decidió ponerse a pinchar todo lo que pillaba (como mi tío, el practicante), estamos todos jodidos.

Así vamos, somos prácticamente, los responsables de la ruina económica del país (junto con Aznar), pero hay que poner buena cara porque cuando éramos profesionales admirados tampoco la poníamos mala. Nos mandaron, a todos, al paro como castigo. Peor lo pasaron en Cuba, (me consuelo).

Ahora está todo lleno de jóvenes católicos que han venido de todo el mundo a España acudiendo al llamado de su líder espiritual. Naturalmente, les dan el gorrito, la mochila y el pañuelito que les distingue e identifica.

Cientos de miles de personas se reunirán en Madrid para loor y gloria de su líder espiritual que quiere dar una demostración de poder. No tengo ni pajolera idea de a quien se lo quiere demostrar, ni para qué, ni puta castaña que me importa.

Lo qué si sé, porque se ve a simple vista, es que:

1º.- Están sumamente organizados.

2º.- Están fuertemente jerarquizados.

3º.-  Son fanáticos de un sentimiento.

Esta mañana, ya les digo, estábamos sentados en Zocodover y un grupo de, al menos, cincuenta jóvenes de color y de ambos sexos cantaba sus canciones tribales, con instrumentos subsaharianos, pero entremedias de los ritmos africanos se oía: Aleluya, aleluya.

Toda la escena se desarrollaba alrededor de las mochilas agrupadas en el centro y que hacían de sustento de una cruz metálica dorada.

No me opongo a que los católicos usen las instalaciones públicas para sus ritos y movidas, como no me opongo a que lo hagan los seguidores futboleros o los rockeros.

No me opongo, aunque no me gusta, a que ocupen cuatro carriles de la Castellana para sus vía crucis o sus festejos, como no me opongo a que lo haga el Real Madrid o el Barcelona.

Y no me opongo aunque esto le cueste algo de dinero al Estado…a beneficio de inventario. El Estado está para dar servicio a todo el mundo.

Las asociaciones de laicos, gayers y los que se titulan, a sí mismos, verdaderos católicos, están muy cabreadas y yo no les veo el motivo, salvo que el motivo sea que ellos no son capaces de tener esta capacidad de convocatoria, por más que quieran ocupar Sol, ellos también. Algunos, incluso, compiten por los ratios de ocupación hotelera y por el volumen de negocio que generan.

Laico debe ser el Estado porque así lo pone en la Constitución pero, insisto, debe dar servicio a todo el mundo, sobre todo si el servicio cuesta poco.

Estos jóvenes, por más que me lo quiera contar D. Rouco, van a gastar poco, pero son criaturitas de Dios y hay que atenderles. Los de Zocodover no consumieron nada pero tenían la carita como la de aquel negrito del Domund que tenía una ranura en la coronilla y los chavales le metíamos monedas….hace tanto de eso!!!. Es tan antigua esa imagen!!!.

Recogieron sus mochilas, su cruz y su bandera y en formación de tres en fondo, guiados por un cura barbudo, enfilaron Calle Ancha abajo, imagino, directos a la Plaza del Ayuntamiento para volver a montar el festival de canticos; para dar ejemplo de su fe a los Gentiles, vuelvo a imaginar.

El reloj del Arco de la Sangre marcaba las doce del mediodía, hacía un calor de justicia, pero a estos no les importaba mucho, cogieron el tole-tole y pa’lante como los de Alicante.

Me llamó la atención que estos jóvenes, cuando cantan y bailan, llevan la mirada fija en un punto de fuga lejano, como las bailarinas de ballet cuando dan vueltas. Trato de ver cual es ese punto lejano, pero es más que evidente que, a mí, Dios no me quiere, seguramente porque yo a Él tampoco.

Tal vez sea porque yo estoy buscando, en ese punto, un Lábaro con las letras “xi y ró” y un lema que me diga “IN HOC SIGNO VINCES”.

Tal vez sea porque siempre he considerado que no es importante vencer sino saber para qué vences. Si no sabes para qué, por qué pelear?.

Tal vez porque nunca me ha hecho falta ningún lábaro cuando sé para qué tengo que vencer. Si me lo explicas con claridad y no me mientes, mi brazo y mi espada estarán a tu servicio.

Esto son consideraciones mías…..

Deseo y espero que todos estos jóvenes hagan lo que tienen que hacer, con tranquilidad, den ejemplo de su fe y nadie les contraprograme….dentro de una semana cada uno estará en su casa, con menos dinero y más dudas: Rouco y sus monaguillos cobran todos los meses.

Este tipo de movimientos eran posibles en tiempos de Pedro el Ermitaño, cuando al grito de “Dios lo quiere” llevaban a miles de personas al martirio, pero en el siglo XXI sería mucho más correcto el grito de “la sociedad de la información lo quiere”……..si les dejas solos se diluirán como lágrimas en la lluvia.

No aparecerá ningún lábaro.

Anuncios
Categorías:Uncategorized

LAS LÁGRIMAS DE SAN LORENZO

(Disculpen mi pesadez, las palabras en azul son la música de este texto. Botón derecho, abrir en pestaña nueva).

REMEMBER WHEN YOU WERE YOUNG,
YOU SHONE LIKE THE SUN.
SHINE ON YOU CRAZY DIAMOND.
NOW THERES A LOOK IN YOUR EYES,
LIKE BLACK HOLES IN THE SKY
SHINE ON YOU CRAZY DIAMOND.
YOU WERE CAUGHT IN THE CROSS FIRE,
OF CHILDHOOD AND STARDOM
BLOWN ON THE STEEL BREEZE
COME ON YOU TARGET FOR FARAWAY LAUGHTER,
COME ON YOU STRANGER,YOU LEGEND, YOU MARTYR,
AND SHINE!.
YOU REACHED FOR THE SECRET TOO SOON
AND YOU CRIED FOR THE MOON.
SHINE ON YOU CRAZY DIAMOND.
THREATENED BY SHADOWS AT NIGHT,
AND EXPOSED IN THE LIGHT.
SHINE ON YOU CRAZY DIAMOND.
WELL YOU WORE OUT YOUR WELCOME
WITH RANDOM PRECISION
RODE ON THE STEEL BREEZE,
COME ON YOU RAVER, YOU SEER OF VISIONS,
COME ON YOU PAINTER, YOU PIPER, YOU PRISIONER,
AND SHINE!

Fíjense ustedes como se ponen las cabezas con la calor!!!.

Se da en llamar las lágrimas de San Lorenzo a todo el espectáculo de visualización de meteoros que se produce desde el 24 de Julio al 17 de agosto.

Todo esto es debido a que el planeta Tierra, en su eterna trayectoria elíptica (bipolar), atraviesa una zona de otra trayectoria, esta vez de un estúpido cometa llamado Swift-Tuttle.

El planeta Tierra es bipolar, como casi todo en el universo. No es psicótica (no pierde contacto con el tiempo ni con el espacio) ni psicópata (nos ama, generosamente, a todos, de momento), porque nos da el invierno y el verano, nos da la vida…..con un montón de explicaciones científicas y mitológicas que contaré, tal vez, en otro momento. Nosotros somos sus hijos y como tales vivimos de ella, el día que se enfade, yo creo, hará como nuestro propio cuerpo: subirá unos grados la temperatura (en muy poco tiempo) y moriremos como los chinches que somos, como las carpas en los ríos contaminados: dando boqueadas.

Este objeto celeste (el tontodelculo del Swift-Tuttle) es una masa de roca y hielo de unos 9 km de diámetro y 135 años de periodo, que va ensuciando todo a su paso. Va dejando restos de su cuerpo por el espacio, restos del tamaño de un garbanzo.

Cuando el globo terráqueo penetra esta zona, a la velocidad a la que circula, que es algo mayor que la del coche de mi padre, volatiliza estos pequeños restos de roca provocando una disipación de energía que, a simple vista, se muestran como una raya de luz que rasga el firmamento.

El planeta Tierra es un bólido inmenso con una masa que no voy a traducir a unidades porque asusta y cuando pilla un garbanzo se lo come y se echa un pedo de 100.000 Kilojulios y, para que ustedes se hagan una idea, la bala que reventó la cabeza a Kennedy (John F.) llevaba 2.500 julios.

Bueno, pues este bólido, en la noche de San Lorenzo, se come alrededor de 1.500 garbanzos….la verdurita, el meloso de ternera, la gallina, el choricito y la morcilla. Un autentico espectáculo, señores.

Si están ustedes dispuestos a pasarlo bien, les ruego tomen nota.

1º.- DONDE?.-

En la latitud y longitud que nos encontramos (Toledo), de 1ºw, 40ºN, debemos mirar al norte-nor-este. Miren ustedes por la noche y les será más fácil.

Comprobarán ustedes que hay estrellas. Si, esas lucecitas blancas que se destacan sobre el fondo negro. Verán una cosa parecida a esto



A poco que sean observadores verán que están todas desparramadas, a su libre albedrio, pero si se toman un poco de tiempo podrán agruparlas y reconocerlas.

No todo el mundo, pero casi todos reconocemos a la Polar, esa estrellita que nos marca el norte (cuando no lo perdemos). En cualquier caso, todo el mundo reconoce el carro de la Ursa Maior, con su dos guardas Merak y Dubhe, pues siguiendo esa alineación y como a cinco veces la distancia entre ellas, verán a la Polar.

Ya estamos muy situados….a la derecha y debajo de la Polar reconocerán una gran W, con Schedar (alfa.cas) brillando como loca. Esta es Casiopea, la esposa de Cepheus, que estará enfrente, justo a la izquierda de Casiopea y debajo de la polar, con Alderamin (alfa.ceph) compitiendo con Schedar.

Siguiendo la alineación que marcan Alderamin y Schedar llegarán a Andromeda, con Alpheratz (alfa.and) mandando.

Con unos simples prismáticos de 15 aumentos podrán ver la galaxia, del mismo nombre, más cercana a la Vía Láctea, que es la nuestra.

Justo a la derecha de Casiopea y por encima de Andrómeda estará Perseo y justo por debajo de Casiopea y Cepheo estará Pegaso, el caballo alado de Perseo.

Con toda esta panda de fondo verán como llora San Lorenzo. Llora en todas direcciones, porque las lágrimas, cuando brotan, salen para donde ellas quieren y San Lorenzo regala lágrimas a quien quiere él. Es un derecho que se ganó encima de una parrilla. No se las regala a todo el mundo, no….hay que ganárselas. No se asusten, es generoso.

2º.- CUANDO?

La noche del 12 al 13 de agosto.

3º.- COMO?

Ya les digo que tomándose su tiempo, con tranquilidad. Echándose en una tumbona, poniendo el entorno fresquito con moderación (recuerden que “en agosto, frío en rostro”), conviene tener a mano una toalla de playa o algún trapo para cubrirse.

Una cervecita, rebujito de manzanilla o lo que cada uno estime por mejor para su salud y pistachos, pipas de girasol o calabaza. Algo para entretenerse sin quitar los ojos a Perseo.

Tengan paciencia, hay mucha luna y la localización de Perseo no será sencilla, pero las lágrimas alumbran mucho.

Mientras esperan podrán recordar que Perseo fue un tío que, ya desde antes de nacer, estaba muy predeterminado.

Un oráculo (como si fuera un sociólogo de antiguamente) le dijo a su abuelo que moriría a manos de su nieto, por tanto el abuelo de Perseo, que se llamaba Acrisio, encerró a su madre, que se llamaba Danae, en una torre para que no tuviera trato carnal con ningún hombre.

Este Acrisio era un poco torpe porque eso no es posible, lo diga quien lo diga y haga lo que haga (excepto la muerte, todo tiene remedio).

Total, que la tal Danae, que estaba muy buena y era un pelito guarrilla, salía a la azotea en paños muy menores, como casi todas la griegas y una que conocí cuando estaba haciendo la casa del Kiko-kan, el padre Zeus la vio y para qué queremos más!!!.

Inmediatamente se disfrazo de lluvia dorada y la dejo encinta.

Zeus, además de ser un picha-brava (este sí lo era) poseía unos poderes definitivos. Se podía convertir en lo que le diera la gana, ellas quedaban prendadas y, el tío, no fallaba una: las preñaba a la primera. Y Danae tuvo mucha suerte porque, como te descuidaras un poco, te hacía gemelos, como a Leda, cuando se disfrazó de cisne.

Zeus era un dios-hombre que se lo pasaba bomba. Llegó de la mano de los Dorios al Peloponeso, donde solo habitaban diosas y mujeres. Los Dorios eran unos indo-arios que sabían a donde iban y tenían espadas de hierro.

Mucho me temo que, en época de los griegos, en cuanto una se quedaba preñada y no sabían quien era el padre, se lo atribuían a Zeus….una cosa parecida a lo que le pasa, actualmente, a Mick Jagger. Esto lo digo porque nunca entendí por qué algunos de los hijos de Zeus eran dioses y otros solo Héroes. Algo huele a podrido en estas historias.

Pues Crisios, al reconocer las redondeces de Danae, la metió en un cofre y la tiró al mar (ustedes nunca hagan eso con sus hijas). Danae vagó a la deriva hasta que llegó a una isla donde el tirano gobernante que se llamaba Polidectes se enamoró de ella, como es lógico, y entrego el retoño a su hermano Dictis para que lo cuidara, mientras él se ponía y se quitaba las botas con la madre. Danae tuvo más de media docena de episodios de estos y en todos iba pillando cacho. Era, lo que ahora llamaríamos, una chica liberada o monógama sucesiva .

Perseo creció y le dio por incordiar a Polidectes, nadie sabe muy bien por qué, pero este le mandó a dar pomada al general Custer, o a la Puerta del Sol, que para el caso es lo mismo.

Nuestro héroe salió de naja sin saber muy bien a donde ir, pero amigos, debemos recordar que era hijo de Zeus y tenía medio-hermanos mayores muy potentes y muy colocados en el nomenclátor del Olimpo (tenía mucho enchufe).

Hermes, uno de sus medio-hermanos, era un tío muy callado y lo poco que hablaba había que interpretarlo. Era jodidisimo saber lo que quería decir Hermes hasta que inventaron a los informáticos que interpretan todo tipo de estupideces. A Hermes le pasaba como a Rubalcaba….nadaba y guardaba la ropa.

Hermes le hablo de las Nayades, las de los ojos verdes, y las cosas que podría encontrar con las ninfas de los manantiales, entre otras, el casco de Hades, un casco que cuando se lo ponía se hacía invisible…..nada, una fruslería de nada!!!.

Le regaló, por su cumple, una hoz de acero al Cromo-Molibdeno, fabricada en un sitio, sin locum, del Jardín de las Espérides. Los arqueólogos, otros de los intérpretes, no se ponen de acuerdo en el nombre del sitio. Pequeño Albatos, o algo así, parece ser, es un nombre muy deformado por la tradición árabe.

Por si fuéramos pocos, otra de sus medio-hermanas, Atenea (ni más, ni menos) le regaló un escudo brillante, brillantísimo. Y, no contenta con eso, le habló de la existencia de una mujer que tenía tres cabezas (fíjense bien, nadie mira a las mujeres a la cabeza pero casi todas las tienen) y le advirtió que si las miraba de frente se convertiría en piedra.

Así las cosas, Perseo se fue en busca de Medusa que era la señora a la que tenía que cortar la cabeza, pero como no sabía donde vivía se fue a ver a las ancianas Gayas que eran tres viejas que tenían un solo ojo y un solo diente que se intercambiaban.

Las Gayas siempre me han hecho mucha gracia porque conocí a tres hermanas parecidas….lo que ve una, pasa a la memoria común y las tres son muy embusteras y liantas, se pueden imaginar el gririgay de memoria común que tienen.

Perseo arrebató el ojo y el diente a las ancianas y les prometió devolvérselos si le revelaban la dirección de Medusa.

Al conocer la dirección, fue a verla y, siempre mirando el reflejo de Medusa en el escudo-espejo de su hermana, le dijo cuatro piropos y, en cuanto se descuidó, con la hoz de su hermano la cortó la cabeza y la metió en el zurrón mágico que le habían dado las Nayades.

Por si el niño no iba bien de enchufe, de la sangre de Medusa nació algo mejor que un Ferrari Testarrosa…..nada más que Pegaso, el caballo alado….se acabó tener que viajar en autobús.

Cuando volvía a casa, con la cabeza de Medusa en el talego, presenció algo que le dejo estupidofacto: una pava, que estaba estupenda, en paños muy menores, también, estaba atada a una roca.

Perseo pensó que la ocasión la pintan calva y que ese no era el día de la joven. Atadita y en pelotas que estaba, la pájara.

–        Au secours, au secours –gritaba ella-

–        Don’t worry, I’m your man –contestaba él-

Como todos cuando vemos a una hermosa joven en bolas, a Perseo no se le ocurrió pensar que no estaba ahí por casualidad.

–        Hola, guapa, que haces aquí?

–        Ya ves, mirando el devenir de las olas marinas y pensando en ti.

–        Ah!, que bien, y te atas para mirar las olas?.

–        Si, es normativa de seguridad.

–        Ah! Y estudias?….o trabajas.

–        Soy abogada, como todas, pero lo voy a dejar todo por ti que, me temo, eres el hombre de mi vida.

La madre que me parió, -pensó Perseo- en el lío que me voy a meter!!!. Pero ya estaba metido hasta las cachas….se había enamorado como un burro.

La desató, más que nada por comodidad, y ella le contó (en el cigarrito de después) que su padre, Cepheo, la había atado ahí a instancias de su madre, Casiopea, porque un monstruo marino, Ceto, amenazaba con destruir el reino si no se daba varios homenajes con ella.

Eso, para que vean ustedes la cantidad de tonterías que se puede creer un hombre enamorado. Ya desde la antigüedad, cuando uno se lo quiere creer…..

Andrómeda descubrió su secreto a Perseo que, a juzgar con la velocidad con la que se lo enseñó, no resultó tan secreto (lo conocían ya muchos).

Cuando apareció el monstruo, Perseo se montó en Pegaso y mirando para otro lado, enseñó la cabeza de medusa al marino, que quedó convertido en piedra.

Fue a ver a Cepheo y le dijo que se quedaba con la chica, pero este dijo que nones…que su hija era para uno “nuevito” que conocía él.

Perseo mató al pretendiente y a todos sus partidarios y vivió feliz con Andrómeda.

Antes de tener los seis hijos que tuvo con ella, fue a ver a su abuelo Acrisio, pero este, acojonado, se fue a otra isla, donde había convocados unos juegos olímpicos.

Perseo, que no tenía más intención que la congraciarse con su abuelo, se inscribió en la modalidad de lanzamiento de disco (categoría de juveniles)……lanzó, y lo hizo con un lanzamiento tan largo que atizó con el disco de piedra a su abuelo, que estaba de espectador, en el pecho…..matándolo.

Cuando Atenea se enteró de todas estas peripecias de su medio-hermano y que, además, tenía seis sobrinos….les puso a todos en el cielo, como recuerdo eterno de estas hazañas.

Se cuenta, en la tradición cristiana, que San Lorenzo fue llevado al sacrificio el día 10 de agosto de 258, lo asaron en una parrilla por no querer entregar los tesoros de la Iglesia entre los que se encontraban, bajo su custodia, el Santo Grial que Lorenzo mandó a Huesca, se perdió en la oscuridad de los tiempos y, parece ser, reapareció entre los Albigenses de Montsegur en el siglo XII.

Dicen de este hombre que, cuando estaba asándose, lo último que dijo fue: Assum est, inquit, versa et manduca….. que traducido al Román Paladino sería: me la vais a mamar todos!!!. Humor no le faltaba, al tío. Las lágrimas eran de risa……ja,ja,ja.

Disfruten, amigos, y pidan muchos deseos, pero no se lo digan a nadie que si no, no se cumplen.

Categorías:Uncategorized

MI TÍO PEPE

MI TIO PEPE (IN MEMORIAM).

“Morte è dolorosa, si vicina piú dolorosa”.

REQUIESCAT IN PACE.

No sé a ustedes, pero a mí hay momentos, en la vida, que me sobrecogen de una manera total. Momentos en los que te dejas ir por los caminos del abandono, la melancolía y la pena; sabes que tiene que pasar pero no eres consciente de lo que pasa, hasta que pasa. Te zambulles, entonces, en una especie de túnel del tiempo y, sin quererlo, llamas a todos los registros que tienes almacenados en tu cerebro, que van apareciendo en tu memoria actual como si de una presentación de Power Point se tratara.

Claro está que esto solo nos sucede a los que tenemos memoria sentimental….todos esos recuerdos de las personas queridas. Todos esos recuerdos que aparecen con fuerza, nítidos, cuando ves como bajan a su lugar de descanso eterno al hombre que amaste cuando eras niño.

Si, además, esto sucede en el cementerio de mis antepasados, donde mi madre me llama con su potente voz y me manda retornar a mis raíces, me manda obedecer a mi sangre…todo se conmueve. No puedo resistirme y me desmorono, todas mis defensas se hacen papilla.

Mi tío Pepe era una de esas personas entrañables que marcaban registros en la fértil mente de los niños. Él grabó, con sus actos y sus palabras, en los muros de mi memoria los recuerdos que luego salen a desfilar por mi mente.

Me acuerdo de cuando pelaba la pava, con mi tía, en la puerta de la casa de mi abuelo, porque no le dejaba pasar pero si le dejaba hablar con ella….desde la calle. Como ustedes se imaginarán, un hombre de honor es un hombre de honor y mi tío Pepe hacía solo eso: hablar. Mi abuelo también era un hombre de honor y no permitió, nunca, a ninguna de sus hijas pasear solas con un hombre sin que alguna “carabina” les acompañara. Mi abuelo era un republicano que no se fiaba de los hombres.

Mi tío era “prácticante” y mi tía era y es enfermera de Cruz Roja, que esa condición no se pierde nunca. Enfermera de aquellas chicas modernas, pero muy honradas, que se formaron en la Escuela de Enfermería del Hospital de la Cruz Roja, en Reina Victoria, aquellas que tenían su uniforme blanco con la cofia y su capita azul con la cruz roja en el pecho. Mi tía siempre ha sabido quien es y se ha mantenido firme.

Recuerdo muchas cosas de mi tío Pepe, pero hay una que me llamaba la atención, aunque parezca un tópico: sus manos firmes y gordas, de amplias muñecas y dedos sólidos que manejaba con la precisión de un cirujano.

Tenía una Vespa verde con la que recorría, incansablemente, las calles de Toledo poniendo inyecciones a todo el mundo; en aquella época había dos practicantes gordos y con Vespa. Uno de ellos siempre iba fumando un puro, incluso en la Vespa. Mi tío era el otro.

Como si fuera una escena de película recuerdo cuando me decía: “Tinín, vámonos a pinchar!!!”. Esto lo hacía cuando salía de su turno ordinario en el hospital. Me montaba en el asiento de atrás de la Vespa y ale!!!, a poner inyecciones por las casas. Debo decir que no solo me montaba a mí, montaba a todo el mundo.

Cuando se acercaba a su destino, él iba ya de “media anqueta” y subía la moto al caballete conmigo encima. La fiesta comenzaba.

–        Hombre Pepe, buenos días, como está tu madre?

–        Bien, María, y el enfermo?

–        Pues aquí anda. Y este?

–        Si anda, no vamos mal. Este es mi sobrino.

–        El de la Vale?

–        Sí, mi ayudante.

Yo me sentía profundamente orgulloso de ser el ayudante de mi tío Pepe y hacía el paseíllo muy estirado hasta el comedor de la casa. También me sentía muy orgulloso de ser “el de la Vale”.

Él llevaba un bolsito con los adminículos propios de su oficio y sonaban clarines: entrelazaba los dedos, los flexionaba hacia dentro y se sacaba las novias (crac, crac, crac).

–        María, donde me puedo lavar las manos?.

En el comedor de la casa en cuestión, sacaba un estuchito de acero inoxidable; descubría la tapa y dentro había dos jeringuillas y varias agujas hipodérmicas; de sendos rebajos que había en el culo del estuche se desplegaban dos patitas que apoyaba en la tapa, puesta boca arriba; llenaba la tapa de alcohol, ponía agua en el estuchito con las agujas y las jeringas y prendía fuego al alcohol. El respetable observaba, con admiración, la maestría de la faena de muleta.

Preguntaba por la salud del enfermo, se interesaba por la vida de los habitantes de la casa y daba tiempo para que el agua hirviera.

–        El mayor que tal?

–        Bien, gana dinero en Alemania.

Pasados unos minutos, hacía lo que a mí me parecía de verdadera brujería. La expectación era máxima, se podían oír los latidos de mi corazón.

Abría la caja del medicamento que le ponían encima de la mesa (aquellas mesas con un hule de cuadros); la caja contenía un frasquito de cristal, una ampollita con un fino cuello y una limita de cartón parafinado con polvo de cuarzo; con una hoja de bisturí le quitaba, al frasquito, una coronita que dejaba al descubierto el tapón de goma; con la limita en la mano derecha daba unas pasadas al cuello de la ampollita, con el pulgar de su mano izquierda presionaba en la cabeza, lo que provocaba una solicitación flectora insoportable para la ampollita, y sonaba “puac”, lo que significaba que la ampollita había sido decapitada. Levantaba la vista y miraba sonriendo, al tendido, seguro de lo que estaba haciendo.

Con unas pinzas crile rectas cogía, del estuchito, una de las agujas hipodérmicas hervidas y la clavaba en el frasquito de los polvos que contenían el principio activo; lo dejaba encima de la mesa y con las pinzas cogía la jeringa de cristal con la que succionaba el disolvente de la ampollita; la insertaba en la aguja, apretaba el embolo y trasvasaba el liquido al frasquito de los polvos.

Después de agitarlo enérgicamente, sin quitar la aguja, volvía a insertar la jeringa y trasvasaba el liquido blanquecino al interior de la jeringa calibrada; entonces sacaba del tapóncito todo el sistema (aguja y jeringa), lo ponía a la altura de sus ojos y le propinaba un par de sutiles capirotes, con el dedo corazón de su mano derecha, hasta que salía liquido por la punta de la aguja.

Y ahora venía la hora de la verdad; ahora es donde se ve a los buenos toreros. La tensión y el silencio se podían cortar. Era el momento estelar.

Con los dedos pulgar e índice de su mano derecha tomaba la aguja; con la sola mano izquierda cortaba un trozo de algodón, lo ponía en la boca del bote de alcohol, lo humedecía con un swing de muñeca que para sí quisiera Rafa Nadal, y frotaba el culo del paciente.

Con los tres dedos que le sobraban de la mano derecha, golpeando del revés, azotaba la zona alcoholizada con un solo golpe maestro y sin solución de continuidad hincaba la aguja en todo lo alto, al mismo tiempo que con los tres dedos golpeadores propinaba un segundo golpe maestro.

En cuestión de décimas de segundo insertaba la jeringa en la aguja e inyectaba el liquido en el culo del enfermo…..

–        Respira.

–        Gracias Pepe.

Después de presenciar eso, en mi mente sonaba El gato montés. Mi tío Pepe era un maestro, a este le das un dátil e inventa la democracia.

Yo me quedaba el frasquito de cristal con el tapón de goma, que luego no quería para nada, pero tenía muchos guardados en una caja de zapatos….hasta que decidí convertir la caja de zapatos en un fuerte del oeste y tiré todos los frasquitos, para dejar sitio a Davy Crokett y sus colegas. Mi fuerte era El Álamo.

Mi Tío Pepe, además, me regalaba agendas. Agendas con las tapas verdes, azules, granates y de todos los colores. Yo no tenía nada que escribir en esas agendas pero, en las últimas páginas, había cosas muy interesantes para leer. Cosas, por ejemplo, como murió San Lorenzo, o como nuestro Cesar Carolus humilló a los protestantes en Mülberg. Yo pensaba que se lo tenían merecido por protestar tanto. Gil y pollas, tanto protestar!!!.

Cuando me operaron de vegetaciones, él me envolvió en una sábana y, abrazándome, me sentó  sobre sus rodillas mientras el salvaje del otorrino me arrancaba, con unas tenazas, la vida por la boca.

–        Ahora podrás comer todos los polos que quieras.

–        Todos los que yo quiera?.

–        Todos los que te quiera comprar tu madre.

Era un trabajador nato, toda su vida estuvo pluriempleado, era un ejemplo que seguir.

Tenía, también, un SEAT-600-D y algunos domingos nos montaba a todos y nos llevaba al Alberche…..menudas fiestas!!!!. A la ida íbamos todos bien, como piojos en costura, pero a la vuelta volvíamos todos achicharrados como langostinos en costura después de pasar el día en el agua cazando libélulas.

La expedición era amplia. Mi madre, mi padre, tía Sagra, tío Argi, tía Concha, tío Pepe y tío Félix (todavía no tenía novia).

El carrito Jané de mi hermano, las tortillas, los filetes empanaos, los pimientos fritos, las hormigas y todo lo necesario para un gran día de fiesta.

Todos estos vigilantes para mi hermano Antonio, un servidor de ustedes, mi hermano José, mi primo Argi, mi prima Sagrarito y no recuerdo si alguno de los de la segunda oleada que empezó a desembarcar hacia 1.965. Al final….somos diecisiete en ese escalón que nos toca en la línea de sucesión.

Yo quería a mi tío Pepe…..y, ahora que lo pienso, con mi tío Pepe me pasaba como con mi madre: no me hacía falta hablar con él, yo sabía que estaba ahí, pero ahora que no está….le echo de menos.

Ahora estamos en otro escalón, pertenecemos a otra rama de la cual cuelgan doce retoños.

Adiós, tío Pepe. Estarás en mi memoria mientras yo tenga memoria. Procuraré contar historias, a los que quieran oír, para que tu alma siga viva.

Categorías:MIS COSITAS