Archivo

Archive for the ‘LABORES’ Category

LOS ZAPATOS

LOS ZAPATOS.-

(Fotografías por cortesía de Dª Claudia García)

zapatos0

Queridos niños machistas:

A tenor de lo dispuesto en la modificación del Código Civil que establece el  Art.  Primero de la Ley 15/2.005 de 8 de Julio, la cual, en su exposición de motivos, dice que pretende modificar el concepto existente, y consagrado en la Ley 30/1.981 de 7 de julio, de “Divorcio-Sanción”, y por tanto, en virtud de lo expuesto en el Art. 32 de la Constitución de 1.978, que “contiene” un mandato al legislador para que regule los deberes y derechos de los cónyuges con plena igualdad jurídica, así como las causas de separación….se dice, en la antedicha Ley 15/2.005:

Como expresa el Artículo 32 de la Constitución de 1.978:

1. El hombre y la mujer tienen derecho a contraer matrimonio con plena igualdad jurídica.

2.  La ley regulará las formas de matrimonio, la edad y capacidad para contraerlo, los derechos y deberes de los cónyuges, las causas de separación y disolución y sus efectos.

En cumplimiento del mandato expresado en el punto segundo de este artículo de la Constitución, anulo lo de “separación” y la Ley 15/2.005 modifica la Ley 30/81 (ambas posteriores a la Constitución)…es decir, el Legislador se modifica a si mismo, a la Ley anterior, al Código Civil y a la Constitución mandando en la nueva Ley:

Artículo primero. Modificación del Código Civil en materia de separación y divorcio.

 El Código Civil se modifica en los siguientes términos:

Uno.– El artículo 68 queda redactado de la siguiente forma:

«Artículo 68. Los cónyuges están obligados a vivir juntos, guardarse fidelidad y socorrerse mutuamente. Deberán, además, compartir las responsabilidades domésticas y el cuidado y atención de ascendientes y descendientes y otras personas dependientes a su cargo.»

Y esto, porque yo lo valgo!!!!. Te “coloca”, por Ley, “además” las responsabilidades domésticas…aquí os quiero ver!!!. Ya no puedes negarte cuando te diga: “amore, yo he cortado a mitad de las arizónicas…ahora te toca tu mitad, mientras yo voy a meter la mitad de los platos en el lavabajillas”.

A lo que ella responderá “cariño, corta tú todas la arizónicas que ya he metido tu mitad de platos en el lavabajillas y, por cierto, mira la presión de los neumáticos de mi coche, cuando termines con las arizónicas”

No dice que haya que ser leal, ni que aprendas a tumbarte, con clase, en el sofá, ni consecuente con los compromisos adquiridos proindiviso, ni amante, ni dice cuales descendientes o ascendentes hay que cuidar…. “socorrerse mutuamente”.

Cariñoooooo!!!, dame todos los zapatos que quieras que te limpie….y dile a tu madre que se vaya a su casa, que ella no es ascendiente mía, ah! y que se lleve a tus hijos….por cierto la letra del piso la va a pagar tu tía, la del pueblo.

A los efectos de “socorro” anunciados en el supuesto primero, por el que se modifica el artículo 68, se modifica el 81:

Dos.– El artículo 81 queda redactado de la siguiente forma:

«Artículo 81. Se decretará judicialmente la separación, cualquiera que sea la forma de celebración del matrimonio:

1.º A petición de ambos cónyuges o de uno con el consentimiento del otro, una vez transcurridos tres meses desde la celebración del matrimonio. A la demanda se acompañará una propuesta de convenio regulador redactada conforme al artículo 90 de este Código.

2.º A petición de uno solo de los cónyuges, una vez transcurridos tres meses desde la celebración del matrimonio. No será preciso el transcurso de este plazo para la interposición de la demanda cuando se acredite la existencia de un riesgo para la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o libertad e indemnidad sexual del cónyuge demandante o de los hijos de ambos o de cualquiera de los miembros del matrimonio. A la demanda se acompañará propuesta fundada de las medidas que hayan de regular los efectos derivados de la separación.»

Este artículo sí que queda glorioso: Punto 1º…….bueno, mejor dicho, punto 2º (se modifica a si mismo)…está claro que, en esas fechas, el Legislador estaba modificón. Yo creo que era “Legisladora”, no sé por qué me huele.

Cesar, el gran Julio, despidió a su administrador porque ganó un juicio por 5 a 2….”los juicios se deben ganar por 4 a 3, has gastado más de lo necesario”. Si vale con uno, o con uno con el consentimiento del otro…..para qué van a ir los dos?.

Acreditar la libertad e indemnidad sexual!!!!…..”HONESTE VIVERE, ALTERE NON LAEDERE, SUUM CIUQUE TRIBUERE”. Iuris praecepta haec sunt…… quien lo diría!!!!. Estos son los preceptos del Derecho: Vivir honestamente, no molestar a los demás, dar a cada uno lo suyo.

Sin comentarios. Es la Ley y la cumpliré, además esto no es muy grave; mucho peor sería que “el legislador” te recortara el bolsillo….porque es absolutamente necesario para los intereses generales y el beneficio industrial.

Queridos niños: atentos a lo que firmáis y mucho cuidado donde ponéis el ADN, como no andéis con cuidado os va a costar muchos duros.

Hoy vamos a hablar de zapatos, esa prenda de calzado que usamos para protegernos los pies de los agentes exteriores, así es que venga!!!, sentaos y procurad guardar un poco de silencio.

El otro día os puse a Lou Reed y os dije que este gran músico tullido influyó potentemente en la música española de finales de los 70’s. Fueron muchos los que se apuntaron a esa corriente de hombres perdonavidas que hacían ritmos y músicas con una estética de cueros negros, ojos con rimel y pelo largo; querían darle la réplica a los “Rock-Sinfónicos” y a los “Psicodélicos”.

Hoy os pongo a Burning (Pepe Risi), un grupo español que despreciaba a las chicas como tú. No sabíamos muy bien cómo era la chica (solo sabíamos que era fatal y siempre con problemas), pero si sabíamos que no debía estar en un sitio cómo este, seguramente porque en este sitio no queríamos problemas y las chicas siempre dan problemas. Estos Burning empezaron muy “Glam”, en inglés, pero enseguida evolucionaron al “Punk”, en castellano.

“ya sé que alguien pisó tu orgullo en un oscuro portal”.

Decía Verdi (en realidad lo dijo Francesco María Piave):

“é sempre misero qui a lei s’afida, qui le confida malcauto el core”.

Bien niños, a lo largo y ancho de mi vida he podido ver todo tipo de calzados y he probado muchos, os diré que los que más me gustan son los zapatos (o botas) de piel, forrados interiormente con badana, y con suela de cuero curtido.

zapatos1

Me gusta que estén cosidos con doble lazo y que tengan el tacón de madera. Me gustan muy poco los adornos, costuras en la pala, combinaciones de materiales y todas esas monadas que se ven ahora como consecuencia de la confección automática y la mente calenturienta de diseñadores modositos y seguidores del “Glam”; no obstante, cada cual hará de su capa un sayo. A mí siempre me gustaron los Stones.

Sí, sí Salinero, ya sé que eso solo se lo pueden permitir las clases altas, pero te diré que “el dinero del pobre va dos veces al mercado”. Un zapato bueno, bien cuidado, dura tres o cuatro veces lo que uno malo y barato; hay personas que prefieren una buena pareja para toda la vida y otros prefieren parejas baratas para una temporada (tres meses, dice la Ley).

Si está lloviendo, no conviene calzar con suela de cuero y, por tanto, conviene tener calzado con piso de goma para estas ocasiones pero también hay calzado de piel cosido, forrado y con suela de goma que transpira muy bien. Si vas a escalar una montaña, comprenderás, no debes calzar unos mocasines de tafilete…. Para cada rana, su sapo.

zapatos2

Os parecerá nimio pero en Vietnam, uno de los principales problemas de los “marines” era que no llevaban el calzado adecuado, se les empapaban las botas y las pasaban moradas cuando venían los charlis.

Bien, hoy vamos a hacer una faena de limpieza y mantenimiento de los zapatos. Para ello nos pondremos los guantes de latex.

Como resulta que las pieles de los zapatos estarán teñidas de diversos colores, conviene mucho tener cremas de cera y vaselina de diversos colores. Además será necesario un trapo húmedo, cepillo y bayeta de gamuza para cada color.

Bien niños, lo primero es limpiar perfectamente el zapato. Desterrar toda mota de polvo y barro; incluyo en este apartado las suelas que se deben limpiar con un cepillito de las uñas. Una vez bien limpio el zapato se le pasa un trapo húmedo y aquí también incluyo las suelas que deben quedar perfectamente limpias.

zapatos3

Una vez apeado de toda impureza y bien secos (dejar secar unos minutos).

Para optimizar el tiempo, lo mejor es limpiar cuatro o cinco pares a la vez, organizando, de esta forma, los procesos de espera y secado.

Ni se os ocurra decirle a la “señora” que limpiáis cinco pares porque es mejor…no, no…vendedlo como “hay que joderse!!!, estoy hecho un esclavo, siempre trabajando para vosotras”.

Empezaremos por untar de grasa la suela, procurando respetar los bordes que, más tarde, daremos de betún de color. Una vez engrasada la suela procedemos a dar betún a los bordes de la suela y a todo el zapato. Yo lo hago con un cepillo circular que permite penetrar bien las arrugas; cuidado con este cepillo porque salpica y, luego, las motas de betún se notan mucho en la pechera y los azulejos. Se debe embetunar abundantemente para nutrir bien la piel.

Una vez bien embetunado, se deja secar unos minutos, tiempo que se puede aprovechar para limpiar y embetunar otro par.

Seco el betún, se procede a cepillar enérgicamente para lustrar y, después, se pasa la gamuza, frotando con fuerza, para abrillantar.

En el tiempo de espera, si lo hay, conviene mucho pasarse por donde estén tomando el sol y decir “ay, ay…cómo me duelen los dedos, me estoy dejando las uñas”.

zapatos4

En el cuidado del calzado conviene tener en cuenta:

1º.- Cuando te quitas los zapatos y no los va a usar durante una temporada (desde dos días hasta dos años), se les debe ahormar. Las hormas las venden en las tiendas de reparación y las mejores son las de madera. En su defecto, se pueden rellenar con papeles, bien apretados. No permitáis que las arrugas os ganen.

2º.- Si el zapato está húmedo, bien por la lluvia, bien por el sudor, se le pone la horma y se le deja secar a temperatura ambiente. Nunca sequéis los zapatos poniéndolos en un radiador o con el secador, provocareis deformaciones irreversibles y, algunas veces, hasta grietas.

3º.- Es muy conveniente, cuando te los quitas, ahormarlos y luego (cuando están secos), limpiarlos antes de guardarlos en su caja o lugar de descanso. Esta precaución hará que suelas y pieles asimilen bien la cera y anilina palíndromos.

4º.- Mucho cuidadín con esas cremas que abrillantan mucho en poco tiempo, muchas de ellas destrozan el calzado.

zapatos5

Vale, Palomeque, baja la mano.

Una anilina es un compuesto nitrogenado que ayuda a la absorción y un palíndromo es una palabra que se lee igual en los dos sentidos.

Debo advertiros que los zapatos de “piel vuelta” o “ante” se deben limpiar con una mezcla de agua caliente y amoniaco, frotándolos con el cepillo de su color y, una vez secos, se les puede rociar con sprays de anilina y cepillar enérgicamente.

zapatos6

Motivo para la reflexión: si mi mujer me manga las hormas…afectará eso a mi “indemnidad sexual”?. Si no le compro hormas a ella…es “denegación de socorro”?.

Bueno, niños…otro día hablaremos de los cristales….ahora, al recreo….

Paquito, por favor, puedes quedarte un momento?

(Hijo, las liebres son más grandes que los conejos, sí, pero lo de tu novia no es liebre ni conejo).

Anuncios
Categorías:LABORES

THIRD LESSON.- LAS CHAQUETAS.

THIRD LESSON.- LAS CHAQUETAS.

Buenas tardes, queridos niños (Alguacil, siéntate y atiende!!!. Ah!, y córtate el pelo, coño!, que pareces un hippie de esos).

Es tiempo de clases y educación en doctrina, así que voy a pasar lista porque hay alguno que, me dicen, hace pellas a las clases de machismo.

Esto no es nada bueno; vuestro futuro depende, en gran parte, de que seáis unos chicos aplicados, porque en el día de mañana os será de mucha utilidad lo que aprendáis aquí.

Me gustaría que reflexionarais sobre los versos que he anotado en la pizarra, los escribió un tipo bajito, medio deforme, en 1.972.

VICIOUS.- Lou Reed. 1.972

Vicious, you hit me with a flower/Viciosa, me golpeas con una flor
You do it every hour/lo haces cada rato
Oh, baby you’re so vicious/oh!, nena eres muy viciosa
Vicious, you want me to hit you with a stick/viciosa, quieres que te sacuda con un bastón
But all I’ve got is a guitar pick/pero lo que tengo es una púa de guitarra
Oh baby, you’re so vicious/oh!, nena eres muy viciosa

When I watch you come, baby, I just want to run far away/cuanto te veo venir, solo quiero largarme
You’re not the kind of person around I want to stay/eres la clase de persona con quien no me gusta estar
When I see you walking down the street/cuando te veo venir, por la calle
I step on your hands and I mangle your feet/caigo en tus manos y amaso tus pies
You’re not the kind of person that I want to meet/no eres la clase de persona que quiero encontrar
Baby, oh you’re so vicious, you’re so vicious/nena, eres muy viciosa

Vicious, you hit me with a flower
You do it every hour
Oh, baby you’re so vicious
Vicious, hey why don’t you swallow razor blades/viciosa, por qué no te tragas cuchillas de afeitar?
You must think that I’m some kind of gay blade/debes pensar que soy alguna clase de tio maricón
But baby, you’re so vicious/pero, nena, es que eres muy viciosa

When I see you coming I just have to run
You’re not good and you certainly aren’t very much fun
When I see you walking down the street
I step on your hand and I mangle your feet
You’re not the kind of person that I’d even want to meet
‘Cause you’re so vicious, baby, you’re so vicious
Vicious, vicious…

(Gamero, te he puesto, al lado, la traducción porque ya sé que no sabes nada de inglés).

En la siguiente clase lo comentaremos. Nos enteraremos como influyeron este tipo de cosas en la música española a través de gente como Los Burning y otros.

No voy a imponer nada a nadie, pero son esos chicos malos, que no asisten a clase, los que con el paso de los años se convertirán en malignos feministos que, al servicio de Dorian Teresa Fernandez Gray, provocarán grandes destrozos en las mentes fértiles de las inocentes y bienintencionadas y trabajadoras mujeres; esos que asistirán, sin conciencia, a despedidas de solteros añosos y andarán repartiendo ADN, sin escrúpulos, por el mundo.

Os exhorto a seguir caminos de virtud; os animo a, por sendas de disciplina, conseguir el nivel afectivo que corresponde a personas de tan altos conocimientos en las labores del hogar; ese tan anhelado hogar que es nuestra tierra prometida.

Toc, toc, toc, se puede?

Pasa y siéntate Salinero, que siempre llegas tarde!!!

Os conmino a practicar el arte del machismo romántico.

Y ahora os preguntaréis qué cosa es el machismo romántico; bien, os diré que, ante todo, es un arte y, por tanto, no tiene reglas definidas. Es algo que, con la práctica y la dedicación, os saldrá solo.

El machismo romántico es un traje que deberéis ir cambiando y modificando para adaptarlo a vuestro cuerpo, no se puede ir toda la vida con el traje de la Comunión o acabaréis pareciéndoos a Hulk.

Verbi gratia:

Os despertáis a las cinco de la mañana y vuestra pareja, en el tercer año de relación, está como un cesto, con esa respiración profunda que caracteriza a la fase REM. (sí, Gamero, ya sé que tú no puedes despertarte a esa hora, pero debes perseverar, baja el brazo).

Miráis por la ventana y está nevando. Con un suave empujoncito en un hombro, la despertáis diciendo:

–        Mi amor, quieres que vayamos a la terraza a mirar como nieva?.

Ella, normalmente, contestará:

–        Mmmmmmm, ddddjjjjammmm

Se volverá y se tapara la cabeza con el embozo de la sábana. De ninguna manera os abandonéis en el desanimo. Nuevo empujoncito y:

–        Cielo, los copos caen a cámara lenta como los días sobre nuestro amor; el tiempo no podrá variar lo que te amo. Quítate las bragas.

–        Mmmmmmm, déjame ya.

Inasequible al desaliento, el machista romántico volverá a empujar muy suavemente el hombro de su pareja y dirá:

–        Mi vida, amor de mis entretelas, te llevo pegada a mi corazón como la trincadura de mi chaqueta….veamos nevar que te voy a dar más besos que merengues hacen falta para romper una campana.

–        Vete a tomar por el culo, mamón!!!!.

Atentos!!!!, esa es la señal, es el momento de la reivindicación machista:

–        Está claro, mi bien, que las feministas no sois románticas; dame las bragas ya, que voy a poner una lavadora.

En cuanto terminéis de poner la lavadora, os vais a la página del Instituto Machista y ponéis una denuncia por interné. Una denuncia basada en “no me escucha, no me entiende”, y si existe la casilla , marcáis en “necesito espacio y tiempo”.

Todavía no existe el Instituto Machista, pero no tengo ninguna duda que Soraya lo creará. Cada vez que la miro, lo tengo más claro.

Gracias, mi teniente coronel.

Queridos niños, no alberguéis dudas en vuestro corazón: están haciendo lo que deben, que no es otra cosa que evitar los perlados dientes de Ángela Merkel.

“Oh! The Sharp has, pretty tears, babe

And she shows them, pearly White”.

Yo me pregunto, justo después de poner la denuncia por interné, por qué coño nos bañamos en estas aguas?.

Bien, alumnos, vayamos al tema que nos toca hoy (Ramírez, te estoy viendo!!!).

Para amenizar la clase os pondré una cosita que escribió D. Ludwig Von y utilizó D. Satanley en su famosa película. Reflexionemos, la violencia nunca es necesaria.

Las chaquetas, como su propio nombre indica, son diminutivas de “chaqué”, cuando pierde las faldillas de atrás. Cómo casi todo, creo, esa palabra la inventó un francés bajito que le tuvieron que cortar el chaqué para que no lo arrastrara…un tal Sarkono.

No vamos a hablar de “chaquetillas” que son diminutivas de diminutivas (como Soraya), que no tienen entretelas ni armazón (como Esperanza) y, la mayor parte de las veces, ni forro (como Ana) y, por tanto, se planchan como si fueran una camisa.

Hablaremos de CHAQUETAS, que tiene forro y entretela que es donde estriba la dificultad del planchado.

Para esta labor, que ya tiene un cierto nivel intelectual, necesitaremos algunos adminículos nuevos que paso a describir.

–        Las almohadillas

–        La pala de roble

–        El moje

Es necesario comprender, amigos, que cuando una prenda tiene varias capas, no todas reaccionan de la misma manera a la humedad (dilatan y encogen de forma distinta) y por tanto lo más prudente es no aplicar humedad, lo cual es perder un arma fundamental contra las arrugas indomables.

Cuando una chaqueta tiene “empaque” y armazón es porque, mediante una técnica de cosido en zig-zag, se da forma a la entretela que será trasmitida (la forma) a la tela exterior.

Cuando planchemos chaquetas, habremos de tener extremo cuidado en no deformar la entretela a riesgo de ocasionar arrugas estructurales que no puede quitar la plancha.

Las almohadillas son elementos rellenos de serrín que se usan para adaptar las formas y que queden lisas para luego, poniendo la sarga, planchar las distintas partes de una chaqueta.

La pala de roble se usa para que, aplicándola, le robe la humedad (de la sarga) que pudiera quedar en la prenda sin quitarle la tersura.

El moje es una pequeña almohadilla, rellena de trapos, para rozar la tela y humedecerla en los casos de arrugas rebeldes. Es muy conveniente usar el moje con precaución. Desde luego, ni enseñárselo a los delanteros de una chaqueta.

Debo advertir, queridos alumnos, que las chaquetas no se deben planchar con vapor, en evitación de humedades viciosas, como vengo explicando. Bien sabéis todos que las humedades viciosas se dan de cintura para abajo (Palomeque, que te conozco!!). Se dan especialmente en los “cuartos húmedos” que, como su propio nombre indica, son las alcobas.

Lo primero que se debe hacer es, con un cepillo de cerdas naturales, cepillar la prenda para que no quede ni una mota de polvo en toda su superficie.

Una vez colocada y dispuesta la almohadilla grande, con estupendas redondeces que nos ayudarán, empezaremos por los forros.

Los forros ya tienen suficientes brillos como para que no nos preocupe la sarga.

Del coche o del sillón de la oficina, los forros estarán hechos unos zorros, especialmente las solapas de los bolsillos interiores, del trajín de la cartera y el teléfono móvil.

Una buena chaqueta tendrá cinco bolsillos; dos laterales exteriores, el pectoral exterior, dos interiores y el cerillero. Sí Gamero, ya se que eso son seis: los errores materiales se pueden y se deben corregir de oficio.

Los interiores, con sus solapas y botonadura se plancharán los primeros, hasta dejar los forros perfectamente lisos.

Pondremos, entonces, la prenda en posición para empezar a planchar la tela exterior, empezando por la parte baja de la espalda; primero un lateral bajo y luego el otro.

Cuando, cómo en el caso que veis, la prenda sea clara y de lana, no nos debe preocupar mucho el tema de los brillos….con cuidadín…en la trincadura sí pueden salir brillos. Brillos y caspa son una combinación demoledora.

Seguiremos con los costados laterales, desde la axila hacia abajo.

La chaqueta que veis es una prenda de lana que se usa en entretiempo: de mediados de marzo a mediados de mayo y de mediados de septiembre a mediados de noviembre.

Antes de marzo y después de octubre se necesita abrigo (en Castilla la Mancha) y después de mayo y antes de septiembre las axilas sufrirán mucho.

Ponemos la chaqueta en posición para planchar los frontales. Primero la parte de abajo. Para eso, ponemos la solapa del bolsillo por dentro y planchamos la faldeta, luego, sacamos la solapa y la planchamos, primero un lado y luego el otro. Las solapa del bolsillo exterior sufre mucho y, por tanto es muy importante plancharla bien.

De usar el bolsillo, se ven por ahí algunos estupendos “seberos” que será muy conveniente tratar, antes de planchar. Cómo en ocasiones anteriores os advierto que si plancháis la mierda, luego, va a ser muy difícil sacarla.

Ahora empieza el trabajo fino. El trabajo delicado (Gamero, me estás empezando a cansar…no tendrás el bolsillo del pantalón roto, verdad?).

Ponemos el pectoral de la chaqueta en el borde de la almohadilla grande, para acoplarlo a la curva. No se debe meter la plancha en la costura de la pinza del pecho….planchar de adentro hacia afuera, procurando mantener la forma. Primero un lado y luego el otro, hasta la solapa.

Los bordes de la prenda deben quedar impecables, con los ojales cerrados y totalmente lisos los espacios entre botones. Planchar hasta cuatro dedos por debajo del pico de la solapa, luego, metiendo una almohadilla pequeña, darle la forma redondeada que toda solapa que se precie tiene que tener. Insisto, hasta cuatro dedos por debajo del pico.

A partir del pico de la solapa, hacia arriba, y todo el cuello es lo que se llama “trincadura”. A partir de aquí, amiguetes, ya no queda más remedio que planchar a pulso.

Se mete una almohadilla dura y se va planchado, dando la forma del cuello.

Con esa misma almohadilla, en la mano izquierda, planchamos las hombreras, poniendo especial cuidado en la costura de las mangas con el cuerpo. Se acopla la almohadilla y se plancha, con movimientos semicirculares, un arco de 120º, con cuidado de no meternos en las axilas.

Ya solo quedan las mangas, que se planchan con una almohadilla blandita.

La metemos por la parte de arriba y vamos planchando. Cada vez más adentro hasta llegar a las bocamangas. Especial cuidado con las arrugas de la parte interior del codo.

Las mangas deben quedar cilíndricas, cuanto más cilíndrica (redondita) se vea una manga, más hermosa lucirá la prenda.

Terminadas estas labores, le volvemos a pasar el cepillo y la pala de roble a toda la prenda……. Et voilà…..

Por cierto, las perchas de los chinos son muy malas. Procurad colgar las chaquetas en perchas metálicas con pala en los hombros….las hay muy buenas (regulables). Meted los trajes y las chaquetas en fundas de tela, si puede ser, y si no en fundas de plástico para que no cojan polvo y ponedles, a los armarios, antipolillas….que esas, también, son unas psicópatas (las polillas), no tienen conciencia y se comen una chaqueta en un santiamén.

Bueno, niños, ale!….al recreo, el mes que viene os hablaré de los zapatos (Gamero, vete al despacho del director ahora mismo, cochino!!!!).

SECOND LESSON.- LOS PANTALONES

SECOND LESSON.- LOS PANTALONES.

Prologo: mi amigo Manolo me dice que no soy “machista”, que soy “masculinista”, y mi mujer, después de comentárselo, me dice que lo que soy es un “marimandón”.

Os voy a poner el 2º movimiento del concierto nº 21, para piano y orquesta de D. Wolfgang Amadeus, que es una música muy bonita para planchar pantalones y para amansar a las fieras.

Sea, lo que sea….

Estimados amigos masculinistas o marimandones, hoy vamos a hablar de los pantalones y os voy a enseñar algunos trucos y rutinas que os harán lucir como príncipes de Gales.

En la Ley Orgánica 1/2004 de 28 de diciembre de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, Juan Carlos I, Rey de España, nos dice:

“A todos los que la presente vieren y entendieren.

Sabed:

Que las Cortes Generales han aprobado y Yo vengo en sancionar la siguiente ley Orgánica.”

Pues bien, en la exposición de motivos, empieza por:

“La violencia de género no es un problema que afecte al ámbito privado. Al contrario, se manifiesta como el símbolo más brutal de la desigualdad existente en nuestra sociedad. Se trata de una violencia que se dirige sobre las mujeres por el hecho mismo de serlo, por ser consideradas, por sus agresores, carentes de los derechos mínimos de libertad, respeto y capacidad de decisión.”

Después de estos motivos, agárrate que vienen curvas. Aquí cabe todo.

1º.- No es un problema que afecta al ámbito privado. Si no es privado, es público, es decir, yo tengo que estar muy preocupado cuando Pipi sacuda a Cuqui porque la ha pillado “knickers down” con Borjamari. Pipi no debería hacer eso, pero cuando vea a Cuqui, encima de Borjamari, comprobaremos lo que la quiere él a ella, porque lo que le quiere ella a él ya lo está demostrando y lo está demostrando sin libertad, sin respeto y sin capacidad de decisión. Pipi, cielo, si ya te lo está demostrando, porque no sales corriendo?, sin más consideraciones. Es lo mejor para ti.

Estamos en un reallity de Tele5. Tienen un sentido muy particular de lo que es “justo”. Es lo malo de no exigir a los diputados titulación alguna y que se pueda entrar en la Judicatura por el cuarto turno.

2º.- Solo se dirige a las mujeres, por el hecho de serlo, o lo que es lo mismo, cualquiera que no sea mujer no está protegido por esta Ley. Es una Ley para, aproximadamente, la mitad de la población cuyos efectos y costes pagará toda la población. Pipi, sal corriendo!!!, Los demás, vayamos aflojando la pasta. Van a crear una organización bestial, con observatorios, grupos de acción, grupos de protección, cuerpos especiales, cuerpos generales y todo tipo de cuerpos femeninos que vivirá de esto. Nosotros, pagamos. Es una Ley de segregación: segrega por sexo. Todos estos cuerpos especiales de mujeres harán lo posible y lo imposible por mantener su sueldo, no lo dudéis porque tontas no son.

3º.- Es el símbolo más brutal de desigualdad, porque, imagino, después de buscar y buscar, en 2.004, no han encontrado ningún otro símbolo de desigualdad social que sea más brutal. Ni la descompensación interterritorial, ni que seamos considerados uno de los países más racistas del mundo, ni que el Informe PISA nos ponga como un trapo. Esto es lo más, pero mucho más que ETA y mucho más que Tráfico.

4º.- Ya desde la exposición de motivos, estima lo que consideran los agresores pasados, presentes y futuros. El Legislador da pistas a los agresores de lo que deben considerar. Pipi, si la pillas, ni se te ocurra considerar que está carente de libertad, respeto y decisión. Para no meterte en líos, dale una paliza a Borjamari, que es un maligno seductor y, además, no está protegido por esta Ley. De este puedes considerar lo que estimes por oportuno. Pipi, hijo, eres muy tonto por haber puesto esa cantidad de carne en un asador donde cualquiera viene y moja. Te has dado cuenta ahora?, pues a lo hecho, pecho

No la pillarás porque serás el último en enterarte. Cuando te enteres, ya te habrá hecho, bien, la cama. Sabes por qué, Pipi?, porque hace mucho tiempo que te la está haciendo.

5º.- Se refiere a “los” agresores. Se emplea un lenguaje nada sexista que declara a los hombres, que somos “los otros”, agresores. Ellas solo son víctimas, siempre.

Cómo hemos llegado a esto?. Cada cual haga examen de conciencia, pero sabed que nos lo manda el Rey de España y, por tanto, cualquiera que incumpla esta Ley, se las verá conmigo. Pipi, cómo hagas eso a Cuqui, voy a ir yo y te voy a meter una ensalada de ostias que te vas a mear, guapo, porque lo que tú haces me repercute a mí, no lo sabías?. Pipi, al declarar públicas tus estupideces yo soy responsable, y las pago.

Después de que te meta una buena mano de palos, vamos a ir, tú y yo, a por Borjamari y le vamos a enseñar que no se debe meter en asuntos varios con la mujer de otro.

Pipi, hijo, que yo te meta una mano en la cara, a las tres de la tarde, y te deje sin ganas de cenar, a mí me cuesta 1.000 €, pero si tu le haces eso a Cuqui te va a costar muchísimo más, no lo sabías?. Han clasificado la violencia, segregan por intensidad de violencia y le llaman “discriminación positiva”. Pipi, cuando entiendas esto, apuesto a que me pagas tú los 1.000 €.

Que primero se divorcie, ella de ti y él de su señora y luego, Cuqui, compruebe lo machote que es Borjamari, que comprobarlo con la red de seguridad que tú le ofreces está muy bonito y, de eso, no pone nada en la Ley.

Yo no me he leído esta Ley. No me hace falta porque no soy violento y, consiguientemente, no me afecta. Yo soy de los que piensan que “enemigo que huye, puente de plata” y “las goteras, cuanto antes den la cara, mejor”.

A mí me afecta el amor y, si soy conyuge y voy en un instrumento de trabajo solidario, quiero empujar tanto como mi compañera. Si puedo, quiero empujar más, porque la quiero, porque quiero protegerla, porque quiero que todo sea más fácil y, entre dos, todo es más fácil. Con tres, todo se complica.

Me gusta pensar que, cuando me acuesto por la noche, mi señora no está pensando en Borjamari. Soy así de tonto.

Eso es lo que me enseñó mi padre: “si quieres pegar a alguien, que sea más fuerte que tú, así veremos lo valiente que eres.

Bien, continuando, queridos niños, con la lección de hoy, os diré que para planchar pantalones es necesario dos instrumentos nuevos, a saber:

1º.- Un cepillo de cerdas naturales, si puede ser.

2º.- La sarga. La sarga es el trapo que, humedecido, nos evitará los brillos tan estupendos que se ven por ahí.

El cepillo no tiene más misterio que sea de cerdas abundantes y naturales para que no adhiera electricidad estática al pantalón.

La sarga, se llama así porque antiguamente era un trapo en urdimbre de “sarga” que nos da configuraciones diagonales. Se usaba ese tipo de tejido porque guarda bien la humedad. Ahora son trapos de algodón, pero conviene que sean de forma muy rectangular para que cubra toda la pierna de un pantalón; como mínimo 100×30 cms.

Un pantalón tiene cuatro medidas básicas, la cadera-boca, el tiro-boca, la cintura, que nos dará la elipse de cadera, y el culo, que nos dará la curvatura de las piezas traseras. Cada persona tienes las suyas y las combinaciones son las de cuatro elementos tomados de cuatro en cuatro.

Empezaremos por planchar la cinturilla, que es la pieza superior donde se cosen las trabillas del cinturón, y que suele estar hecha un higo. Si la plancháis por el interior (con el pantalón vuelto), mucho mejor.

Girando la prenda, vamos planchado y dejándola lisa.

Luego, metéis cada pierna del pantalón en la oreja de la tabla y plancháis hasta los bolsillos. Si son rectos y el pantalón tiene pinzas, meted el pico de la plancha a cada pinza. Si tiene el bolsillo americano, estirad el bolsillo y planchad poniendo, siempre, la sarga para evitar brillos.

La bragueta, con su solapa interior es muy importante, dejadla bien planchada y mucho cuidado con los brillos que se ven en algunas braguetas. La solapa interior de la bragueta, en los pantalones de calidad, suele acabar en un ojal que alojará uno de los tres botones de la botonadura de la cintura.

Planchad las arrugas de la entrepierna y las de las corvas. Cuidado con esas arruguitas tan feas que se ven cuando os ponéis en la postura de propaganda.

Para las piernas, poned enfrentadas las costuras de la boca del pantalón y plancháis hasta las espinillas, de esta forma ya tenéis iniciada la raya. Como bien sabéis, por dos puntos solo pasa una recta (salvo que el punto sea muy gordo o astuto). Ya tenemos un punto que es el último de la raya que hemos iniciado. Cual es el otro?.

a) Si el pantalón tiene pinzas, será el que determina la intersección de la primera pinza (la más cercana a la bragueta) con la cinturilla.

b) Si el pantalón tiene bolsillo girado o no tiene pinzas, será la primara trabilla.

Tomamos el pantalón y metiendo la parte de la botonadura hacia dentro, confrontamos las dos primeras trabillas. Manteniendo la tensión desde las rayas de las espinillas, sentamos con delicadeza la prenda sobre la tabla de planchar, colocamos la sarga y le metemos la Roberta, apretando. Debe quedar una línea recta de boca a pinza o trabilla.

Levantando, con cuidado, la hemipierna de arriba, volvemos a poner la sarga y le pasamos la Roberta a la de abajo.

Damos la voltereta al pantalón y repetimos el proceso. De esta forma quedarán delineadas las rayas, por delante, en las dos piernas.

Las rayas de detrás, debéis dejar que el pantalón os las pida el solo. Una vez hechas las de delante, las de atrás os saldrán solas, si el pantalón está bien cortado.

En el caso de prendas guarrindongas, doblad la cinturilla por las trabillas de detrás y repetid el proceso, con una salvedad: las rayas de detrás no deben llegar hasta el culo. Terminan donde la curvatura del corte te lo pida. Ver culitos masculinos con su rayita es muy sospechoso y como diría Quevedo:

El que al hablar, sesea

Y al andar, el culo mece

No digo yo que lo sea

Pero a mí me lo parece.

Os debo decir que las rayitas en el culo no son correctas ni para hombres, ni para mujeres, ni para mediopensionistas.

Comprobad si queda alguna arruga por algún lado, si alguna quedara, pasad la plancha sin tocar al pantalón, solo el vapor hará su trabajo, y hemos terminado, solo resta colgarlos, hacedlo bien, el doblez en la percha, donde termina la raya de detrás; ó como diría Lope: “contad si son catorce y está hecho”.

Llamad a Violante y le mostráis el trabajo, con humildad.

Remataremos la faena planchando la sarga, doblando y planchando, siempre la cara opuesta, de esa manera plancharemos toda la superficie y de esa manera se planchan manteles, sábanas y servilletas. Las sábanas bajeras ajustables son un poco más rebeldes, pero la Roberta las mete en cintura.

El proceso fotográfico, que veis, lo es con un pantalón mío que tiene 60% de lana y 40% de tejido tecno. Son una virguería que lavan y planchan de maravilla y, como están cortados y cosidos bien, son muy cómodos y te caen mejor que un rebujito en una cálida noche de verano.

En el caso de pantalones, muchas veces me han dicho que los tejidos naturales puros son muy puñeteros, porque se deforman mucho (solo tienen una puesta), es muy conveniente que el tejido tenga, al menos, un 10% de Tergal o alguna fibra sintética.

Hijos míos, os exhorto a seguir por el camino de la virtud. Borjamari, como te coja, ya verás, ya.

Ale, niños queridos, tomad nota y hasta el mes que viene que os hablaré de las chaquetas.

Como se ha acabado la música, aquí os dejo una cosita de las que hizo Sting, en uno de los espectáculos de Pavarotti. D. Giovanni, a lo suyo, conquistando a Dª Anna.

Borjamari, Borjamari….que eres mu mamón!!!!.

PD.- Las fotografías y la edición de las mismas son obra de la Gran Julia. Estas, las de las camisas y todas las que quedan por poner en esta sección de LABORES.

NEW YEAR’S FIRST LESSON.-

NEW YEAR’S FIRST LESSON

Estimados lectores:

Ya habréis imaginado que, después de dos años de amistad, os voy a tratar con una familiaridad que, igual, sobrepasa los límites de la buena educación británica, pero yo entiendo como posible.

En entradas anteriores he manifestado mi convicción de que si existen las feministas, actualmente en España, deberían existir los machistas, entre otras razones, porque no tendrían sentido las feministas sin los machistas, como no lo tienen los toreros sin los toros, ni los toros sin los toreros.

Que existan feministas solo es comprensible si existen los machistas, por tanto, para que ellas coman y cobren buenos sueldos, son necesarios los machistas.

Voy a excluir, absolutamente, de estos conceptos a los violentos y violentas y a los ilegales e ilegalas, que quede claro!!!. No quiero saber nada de esa gente y prefiero que sean la policía y la Justicia las que se ocupen de ellos.

Por tanto, y una vez obtenidas las autorizaciones pertinentes de mi jerarquía emocional (mis jefas), me decido, con mucha precaución y sin que sirva de sentencia sino como consejos de un amigo, a impartir una serie de rutinas muy útiles para cualquier persona. Si bien voy a declararme machista y cargar el razonamiento en mis postulados.

El razonamiento es muy simple e iré desarrollándolo en sucesivas entradas.

AMIGOS, VAMOS A INCIDIR EN UN ASPECTO QUE A ELLAS (A LAS FEMINSITAS) LES HORRORIZA Y, QUE SI SOMOS CAPACES DE TRABAJARNOS, LES DEJARÁ SIN ARMAS: LAS LABORES DEL HOGAR.

Los machistas debemos y podemos tener hogar y, consecuentemente, debemos y podemos atenderlo convenientemente, con esmero y el mejor de nuestros amores. Es una cuestión de pura disciplina. No debemos abdicar de ese derecho y ese deber, un cónyuge es uno que va en el mismo yugo, con otro/a.

Empezaremos por LA PLANCHA.

En todas las familias y casas; todas las personas vestimos y, cuando procede, se hace la colada y tenemos montones de prendas arrugadas que necesitamos planchar.

La labor de planchado, actualmente, da muy pocos puntos; no es como la cocina, que es muy popular, o la educación de los hijos que, estando delegada en el Estado, nos sirve para presumir en las reuniones sociales. Conozco cantidad de parejas que “aparcan” a los niños en el cole y luego hablan de la educación de sus hijos; estas personas no entienden que a los hijos hay que disfrutarlos todo lo que se pueda porque crecen……y se van, es la Ley de la Vida y así debe ser.

He oído multitud de excusas para no planchar. Se las he oído a mujeres y, las más de ellas dicen: “ah!, no, yo prefiero pagar a alguien para que haga eso”. Siempre, siempre pagan a otra mujer. No conozco ningún hombre que cobre por ir a las casas a planchar la ropa. Una vez vi una película donde un hombre iba a planchar a la casa de una mujer….pero no planchó.

Llevo años haciendo preguntas; saco la conversación cuando puedo, y voy anotando las opiniones de muchas mujeres. A todas les horroriza planchar. Conozco una que los Reyes Magos le trajeron una plancha y la devolvió, muy enfadada, pensando que Sus Majestades eran muy machistas. De ninguna manera quería que hubiera una plancha en su casa y solo por tener que tocar la caja, para devolverla, le salió un sarpullido en los brazos.

Bien, amigos machistas, ahí tenemos el objetivo. Ese pecho es el que debemos ofrecer para que claven el puñal.

Mi amor, yo no quiero amores con pucheros… permíteme empujar tanto como tú.

Cuando hablemos de pantalones o chaquetas os enseñaré algunos adminículos necesarios, como la sarga, la almohadilla, la paleta de haya y otros.

A mí me enseñó a planchar un sastre machista-leninista.

Hoy os enseñaré a planchar una camisa.

Es muy útil que haya una plancha en casa. Nosotros tenemos varias.

Estrellita tiene una Vaporetta y yo tengo dos más: mi Roberta, que plancha como una campeona después de ocho años, y la Del’longui, que pone en el primer tiempo del saludo a la camisa más rebelde. Además, cada uno, tenemos una pequeñita, de viaje.

Yo no uso la Vaporetta, pero ella se ha enamorado de mi Roberta y la compartimos.

Atentos, niños!!!!.

1º.- Conectar la plancha, cargando el depósito de agua y regulando la cantidad de vapor (sed generosos) y la temperatura de la suela en función del tejido de la prenda que nos disponemos a planchar.

Es muy conveniente, antes de empezar a planchar, darle al botón del vapor varias veces, para que salga la posible mierda de los conductos y no se manche la prenda. También hay productos específicos para limpiar la suela y que planchemos como Dios manda. En cualquier caso, siempre nos quedará el agua con vinagre, el scotch brite y Casablanca (con Humphrey e Ingrid en la niebla).

Si no sabemos nada de tejidos, en la etiqueta de la camisa suele estar la composición de la prenda y, a veces, consejos para lavado y planchado.

Si existen bolsillos interiores o presillas planchadlos, los primeros, con la prenda del revés.

2º.- Poner el cuello del revés y metedle la Roberta, dando bien al vapor, hasta que los picos queden lisos como lámina de agua en reposo. Aunque la camisa esté muy bien lavada no planchéis el cuello por el derecho. Siempre, siempre, si plancháis algo y queda suciedad, os costará, luego, el doble sacar esa suciedad y mucho cuidadito con los brillos tan estupendos que se ven en algunos cuellos, por ahí.

3º.- Meted el canesú de la camisa en la oreja de tabla de planchar y, girando la prenda, planchad el canesú y las costuras de los hombros y espaldera.

4º.- Tomad la manga por la costura de la axila, poniéndola en plano y, con la mano, estirad acariciando la manga. Tened siempre en cuenta que la raya de la manga no coincidirá con la costura del hombro. Planchad por los dos lados teniendo mucho cuidado de no hacerle raya a los puños, que se planchan deslizando la plancha por ellos (por la parte interior). Las pinzas de los puños se planchan ayudándote de la otra mano, tirando, mientras aprietas con la plancha, para ponerlos derechos.

5º.- Repetimos la operación con la otra manga.

6º.- Los delanteros y la espaldera se ponen bien estiraditos en la tabla y se van planchando teniendo cuidado de pasar el pico de la plancha entre los botones. Mucho cuido con los bolsillos del pecho y con las pinzas de la espalda. En estas zonas pasar la plancha despacito.

Cuando hayáis planchado veinte o treinta camisas ya veréis, cuando vayáis a compraros una, cómo tenéis cuidado con lo que compráis. No hablo de precio o de gustos, hablo de tejidos y marcas. Hay algunos tejidos y marcas de alto postín que son rebeldes como ellas solas. No salen las manchas y hay que plancharlas tres veces para que queden presentables. En cambio, hay marcas y tejidos que, nada más enseñarles la Roberta, se quedan sin una sola arruga ellas solas. A mí, me gustan mucho las Mirto, para el uso diario son las mejores, están muy bien cortadas (sientan bien) y lavan, y lavan y nunca se acaban. Eso es muy importante para alguien que gasta una o dos camisas diarias.

Lo que quiero hacer llegar a vuestra consideración es que, lavando y planchando, aprenderéis a conocer vuestras prendas y a tener más elementos de juicio a la hora de comprar y, sobre todo, a cabrearos más cuando, en un bar, os condecoréis con una medalla de grasa de la tapa que os estáis comiendo.

Ni qué decir tiene, claro está, cuando una chispa del cigarrito os queme una Mirto mientras conducís.

Las fotos que veis es el proceso con una camisa de una de mis hijas. Una prenda guarrindonga de esas de Zara y, claro, no se puede hacer mucho más con una camisa mala, mal cortada y mal cosida.

Os anticipo que, en la siguiente, os hablaré de los pantalones….sus rayas, sus arrugas y esas cosas.

Amigos machistas, cuando os vean planchando, no van a salir de su asombro y os vais a divertir un montón. Animo, que no es tan difícil!!!!.

 

PD.- después de ver esto, Esterllita ha venido y me ha dicho “ya sé quien quema la tabla de planchar”. Yo la he contestado “si no eras tú, mi amor, quien iba a ser?”.

Categorías:LABORES Etiquetas: ,