Archivo

Archive for 11 octubre 2015

LA MANIOBRA DE APROXIMACIÓN (segunda parte). UNA ORTODRÓMICA COMO DIOS MANDA.

LA MANIOBRA DE APROXIMACIÓN (segunda parte).

UNA ORTODRÓMICA COMO DIOS MANDA.

Después de aquella tenebrosa noche, mi conciencia me reprochaba el no haber intervenido en el combate entre el jurídico Powerdick y la ligera sanitaria de Totanés; durante días pensé en aquellos acontecimientos, sobre todo en el cuento chino del calamar aferrado a la quilla de una fragata de nuestra Armada. Un buque de esta clase tiene 140 m de eslora y desplaza 5.000 Tn, de modo que, en su casco de acero, debe haber todo tipo de incrustaciones pero ninguna que le haga notar el más mínimo asiento.

Se dio la casualidad que, el mes siguiente, había una ponencia técnica de esas que hacemos y, en los despachos y pasillos del Ministerio, se corrió la voz de que el ponente era el teniente Powerdick (el elemento femenino estaba un poco alterado). Nos iban a hablar de algunos aspectos jurídicos que marcan la diferencia entre “aguas territoriales”, “aguas jurisdiccionales”, “aguas continentales” y algunas otras aguas.

Asistí a la conferencia del joven y prometedor teniente jurídico y, después de ejecutado el trabajo, le invité a comer en un restaurante cercano, de esos que tienen “menú del día” a diez euros.

  • Así que, amigo, si le cuentas un cuento chino del tipo del calamar poniendo en peligro a una fragata, las chicas se emocionan y se liga mucho?.
  • Sí, mi capitán. Se emocionan y se liga, pero la historia no es un cuento chino. Acaeció de verdad y si no se lo cree, hable con el capitán Winthuysen, que mandaba aquel barco.
  • Winthuysen?. Conoce usted la historia de su antepasado Francisco Javier Winthuysen y Pineda?.
  • Sí, todos conocemos al Jefe de Escuadra Winthuysen, mi capitán.
  • Y dice usted que sirvió con un descendiente suyo?.
  • Sí, mi capitán.

Terminamos de comer y, después del café, cada uno zarpó para su destino.

Al día siguiente y ante la seguridad con la que contestó Powerdick, me decidí a escribir a Winthuysen, que era de mi promoción y algunos aguardientes y algunas guardias teníamos en común. Busqué en el directorio de correo electrónico y le pregunté.

“Estimado y admirado Winthuysen:

Te escribo, con todo el respeto, porque ha llegado a mis oídos una historia que, pareciéndome increíble, quisiera leer de tu puño y letra.

Parece ser que en latitudes australes y en longitudes del mar de Drake, la fragata de tu mando Aurora, sufrió algún tipo de contratiempo debido a incrustaciones de moluscos en su casco, lo que la llevó a hacer una derrota, no prevista, hasta aguas tropicales.

Parece ser, así mismo que, el entonces teniente de corbeta, José Bracamonte Braojos conocido entre sus compañeros como Powerdick  viajaba contigo y es quien me cuenta el episodio.

Espero, con interés, tu contestación. Cuenta con toda mi discreción.”

Dos días después recibí contestación.

“Estimado y admirado Malaspina:

Recuerdo con claridad a aquel joven teniente de corbeta. Era de imaginación desbordante hasta el punto de que se estaba especializando en Derecho, aunque, a la vista de tal cualidad y la que ahora me comunicas, le hubiera convenido ser periodista

Ciertamente, navegábamos en aguas del paso de Drake cuando advertimos un asiento apopante, de 50 cms, en la Aurora.

Naturalmente, de inmediato, ordené investigar el asunto sin modificar los objetivos de navegación entre el que se encontraba perder latitud hasta las islas Fiji para, desde allí y cruzando por el mar del Coral, llegar hasta Timor y recalar para después iniciar la travesía del Índico, hasta Cape Town.

Al llegar a Fiji, el oficial de maquinas descubrió un desplazamiento en los tanques de combustible, debido a la avería de una bomba de trasiego que ocasionaba que solo consumiéramos del taque de proa. El buque fue apopando en tanto íbamos consumiendo. Solucionada la avería y consumiendo del tanque de popa durante 2.500 millas el buque se equilibró solo.

No hubo más incidente ni más avería en aquel viaje.

Solo decirte que el Teniente de Corbeta Bracamonte estuvo destinado en la sala de derrota y no en máquinas, por tanto, y por razones de seguridad, no se comunicó, oficialmente, a la tripulación ni la causa ni el cese del asiento.

Sin otro particular, recibe un afectuoso saludo.”

Como en la mayoría de los casos, todos tenían razón y este incidente, aderezado convenientemente, se podía convertir en una magnifica historia de heroísmo para contar a jovencitas, digamos, excitables.

Al día siguiente, mandé llamar al amigo Powerdick y le emplacé para el lunes siguiente en nuestro restaurante, que más era una taberna, a la hora de comer. Me comunicó que tenía un documento que me iba a gustar.

El día de la cita, a la hora de la comida, me encontré con José Bracamonte Braojos, ya no me pareció tan joven pero seguía siendo igual de entusiasta. Nos sentamos en una mesa al lado de una ventana por la que se veían los coches pasar por la calzada y los peatones por la acera, pero ellos no nos veían a nosotros debido a la mugre que tenían los cristales.

Nada más sentarnos Powerdick abrió su portafolios y sacó un DIN-A4 con un dibujo hecho a mano alzada. Me lo mostró y dijo:

  • Mire, mi capitán, esta fue la derrota de la Aurora del 28 de Diciembre hasta el 10 de enero.
  • A qué velocidad ibais?.
  • A media de 20 nudos.
  • A esa velocidad, Bracamonte, consumisteis 22 toneladas de gasoil, verdad?. Lo calculaste?.
  • No, mi capitán.
  • No sería eso, tal vez, lo que pesaba el calamar?.
  • No había pensado en eso.
  • Sí que era un molusco grande, sí.

 

SCAN_20150921_092435506-001

Efectivamente, el dibujo acompañado de cálculos era una perfecta derrota ortodrómica que no estaba hecha en la fragata ya que eso lo hacen aplicaciones informáticas; estaba hecha por un oficial de derrota, en el escritorio de su casa, con un lápiz y una calculadora científica.

La longitud de la ruta era equivalente a la distancia cenital y la distancia angular entre la latitud de llegada y el polo es equivalente a la co-declinación, el ángulo en el polo es el incremento de longitud y el rumbo inicial es el ángulo cenital. Resolver este triángulo esférico es muy fácil por el método de “elementos consecutivos”.

Si consideramos que un triángulo de esas dimensiones, pegado a la superficie de una esfera (la Tierra), tiene los lados como distancias angulares (arcos de circunferencia) sometidas a la tiranía del Radio, que es el Radio de la Tierra, ya que el plano que los contiene pasa por el centro del Planeta, podemos llegar a la conclusión de que las ecuaciones de los senos y la de los cosenos son ecuaciones muy útiles, y los señores Neper y Gauss dos matemáticos muy aplicados cuyas esposas les detestaban por ser unos tíos plomos que se pasaban el día y la noche, en su escritorio, haciendo cálculos a la luz de una vela.

En el siglo XVIII, D. Pierre Simón Laplace dijo que si pudiéramos reducir varios meses de cálculos a varias semanas, duplicaríamos la vida de los astrónomos. Ahora, esos cálculos son aficiones románticas, un ordenador personal te los proporciona en tres segundos.

Para Powerdick, saber las millas que el calamar estuvo adherido a la quilla de su barco, el rumbo y el tiempo de navegación no debió durar más de dos minutos, lo cual es mucho menos de lo que tarda en contarlo.

La ortodrómica era correcta, con un ángulo en el polo (incremento de longitud) menor de 180º y rumbo inicial adecuado para conseguir la menor distancia desde la salida a la llegada. He visto exámenes donde el calculista elige un ángulo en el polo mayor de 180ª, es decir, elige ir por el lado más largo, haciendo que la ortodrómica pierda su sentido original.

Descubrí un error de representación pero, dado que los cálculos estaban bien hechos, deduje que lo hizo tarde y con prisas, el ángulo en el polo era el elevado, lo cual es mucho más marinero. Algún asunto pendiente debía tener el teniente Powerdick la noche que hizo esos cálculos.

Lo mismo va a ser!!!!, un jurídico científico que un leguleyo estúpido, aunque ser jurídico puede ser la afición de un técnico. He conocido algún técnico que le gusta diseñar……en sus ratos libres.

Categorías:Uncategorized