Archivo

Archive for 15 mayo 2013

PSICOPATÍA Y AFASIA SEMÁNTICA.-

Hace ya 150 años que Tousseau, un matasanos francés, observó a pacientes que, después de un traumatismo cerebral, tenían muchos problemas de expresión y/o compresión del lenguaje. Llamó a esta patología “Afasia”, del griego “a” (negación) y “phasis” (lenguaje).

Luego, a lo largo de muchísimos años y hasta nuestros días, gran número de científicos han estudiado esta anomalía. Desde Luria hasta Wepman, pasando por Head, Weissemburg, Kleist y Wernicke, todos han tratado de definir y clasificar estos tipos de patologías.

Trataban de encontrar el origen a una serie de anomalías en la expresión, comprensión, sistema motor, orientación espacial, etc., que presentaban estos pacientes.

Todos, sin excepción, parten de un accidente cerebral que puede ir desde un traumatismo, por el efecto que sea (accidentes físicos), hasta un episodio de tipo cerebro-vascular, pasando por infecciones y otras patologías, que provocan daños en una o varias partes del cerebro, normalmente el hemisferio izquierdo.

Al resultar dañada la zona cerebral encargada de esas funciones, hay otras zonas que deberán “echar una mano”…eso es “plasticidad neuronal” o “neuro-plasticidad”. Esto no tiene que ver nada con los “regates”, “silogismos locos”, “frases célebres” o “evoluciones salvajes emocionales”. En cualquier caso, cuando se produce un fallo cerebral, por mucho que echen una mano otras neuronas o se organicen otros canales de circulación de la información, la funcionalidad original se resiente.

De todas las clasificaciones de AFASIA que he leído, hay una que me llama la atención porque he tenido contacto con gente que “parecía” padecer esta disfunción: la AFASIA SEMÁNTICA.

Estas disfunciones, que los especialistas definen y que van desde atribuir a las palabras significados que no tienen hasta el agrupamiento de conceptos antitéticos, es lo que llaman AFASIA SEMÁNTICA.

Por ejemplo, el otro día oí decir a Esperanza Aguirre:

– La gestión privada es infinitamente mejor que la gestión pública, eso está demostrado.

Siguió la conversación y manifestó:

– Los que defendemos el interés público sabemos….

Me parece más que evidente que, la Doña esta, está mintiendo…no defiende el interés público, sino el privado. No le pasa nada en la cabeza, sencillamente, miente…es política.

 Este síndrome tiene grados, desde afecciones severas hasta las ligeras, que apenas se notan porque afectan solo a algún aspecto específico de la comprensión y/o expresión. En el caso de los psicópatas, se les nota en palabras que tengan contenido emocional; cambian los significados por la simple razón de que los sentimientos se los han estudiado….no los sienten, se los saben.

Naturalmente me llama la atención porque he tratado de comprender, buscar la etiología u origen de esos trastornos del lenguaje y/o la comprensión. He tratado de dar sentido a lo que me gusta llamar “frases célebres”, “silogismos locos”, “regates y firuletes” y, en definitiva, todos esos aspectos que hacen que, en una conversación, aparezcan contradicciones llamativas (que me llaman la atención, a mi).

Estas “llamadas de atención”, seguramente porque desde que las noté estoy atento, funcionan en mi mente como un “flash”….cuando se producen son como un fogonazo en mi cabeza.

Si oigo a alguien decir “iba yo a todo lo que daba la bici”, inmediatamente se enciende una luz dentro de mi mente, dentro de mi comprensión, porque no se puede ir a lo que da una bici….la bici no tiene tope (ni siquiera la de Indurain en el lago Madine).

Si oigo “estuve toda la noche con ella y la dejé seca”, no me queda por menos que preguntar “en toda la noche no bebisteis nada?”. Seguramente porque mis canales de proceso de datos me llevan a que estar toda la noche y dejarla seca no es correcto, sin entrar en qué quiere decir “estar”. Me imagino que no volvió a llamarle.

Si oyes a alguien decir “nosotros gobernamos para todos, no estamos pendientes de los que nos votan, no estamos pendientes de las encuestas”…..algo huele a podrido en Dinamarca porque todos los políticos gobiernan con encuestas dado, fundamentalmente, que la investigación social se hace con encuestas, en democracia. Los que no gobiernan con encuestas son los dictadores; estos no reciben el poder del Pueblo y por tanto les importa bien poco lo que piense el Pueblo. A este no le gustaron las encuestas y las negaba desde su super-yo.

Si alguien le dice a la que fue su pareja “me quieres?”, un año después de abandonarla, algo no funciona en su cabeza, dado que la pregunta se la tiene que hacer a si mismo…que es quien rompió la relación. Si hace esa pregunta es porque para él/ella es necesaria la ventaja que da “que te quieran”. Un amor en subjuntivo, con condiciones…eso no es amor, es un negocio. Seguramente, a esas alturas, su pareja ya tenía claro que era un objeto, una cosificación de su persona.

El plagio es plagio, por más que algunos lo quieran llamar “intertextualidad”. Lo hizo George Harrison con My sweet Lord y lo han hecho muchísimos artistas….pagas una cantidad económica y listo; los dos únicos problemas son si eso es rentable y si es ético; si la Ética te importa poco, solo habrá que atender al problema económico. En el caso de George Harrison, yo creo, le importaba más el mensaje que la música….pagó por la música.

Un “finiquito” no puede ser “diferido” porque entonces no es un finiquito. Un finiquito es el trámite final de una liquidación, por tanto no se puede hacer una liquidación y luego pactar que lo vas a pagar a plazos y mientras pago, sigo atendiendo a tu Seguridad Social. Esto no es un finiquito, es una chapuza integral….o una mentira. Si esto lo dice Jesulín de Ubrique, la sonrisa aflora a mi rostro…si lo dice una Abogada del Estado, me acuerdo del soneto de Machado….”miré los muros de la patria mía, si un tiempo fuertes hoy desmoronados”…. “povera patria”, quien te defenderá!!!.

Ahora he leído que algunos periodistas le llaman “despido diferido” que esto sí puede ser y no conculca la semántica. Algo así como “te voy a despedir dentro de dos años, mientras tanto no hace falta que vengas por aquí”. Menuda mierda de despido!!!.

Hay que tener muy presente que una cosa es un error, que cualquiera puede cometer, sobre todo cuando se habla (o se escribe) de memoria. Yo me puedo equivocar y atribuir los versos anteriores a Machado, a Homero, o a Garcilaso pero de ninguna manera decir que es prosa de Proust. Si Lope levantara la cabeza!!!!.

(perdóneme usted, D. Francisco, es un truquito que uso con cierta frecuencia).

Si oyes que “la Soberanía popular reside en el Congreso”….something is rotten in the state of Denmark porque en el Congreso residen los Diputados que son “representantes” del Pueblo….agrupamos conceptos dando lugar a un error considerable y muy interesado porque la Soberanía la ostenta el Pueblo aunque la ejerzan, como delegados, los Diputados. En Democracia hay diversas formas de manifestaciones…sencillamente porque el Pueblo es soberano. No nos saltemos al Pueblo Soberano, por favor, porque entonces queda sin ningún efecto Montesquieu y la propia democracia.

El problema surge, creo yo, cuando hay una parte de los ciudadanos que tu no consideras ciudadanos sino enemigos y, por tanto, no tienen derecho a protestar (al enemigo, ni agua). Gobiernas para todos menos para los que van a protestar a Cibeles….a estos les mandas 3.000 policías. Naturalmente, la mejor manera de expresarse es quedarse en casa.

La abstención te gusta mucho porque te favorece mucho.

Los que se expresan así, son personas que se están defendiendo, justificando lo injustificable.

Los “scratches”, como su propio nombre indica, producen molestias, arañazos en el espejo del alma, pero no son violentos….de momento. Claro, al valenciano le produce mucha desazón que se planten en la puerta de su casa y le digan que no están de acuerdo con sus criterios. Al de Albacete le incomoda que le pillen en una estación de tren y le llamen “guarrindongo” porque él y su partido incumplen, sistemáticamente, su programa electoral….aunque estén cumpliendo con su deber. Cual era su deber?. Por qué no lo dijeron cuando se les preguntó?. No es el primer deber de un partido político cumplir lo que prometieron?.

Pues si alguien dice que los Scratches “son unos nacis”, algo huele a podrido en Dinamarca…algo no funciona en su cabeza porque le da al término “naci” un valor que no se corresponde con los actos de la “parte actora”. El Príncipe Hamlet se está volviendo loco.

El partido “naci” llegó al poder por las urnas, no cumplió su programa electoral y salió del poder por las armas, despues de dejar 100 millones de muertos. Cumplió con su deber.

Si AFASIA SEMÁNTICA es “la imposibilidad de adaptar la palabra al sentido general de la frase” y si los científicos requieren de un accidente cerebral….hemos de pensar que estas personas que se expresan así, cuando eran muy jóvenes, se debieron atizar un piñazo, al ir a “todo lo que daba la bici”, que dañó irreversiblemente la parte fronto-temporal del hemisferio izquierdo de su cerebro y, como no tuvieron tiempo, no pudieron educar la parte derecha de su cerebro con un programa de entrenamiento neuro-plástico.

Bien, amigos, os voy a dar una alegría.

No es que padezcan AFASIA SEMÁNTICA, no. Padecen AFASIS MEMÉTICA…es decir, son unos memos y embusteros de tomo y lomo.

– Me parece mentira que usted, siendo feminista, se meta con una mujer.

– Cariño, no se mete por ser mujer, se mete por ser choriza.

Tratan de adaptar un embuste, una mentira, a una realidad que no pueden contar porque les perjudica mucho. El dinero no es de Barcenas, es del PP y, naturalmente que les interesan las encuestas, no te jode!!!.

Esto lo he podido comprobar en alguna ocasión.

No es que algún amigo te mienta en el peso del pez que ha pescado en un río mesetario: “tío, pillé un lucio de 12 kg”. Esto es mentira pero la frase está coordinada y es correcta. No tiene mayor trascendencia, es lo que siempre se ha llamado “mentira piadosa o intrascendente” que la diga quien la diga hace aflorar una sonrisa: “un lucio de 12 kg?…amos, venga ya!!!”.

El asunto que llama la atención es que una persona que ha mostrado rasgos de acalculia, alexia, agrafía, agnosia digital y confusión en la lateralización, después de leer “El olvido que seremos”, (Hector Abad Faciolince, 2.006), lo declare “opera máxima” y desprecie a quien no lo haya leído.

Te preguntas: cuantos libros habrá leído esta persona?. Para declarar esta novela “opera máxima”, ha debido leer a Corín Tellado y, como mucho, a Dª Elena Francis; tal vez era socia del Circulo de Lectores.

Yo lo leí…es una buena novela, bien escrita y construida, con un tema bastante particular por un lado y bastante general por otro. La admiración de un hijo por su padre es bastante normal….que al padre lo asesinen, ya no es tan normal y es lo que crea el mito. La idealización de la figura del padre, el odio hacia él, la escotomización del nombre del padre o el amor de la madre, la alienación parental, son temas recurrentes en la narrativa y en el cine; estas cosas son origen de muchas psicosis y venden mucho. Desde luego, habrá miles de obras mejores que “el olvido que seremos” en la Literatura Universal y, aunque se lo preguntara el autor….sí, es un verso de Borges “ya somos el olvido que seremos”. En la literatura colombiana los hay muy buenos y pertenecen a la Literatura Universal.

El Síndrome de Gertsman, descrito, necesita de algún accidente cerebro-vascular, en caso contrario no lo es.

Sin el accidente, cómo justificar que alguien confunda “áreas” con “centiáreas” o “hectáreas”?; cómo justificar que escriba 20 líneas en 5 años; cómo justificar que, alargando la mano izquierda, diga “échate a la derecha” o que arranque, literalmente, el tirador de la puerta del frigorífico en varias ocasiones?.

Cuando alguien, a la pregunta “cuantos son siete por nueve”, contesta “sesenta y tres, no?”. El Príncipe Hamlet vuelve a arquear las cejas, esa partícula interrogativa-negativa hace estragos en su mente. Pasa por los conductos neuronales de su cerebro como una castaña por su esófago…haciendo daño. Las tablas de multiplicar no se razonan, se aprenden.

Ni siquiera quiero hablar de que, en un curso de “inteligencia emocional”, alguien compare “la transición de fase” con la evolución adaptativa de las justificaciones injustificables o con el tercer principio de la Termodinámica…es decir, cursos a los que no va asistir el Príncipe Hamlet porque son una mierda de cursos para personas poco formadas que, desde luego, no se plantean que el principio de cero absoluto o entropía constante y nula es una asíntota que no se puede tocar (como su propio nombre indica), es un límite donde la entropía tiende a cero….en el cero absoluto todo se para, nada evoluciona.

Esos cursos suelen ser impartidos por personas con propedéutica muy mermada o escasa, digamos. Si a un licenciado en Derecho le hablas del tercer principio de la Termodinámica para justificar “la evolución personal de las ideas”….vamos a tener muchos problemitas. Ni los Pokemon evolucionan tan deprisa!!!!.

Como describe Hare en su “Sin conciencia” o Cleckley en su “la mascara de cordura”, los psicópatas “pareciera que” sufrieran de Afasia Semántica….pero no la padecen, tan solo son unos mentirosos, manipuladores que tratan de reordenar los hechos para que lo que cuentan “parezca” realidad. En estas condiciones cometen errores de expresión y/o comprensión parecidos a los que cometen los que padecen este síndrome de Afasia: no incardinan bien los significados de las palabras en el sentido de las frases. Mienten como bellacos, sus objetivos no son los que dicen. Tratan de adaptar, justificar actos injustificables.

Y para qué hacen esto?….. muy sencillo, para preservar la máscara que tanta falta les hace.

Como no entienden bien los sentimientos (porque no los tienen) y tratan conocer los de los demás (para usarlos), cometen errores de compresión y luego los trasladan a la expresión:

–        Tu dijiste…..

–        Yo, jamás, he dicho eso.

–        Cómo que no?.

–        Yo no he podido decir eso porque no es ese mi criterio. Eso es antitético con mi pensamiento.

No es que yo no lo haya dicho, que no lo he dicho, es que mi interlocutor lo ha entendido mal, según su interpretación. Ejemplo:

–        Donde vas, cielo?

–        Al gimnasio, que estoy jamona.

–        Sí, siempre has estado muy jamona.

–        No, yo no he estado, nunca, gorda. Tu sí.

Que yo sepa, los jamones están muy buenos y el término “jamona” se usa como piropo….esta lo entendió mal y se enfadó. Ahora me entero que ser un tío/a jamón/a es una cosa mala y “jamón” es equivalente a “gordo”. Naturalmente, ser gordo es muy malo.

En el tránsito de la idea mentirosa a la palabra se producen unas disarmonías muy llamativas.

Un conocido mío me contaba:

–        Mi hermano está en la cárcel.

–        Qué ha hecho?.

–        Nada, ha tomado prestado un coche.

Este empezó tomando prestados coches que no eran suyos y acabó tomando prestado dinero en las gasolineras; cuando el prestador se oponía, este la daba una ensalada de bofetadas (en defensa propia, cómo el oso que se comió a D. Favila, segundo rey en la línea de legitimidad histórica española). Desde luego, el hermano de mi amigo no devolvía los préstamos y, cuando le trincaba la policía, le echaba la culpa al Estado por su mala situación legal.

Parecería que tuvieran un follón importante, en la  cabeza, el prestatario y su hermano….pero no, no tenían ningún follón…sabían perfectamente lo que hacían y que tipo legal era porque si seguías tirándole de la lengua decía:

–        Y fíjate que eso no es ni robo. Es, como mucho, hurto.

–        Amigo, lo que no es, de ninguna manera, es préstamo.

En fin, amigos, que una cosa es la AFASIA y otra, muy distinta, un embustero y al Príncipe Hamlet no es fácil engañarlo porque tiene muy buen olfato, huele en toda Dinamarca.

Los psicópatas no padecen AFASIA SEMÁNTICA, la representan.

Categorías:PSICÓPATAS