Inicio > Uncategorized > NO HAY MEJOR CUÑA QUE LA DE LA MISMA MADERA

NO HAY MEJOR CUÑA QUE LA DE LA MISMA MADERA

NO HAY MEJOR CUÑA QUE LA DE LA MISMA MADERA.-

 Hace algún tiempo, escribí acerca de acontecimientos extraordinarios que ocurrían en el reino de Far, Far Away.

 Recuerdo que la entrada se titulaba Príncipes, Santos y Hashashins y describía como el Príncipe Henry de Ville (gran compositor de cha-cha-chas y piloto de helicópteros de combate) se casaba con la plebeya Cathy de los Pastelitos (ama de casa ejemplar). Todos los habitantes del reino se apelotonaban en las aceras para presenciar tan magno acontecimiento; todos los periodistas tontusos (de casta) exhibían su mejor prosa y alguno, incluso, su mejor verso.

 Bueno, queridos amigos, pues ahora vuelven a ocurrir fenómenos paranormales en el Reino, entendiendo por “paranormales” hechos que no deberían ser normales, aunque empiezan a serlo.

 Me explicaré.

 Resulta que en uno de los Ducados del reino de Far, Far Away, el duque decidió que debía promocionar el tejido productivo y alimentar la máquina de producción de impuestos y, a tal efecto, decidió ayudar a las empresas privadas que estuvieran en dificultades temporales.

 Esto, en principio, no parece mala idea. Si tenemos en cuenta que cuando a la empresa le va bien, su socio el Duque pilla el 33% de los beneficios, no parece descabellado que cuando vaya mal, aporte el 33% de las pérdidas.

 Siguiendo con el razonamiento, nadie hizo caso a la famosa frase atribuida (como todas) a, no menos de, media docena de millonarios: “hay tres formas de arruinarse. Una, la más placentera, son las mujeres; otra, la más rápida, es el juego; la tercera, la más segura, son los expertos.

 Estos expertos, inexorablemente, cuando una empresa va mal recomiendan despedir a los trabajadores. Si se produce menos, seguramente porque se vende menos, lo más lógico es despedir a los trabajadores…..grandes expertos!!!. Esto lo recomiendan desde la asociación de grandes empresarios, desde las Cámaras de Comercio y desde el Casino de Torrelodones. El planteamiento es muy sencillo: “Toma el dinero y corre” o también “el que quede atrás que arree”.

 Ya digo, grandes expertos en macro y micro-economía.

 Naturalmente, el Duque que, aunque lo parece, tonto del todo no es, sabe que si cerramos, ganamos menos y pagamos más porque todos los trabajadores van al paro y los paga el Duque, en ducados. Mira al cielo y manifiesta que “esto no va a pasar en mi Ducado”, amenazando con el dedo índice, lo cual es muy democrático y muy social. Decide ayudar al empresario, para mantenerlo en la pomada un poco más de tiempo porque sabe que la otra opción es mucho peor para él.

 Para que eso no pase (los parados), se reúne con sus caballeros y caballeras de la tabla redonda. Al día siguiente con los de la tabla ovalada y, finalmente con los de la tabla cuadrada. Después de arduas discusiones en el patio del Palacio ducal resuelve, su Señoría, que articula un procedimiento de Regulación Temporal de Empleo, donde él corre con los gastos (de forma temporal) pero los villanos no van al paro, al menos no van todos.

 El Sr. Duque pone mucho interés en que todas estas determinaciones estén de acuerdo con la Ley Superior del Reino y además las lleva, en forma de Ley, a la Cámara Legislativa del Ducado, donde son aprobadas democráticamente.

 Al día siguiente de la aprobación, el Duque reúne a sus libertos y libertas y les anuncia que “esta Ley debe ser implementada de forma rápida y eficaz en aras del amor de sus vasallos y el interés público”; por tanto, encarga a la liberta que controla la Caja que habilite los fondos y al liberto que controla los asuntos socio-laborales que habilite los procedimientos.

 Estos dos obedientes funcionarios del Duque (no del Ducado), realizan los cambios y las modificaciones necesarias para remover los obstáculos que se oponen a la voluntad democrática del Duque.

 Así, el liberto de Asuntos socio-laborales crea el organismo que va a gestionar las ayudas de forma rápida y eficaz, y la liberta de los dineros habilita los fondos haciendo las modificaciones de presupuesto que necesita, en función de los recursos que le solicita el otro liberto contratante de la primera parte.

 Claro, nadie ha previsto cual puede ser el volumen de necesidad y los vasallos empresarios, cuando se enteran de la movida, solicitan y solicitan. Las modificaciones presupuestarias son cada vez más necesarias y más numerosas.

 De pronto, un emisario del Rey trae un nuevo texto legal, la Ley General de Subvenciones que fija los procedimientos (concurrencia competitiva, ahí es ná!!!) para otorgar este tipo de ayudas. La liberta de los dineros y todos sus monaguillos se ponen a trabajar para, cumpliendo el nuevo texto legal, seguir cumpliendo los mandatos del Duque. Crea, entonces, una partida en los presupuestos tratando, por tanto, fijar las cantidades. Esto sigue siendo insuficiente porque las necesidades son muchas: hemos entrado en crisis!!!.

 Resulta, luego de diez años, que uno de los monaguillos del liberto de asuntos socio-laborales ha hecho buarreridas españolas (se ha bebido el vino de consagrar) y ha consentido y otorgado subvenciones de dinero público a personas que ni eran físicas ni eran jurídicas ni eran mediopensionistas…eran sus cuñados y tenía varios. No cumplía con las condiciones del texto legal que ordena el Rey ni con los preceptos del Duque ni con las indicaciones de la liberta y el liberto.

 Es el tercer nivel de decisión el que decide hacer lo que no debe. Esto no da audiencia.

 Pero amigo!!!, nadie contaba con la jueza de Judá, más justiciera que ninguno de los jueces de Israel: Débora.

jueces

 Débora decidió hacer justicia porque era su trabajo; porque era su deber; porque el Rey, la Ley y el Mundo la obligan a perseguir a los malvados, aunque sea con efectos retroactivos.

 Débora no se somete a la voluntad popular porque no tiene por qué. Débora no tiene que ser democrática porque pertenece al Poder Judicial que es un Poder que no emana del Pueblo Soberano, según Montesquieu.

 Débora es una jueza de instrucción. No juzga, instruye. Es decir, investiga y prepara los expedientes para que juzguen otros.

 Débora, que no tiene afán de protagonismo, lo primero que hace es levantar el secreto del sumario y así no tendremos problemas de filtrado de noticias y datos a la Prensa, que tampoco es un poder que se deba someter a la voluntad del pueblo soberano. De esta forma, así mismo, trasladamos el juicio a los platós de debates de las televisiones, es decir lo sacamos del ámbito en el que se debe producir y lo mandamos a la calle, pero ojo!!!, esto no es linchamiento, esto es muy democrático.

 Débora se salta el procedimiento y decide que el juicio no va a ser en la Sala de lo Penal, sino en Tele-5. Decide, además, que nos lo vamos a pasar bomba porque va a imputar a quien le dé la gana y nos vamos a enterar de lo que ganan, de lo que pierden, si fuman, si esnifan…y todos los demás detalles sobre la mujer del malvado y hermana de los cuñados, que interesan y que vienen al caso.

 Manifiesta el Gran Catedrático de Derecho Universal que, en virtud de lo dispuesto en el Artículo 1º del Texto Legal que nos configura a todos, que dice:

  1. El Reino se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.
  2. La soberanía nacional reside en el pueblo vasallo, del que emanan los poderes del Estado.
  3. La forma política del Estado es la Monarquía parlamentaria.

que como los poderes del Estado emanan del pueblo vasallo y el pueblo ha decidido que el Estado tiene que ser social y democrático, todas las disposiciones en Derecho deben ser democráticas y sociales. Si alguno de los Poderes del Estado actuara de forma no democrática estaría inhabilitado para ejercer ese poder.

Cuáles son los Poderes del Estado?.

Claro, el poder Legislativo y, consecuentemente, el Legislador, son democráticos porque los elige el Pueblo Soberano, luego todas sus disposiciones serán democráticas y, entre ellas, la elección del Poder Ejecutivo que, a su vez, tomará disposiciones democráticas y, si lo hace mal, se irán a casa y vendrán otros.

Además si el Ejecutivo no fuera democrático podremos oponerle el Poder Judicial que sí es democrático…o no?.

De donde proviene legitimidad democrática que tiene Débora?. De ningún lado, no la tiene. Cómo se legitima, democráticamente, el poder Judicial?.

 Débora debe esforzarse en que sus resoluciones cumplan, escrupulosamente, la Ley democrática (fundamento jurídico) que es la única forma en que estará bajo el amparo de alguna forma de legitimidad democrática.

 Débora hace muy mal en levantar el secreto del sumario en un caso tan sensible como el de los cuñados y demás parentela del tercer monaguillo, porque eso huele muy mal y todos los ciudadanos queremos que sea Débora la que limpie eso, que para eso cobra, y a juzgar por su fondo de armario no debe cobrar poco.

Todos los ciudadanos?.

 Débora debe preparar el expediente que otros jueces (varios) juzgarán.

 No pagamos a Tele-5 para que juzgue, aunque lo haga. No pagamos a la prensa, que se llama a sí misma el Cuarto Poder!!!…sencillamente porque ese poder no emana del Pueblo. Ese Poder no es democrático.

 Existe la probabilidad remota que Débora esté jugando con asuntos que no debe jugar?. Me refiero a si Débora está participando en algún juego electoral.

 Débora, que instruye, acusa al monaguillo y sus cuñados de delitos concretos. Acusa a los colaboradores necesarios de delitos concretos y acusa al presidente del Equipo de Cuadrigas Local de delitos concretos.

 Débora, no lo hace a propósito, pero tiene muy mala suerte con las fechas de publicación de sus Autos, siempre coinciden con algún momento político importante.

 Débora hace, con prosa que ya quisiera para sí el Manco de Lepanto, malabares gramaticales para enlazar los delitos del monaguillo truhan con las personas que ella cree son “cómplices necesarios”. Débora hace razonamientos, muy poco jurídicos, que son más propios de un debate de viernes por la noche o de una novela de Mujica Láinez explicando el Renacimiento tardío.

 Débora imputa a personas delitos que no son delitos porque “prevaricar” es dictar resoluciones injustas a sabiendas que lo son. “Malversar” es sustraer o consentir la sustracción de caudales públicos que están a su cargo.

 Conceder ayudas es injusto?.

 Articular (crear) la partida presupuestaria es injusto?. Sabían que creando esa partida hacían injusticias?. El propósito del Duque era que los cuñados del tercer monaguillo se lo llevaran crudo?. Eso está demostrado?.

 El liberto de asuntos socio-laborales que producía el otorgamiento de ayudas era consciente de que lo que otorgaba era injusto?. Eso está demostrado?.

 Sin demostrar la sustracción como se puede acusar, a la liberta de asuntos dinerarios, de malversar?.

 Sin demostrar el consentimiento, como se puede acusar al liberto de asuntos socio-laborales de malversar?.

 Era ilegal el deseo del Duque de favorecer el tejido productivo del ducado?.

 Era ilegal la creación de un Instituto que instrumentara el procedimiento?.

 Era ilegal la creación de una partida, dentro del presupuesto aprobado por las Cortes, para pagar esa voluntad política?.

 Eludir la fiscalización!!!…Dios mío!!! Que pedazo de delito.

 Por qué la eludía?. El Interventor no fiscalizaba y contabilizaba los fondos que se transferían al Instituto de Ayudas Varias?. Cual es la legitimidad democrática del Interventor?.

 El Interventor no podía fiscalizar (a posteriori) al monaguillo y sus cuñados?. Quien no controló los expedientes?.

No, evidentemente, Débora tiene ases guardados en la manga….Ah!!, malandrines, os váis a enterar!!!. Nos enteraremos que la liberta de los caudales tiene un  hijo, al que no se le conoce padre, que estudió con una beca que le concedió el Duque y, además se bebía el alcohol del botiquin de la oficina, para no pagar los gin-tonics.

 Débora, que no quiere que el asunto se le vaya de las manos, decide declarar irresponsables a los Padres de la Patria bajo el paraguas de que el Presupuesto, que está estructurado en conceptos, subconceptos, partidas y sub-partidas, es solo manejable por expertos y, claro, los diputados no son expertos. Esto, naturalmente, lo hace porque de lo contrario debería imputar a los que votaron la Ley de Presupuestos año tras año. Si esto sucediera, el caso saldría de su jurisdicción….y “antes muerta que sencilla”. Aunque no se pueda declarar idiotas a los diputados que forman parte de la Comisión de Presupuestos, ella los declara.

 Débora utiliza un novedoso concepto, que yo no había oído nunca, llamado “pre-imputación” que afecta a aquellas personas a las que quiere implicar en el proceso pero que si imputa también salen de su jurisdicción.

 Yo, cuando lo oí, me pregunté cual sería la diferencia entre “imputar” y “pre-imputar”….tal vez, Débora está valorando el criterio de sus compañeros de oficio?. Qué opinarán Otoniel, Ehud, Samgar, Gedeón, Abimelec, Tola y Jair?.

 Pues resulta que ya le han echado para atrás varios Autos (con recurso del propio Fiscal). Me parece que Gedeón no está muy de acuerdo con sus criterios y ella se está enrocando.

 Como dice el Código de Amburabi: “de momento, un saco de cemento”, la recurren los autos y Otoniel los anula y le pide que los dé un poco más de fundamento jurídico, a lo cual Débora contesta con otro auto que tiene el mismo fundamento jurídico pero mucha más literatura. Tal vez, Otoniel debiera asistir a un curso de literatura creativa con Eduardo Mendoza.

 Por fin, Débora implica a todos aquellos, que sin ser “aforados”, hayan tenido algo que ver en todo el proceso de toma de decisión en el sistema para la concesión de ayudas, es decir, Débora declara “ilegal” el sistema, la partida y la Ley, aunque se guarda mucho de cuestionar la voluntad política porque sabe que eso sí le cuesta el cargo y, seguramente, el fondo de armario.

 Esta jueza de Israel se ampara en “probabilidad cierta”, lo cual es un artilugio gramatical porque la probabilidad siempre es cierta aunque sea remota, aunque sea de partes por millón, para imponer unas fianzas estratosféricas a personas a las que no acusa de cohecho ni de apropiación, porque no puede demostrarlo, pero es que, además, les da un día para hacerlas efectivas y las cuantifica por el “volumen” de malversación.

Estimada Sra. Debora: se ha planteado vuestra señoría que, si ese volumen de ayudas (el que sirvió para el cálculo de la fianza) se declara ilegal, los beneficiarios van a tener que devolver el dinero?. Miles de trabajadores. Todo porque hay alguien a quien no gustó el procedimiento!!!.

 Todo el reino está pendiente de lo que Débora piensa hacer con los malvados,  tengan algo que ver….o no. A los villanos de Far, Far, Away les gusta el olor a carne quemada y las grandes hogueras. Si podemos quemar a Cristo, mejor que a San Pedro.

 En fin, amigos, el Reino está muy divertido. Este tipo de acontecimientos hace que el Pueblo Soberano se agolpe en las aceras para presenciar el paso de los “tontos de capirote” y de los reos, a los que han colgado un San Benito, y van camino de la pira. Esto lleva ocurriendo en el reino de Far, Far Away desde hace mucho, mucho tiempo.

 En el reino, a los vasallos, les gusta acusar a los demás de sus propios pecados para, cuando son espiados en el lomo de otros, quedarse más tranquilos. Cuanto más importante sea el lomo, más tranquilos se quedan.

 A bordo del Argonauta, en la Bahía de Cádiz a dieciocho de  marzo.

Firmado: Cayetano Valdés y Flores-Bazan

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: