Inicio > Uncategorized > POSITIVISMO Y NORMALIDAD

POSITIVISMO Y NORMALIDAD

POSITIVISMO Y NORMALIDAD.-

 Muchos son los especialistas que se plantean, hoy día, preguntas tales como si la “normalidad” es normal, que aunque parezca una pregunta retórica, no lo es.

 Yo me pregunto qué es la “normalidad”; consulto con doña María y resulta que “normalidad es la condición de normal”, por tanto la normalidad es normal, se acabó el debate. Me debo preguntar, entonces, qué significa “SER NORMAL”.

 Este adjetivo tiene diversos significados que hacen referencia a variadas disciplinas.

 Para nosotros, los técnicos, algo es normal cuando es ortogonal, hace referencia a ángulos rectos. Nosotros somos Newtonianos…tipos positivistas muy raros; no estudiamos los sentimientos, los sentimos y elaboramos como una cosa íntima. Ganamos dinero haciendo otras cosas útiles que se pueden ver, palpar y usar.

 Para los abogados, algo es normal cuando se ajusta a Norma; es decir cuando cumple con los preceptos jurídicos. Esto nos dice que algo será normal cuando el Legislador decida que lo es, dado que es el Legislador el que mueve la Norma para dar condición de “normalidad” a algo que antes no lo era.

 Para el que no tenga edad, le diré que hace 40 años Franco nombraba a los 8.117 alcaldes de España, eso era lo normal.

 Cabe preguntarse, ahora, “quien es el Legislador?”. Quien tiene capacidad para mover la Norma Jurídica?.

 Los abogados estudian los sentimientos para ver como eludir sus consecuencias. Para ellos la moralidad y la ética son cuestiones poco importantes; cualquier cosa es “moral” si es legal.

 Para los sociólogos, normal se refiere a la Norma Estadística que es una distribución de probabilidades; es decir, aquel intervalo de valores que está entre la media menos la desviación típica y la media más la desviación típica. Estos valores tienen una alta probabilidad de cumplirse dado que un alto porcentaje del universo de sucesos estará dentro del intervalo. Así, yo he leído Estudios Sociológicos donde se dice que la media de actos sexuales de los españoles es de 90 al año, con una desviación típica de 60. Es decir que los españoles que echen entre 30 y 150 polvos, al año, son españoles normales.

 Excuso deciros que ese tipo de estudios los publicaba el Instituto de la Mujer y ese dato proviene de una encuesta en la que se preguntaba por el número  de “actos”…todo el mundo miente.

 Los sociólogos estudian de todo para ver qué puede venderse y cómo. Luego sacan las conclusiones que les da la gana. Muchas veces sesgan la estadística desde la pregunta.

 n ejemplo muy curioso es cuando dicen “el 28% de las muertes en carretera es debido a que no llevaban cinturón de seguridad”, lo cual implica que el 72% restante si lo llevaban, pero a ver quien se atreve a decir “el 72% de los muertos en carretera llevaba puesto el cinturón de seguridad”…entonces, para que vale el cinturón?.

 Cómo, pues, podremos definir cuando algo es normal si el concepto de normalidad está profundamente vinculado a cuestiones éticas, morales, ideológicas o políticas?.

 Positivismo es el análisis de los hechos reales verificados por la experiencia. En el caso de las Ciencias Sociales las verificaciones solo se pueden hacer analizando datos y sacando conclusiones.

 Inmaculada Jáuregui (psicóloga, ella), en su artículo “Pisopatía, Ideología y Sociedad” (2.008), se pregunta acerca de cómo definir el concepto de salud mental si la nosología desparece por efecto de una Norma Jurídica. Si, además se promociona, desde los medios de comunicación, comportamientos que antes se alejaban de la “norma estadística” pero que a base de sumar sucesos (personas que se comportan así y no pasa nada) haremos que esa norma abarque a todos, y los que antes estaban fuera de la campana de Gauss, ahora serán “normales”.

 Si el concepto de salud mental está profundamente ligado a cuestiones éticas, morales y políticas, la enfermedad mental estará expresada y definida en términos psico-sociales, morales y jurídicos.

 Políticamente, en un Estado democrático, no es lícito prohibir o discriminar por razones de sexo, religión.. etc., pero resulta que discriminamos “positivamente” y, entonces sí es lícito; es decir, nos inventamos una discriminación particular, que llamamos “positiva”, para dar cobertura a lo que antes no la tenía.

 El artículo 14 de la Constitución española dice:

“Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.”

No puede prevalecer ninguna discriminación, ni positiva, ni negativa, ni mediopensionista.

 La suma de la promoción social más el efecto de protección de la Norma Jurídica harán que la probabilidad estadística varíe de forma significativa, definiendo, de esta forma, el modelo de sociedad que quiere un Gobierno. Haremos que la “realidad” cambie; haremos que los hechos verificados sean otros.

 Si, por voluntad de un determinado Gobierno, se quieren cambiar los paradigmas sociales, nos encontraremos en el delirio, dando al delirio la categoría de normalidad, y lo más grave será que los palmeros (los necios), invistiéndose con la toga de la intelectualidad, tratarán de dar soporte científico-positivista a teorías estúpidas. Tratarán de dar soporte a cualquier cosa por la que puedan obtener un beneficio.

 La Alemania de los años 30’s es un ejemplo claro de delirio inducido. Hitler era un psicópata que llegó al poder por las urnas. Se puede, entonces,  calificar de psicópatas a todos los alemanes?.

 A poco que se investigue y se analicen estas teorías y sus coberturas sociales, literarias, económicas y pseudo-científicas, nos encontraremos en un batiburrillo mezcla de Belén Esteban y el Tío-la-vara. Nos encontraremos en un vórtice de planteamientos y consideraciones estúpidas donde es inútil el objetivo final, y banales todos los procedimientos.  Nos encontraremos en los debates de TV5, yéndonos a la cama con sensación de nausea.

 Tiene algún sentido que una serie de personas, elegidas por un gabinete pluridisciplinar, compita haciendo todo tipo de buarreridas españolas para que, al final, uno gane 300.000 €?.

 Busco otro sentido distinto a que la cadena de TV gane 3 millones, claro. Y para que una cadena de TV gane 3 millones, es necesario impartir esa doctrina?. Queremos que todos los españoles sean como esas personas, elegidas para eso por unos expertos que los seleccionan en función de la audiencia que van a dar?. No puede haber libros en esa casa!!!. Son todos tontos de baba!!!.

 Es un circulo que se retro-alimenta. Elijo a una serie de descerebrados, que son los que venden, e imparto doctrina para que haya muchos más descerebrados para la edición n+1 del programa.

 Nada tiene sentido o, mejor dicho, solo se entiende desde el punto de vista económico de la cuestión….se trata de consumir, y para consumir es necesario ganar dinero. Hay que construir muchos centros comerciales con muchísimas tiendas que vendan productos inútiles.

 Estaremos en el más furibundo capitalismo donde las hormigas exigen más y más a los pulgones, los cuales deben comer más y más….este sistema tiende a la ruina… los pulgones no podrán aguantar.

 Cual es el punto débil de este sistema?…..que los pulgones se queden en paro. Mientras cobren algún subsidio, podrán consumir algo; cuando no cobren nada, veremos. Querrán seguir consumiendo…sin dinero.

 Qué pasará, así mismo, cuando después de la desestructuración que ha sufrido la Institución familiar, en los últimos años, nos encontremos con más familias monoparentales que biparentales?.

 Qué va a pasar cuando las criaturas no tengan muy claro quien es su padre?.

 Qué pasará cuando todos los hombres seamos psicópatas?.

 El diagnostico médico desapareció como resultado de una modificación normativa y nadie tiene duda alguna que el concepto de “psicopatía” está profundamente vinculado a cuestiones éticas, morales, políticas, psicosociales.

 Me pregunto qué pasará cuando, moviendo la norma Jurídica, consigamos cambiar la moralidad que hemos aprendido, la ética que hemos estudiado y, en definitiva, el marco psicosocial en el que crecimos. Donde estarán los faros que nos orienten?, los hitos que nos marcaban el camino?.

Los han cambiado….y, como a Odiseo, nos esperan los escollos a los que nos dirigen los cantos de sirenas.

 Me contesto como al principio de este escrito….cuando los psicópatas sean normalidad, el resto de las personas estaremos fuera de la campana de Gauss y seremos calificados de gilipollas….raros, gente que no es normal.

 Tomará sentido aquella frase que oí hace unos años: “todos los hombres son gilipollas; porque no me gustan las mujeres, que si no!!!”.

 No cabe ninguna duda: habremos evolucionado. Todos seremos guepardos y no quedarán gacelas. Dª Fátima habrá conseguido sus objetivos: seremos más competitivos y seremos expertos en movilidad exterior y, también, interior….no tendremos sentimientos.

 Cuando un contrato con Vodafone tenga más permanencia que un contrato de matrimonio, cuando el Estado (o Jazztel) subvencione la ruptura de la permanencia….cuando toda relación sea fluida y se escape por entre los dedos….donde encontraremos el Norte?.

 Cuando hagamos finiquitos diferidos; cuando los que se quejan sean nacis; cuando los técnicos dejen de serlo porque informan lo qué se imaginan y no lo qué ven porque no entienden lo qué ven (no son técnicos, son filósofos) y si lo entienden informan en subjuntivo, para no mojarse mucho (cobardes); cuando los amantes midan y pesen porque confunden sexo con amor, porque confunden “intereses” con amor (egocéntricos).

Cuando se anule el concepto “rompo un contrato (de parte), pago la indemnización”, es decir, hago un contrato y cuando se han cumplido las condiciones que me interesan a mí, lo rompo de parte y no pasa nada….o todavía mejor, gano más porque no cumplo las condiciones que me penalizan. Es decir, hago un contrato para hacer una casa, cobro pero no hago la casa y lo llamo “lucro cesante”.

 Cuando esa “normalidad” sea Norma, estaremos en el escenario ideal de los psicópatas y yo estaré fuera de la campana de Gauss.

 En 1.934, Enrique Santos Discepolo denunció el gran merengue que le parecía la vida en aquellos momentos de confusión ideológica, donde los valores se pervertían; se modificaba la “norma” para dar cobertura a ideologías antinaturales que nacieron de la depresión del ‘29.

 Escribió:

Que el mundo fue y será una porquería
ya lo sé…
(¡En el quinientos seis
y en el dos mil también!).
Que siempre ha habido chorros,
maquiavelos y estafaos,
contentos y amargaos,
valores y dublé…
Pero que el siglo veinte
es un despliegue
de maldad insolente,
ya no hay quien lo niegue.
Vivimos revolcaos
en un merengue
y en un mismo lodo
todos manoseaos…

¡Hoy resulta que es lo mismo
ser derecho que traidor!…
¡Ignorante, sabio o chorro,
generoso o estafador!
¡Todo es igual!
¡Nada es mejor!
¡Lo mismo un burro
que un gran profesor!
No hay aplazaos
ni escalafón,
los inmorales
nos han igualao.
Si uno vive en la impostura
y otro roba en su ambición,
¡da lo mismo que sea cura,
colchonero, rey de bastos,
caradura o polizón!…

¡Qué falta de respeto, qué atropello
a la razón!
¡Cualquiera es un señor!
¡Cualquiera es un ladrón!
Mezclao con Stavisky va Don Bosco
y “La Mignón”,
Don Chicho y Napoleón,
Carnera y San Martín…
Igual que en la vidriera irrespetuosa
de los cambalaches
se ha mezclao la vida,
y herida por un sable sin remaches
ves llorar la Biblia
contra un calefón…

¡Siglo veinte, cambalache
problemático y febril!…
El que no llora no mama
y el que no afana es un gil!
¡Dale nomás!
¡Dale que va!
¡Que allá en el horno
nos vamo a encontrar!
¡No pienses más,
sentate a un lao,
que a nadie importa
si naciste honrao!
Es lo mismo el que labura
noche y día como un buey,
que el que vive de los otros,
que el que mata, que el que cura
o está fuera de la ley…

Cambiad, amigos, a la Mignón por la que queráis….hablaba del siglo XX.

Ó mucho me equivoco, ó el XXI será más divertido.

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: